Despliega el menú
Aragón

consecuencias de la nueva cita con las urnas

Patronal y sindicatos avisan de que el bloqueo político afecta a la inversión y a las prestaciones

Lamentan que la repetición electoral impedirá acometer nuevos proyectos e infraestructuras o mejorar las pensiones. Coinciden en responsabilizar a todos los líderes nacionales de su "incapacidad" para formar un gobierno "fuerte".

Fomento no podrá licitar las obras del tramo de la A-23 pendiente entre Lanave y Sabiñánigo.
Fomento no podrá licitar las obras del tramo de la A-23 pendiente entre Lanave y Sabiñánigo.
Pablo Segura

Las organizaciones empresariales y los sindicatos advierten de que el bloqueo político por la "incapacidad" de los partidos para formar un gobierno en Madrid traerá consecuencias directas en las inversiones y las prestaciones sociales. Todos ellos incidieron en que la repetición electoral obligará a la segunda prórroga presupuestaria de las cuentas estatales de 2018, por lo que no se podrá acometer algo tan importante para Aragón como son los tramos pendientes de las autovías, licitar los desdoblamientos pendientes, además de mejorar las pensiones más allá del 0,25% fijado por ley o subir el sueldo a los funcionarios.

Los agentes sociales también alertaron de que, como está ocurriendo con las entregas a cuenta de este año, la Administración autonómica seguirá asfixiada mientras no se forme un Gobierno en Madrid. Y puede ir para largo porque la foto fija que arrojan las encuestas es muy clara: los bloques ideológicos apenas se moverán respecto a la actualidad, por lo que las cuentas seguirán prorrogadas durante meses con el mismo Gobierno de Pedro Sánchez en funciones.

El presidente de CEOE-Aragón, Ricardo Mur, opinó que la repetición electoral es un paso más en la inestabilidad política, con cuatro elecciones generales desde 2015. "Supone un fracaso de nuestros políticos, que no han sabido articular el mandato de los ciudadanos en las urnas", dijo.

Mur apuntó que la falta de un gobierno implica un coste importante a empresas y ciudadanos e incrementa el desapego de la ciudadanía con la política. Incidió en que la inestabilidad supone "un lastre" que resta actividad e inversiones, retrasa decisiones importantes que afectan al empleo y a la confianza de los mercados. "Estamos, además, en un contexto de desaceleración en el que otros países toman medidas para minimizarla y aquí estamos con gobiernos en funciones", lamentó.

Mur señaló que esto impide la normal convocatoria de ayudas, actuaciones de la PAC o la formación para el empleo. "Podemos perder fondos europeos porque recibirlos depende de que se cofinancien", dijo antes de recriminar que no se puedan abordar temas clave para Aragón, "como un plan efectivo contra la despoblación y la reforma de la financiación".

El presidente de Cepyme-Aragón, Aurelio López de Hita, dio por hecho que la inestabilidad traerá consecuencias al generar "incertidumbre" y advirtió de que la actual desaceleración puede convertirse en la antesala de la recesión. Y reprobó que se vayan a bloquear de nuevo inversiones públicas demandas. "Necesitamos de una vez un gobierno estable con claridad de ideas y políticas a aplicar", añadió.

El presidente de la Cámara de Zaragoza, Manuel Teruel, apuntó que proyectos trascendentales como el eje Cantábrico-Mediterráneo, que tienen la puerta abierta a los recursos de la UE, requieren de un gobierno "sólido" para garantizar la cofinanciación.

Teruel también aludió a que el bloqueo "daña la imagen exterior y las exportaciones", puesto que tener un ejecutivo capacitado para actuar es fundamental para «reforzar la marca de país». Y no se olvidó de reprochar que se deteriora la economía, la confianza empresarial y se genera desafección política: "No tenemos capacidad de hacer reformas en un momento en el que empiezan a detectarse síntomas de una leve recesión que requieren de ajustes, algo que no sucederá sin un gobierno que las impulse".

En esta línea, el portavoz de Asaja y presidente de la Cámara de Huesca, Fernando Luna, señaló que el hecho de que España alargue su parón político en medio de una tormenta internacional agrava la coyuntura, porque perjudica la competitividad en un mercado globalizado. "El reloj empresarial y comercial no para y corremos el riesgo de que nos adelanten", valoró.

El secretario regional de UGT, Daniel Alastuey, habló de "decepción" por la oportunidad perdida de un cambio progresista por la actitud de PSOE y Podemos. Alastuey señaló que los perjuicios de la «parálisis institucional» se extenderán a la toda la sociedad.

Alastuey expuso que al bloqueo financiero a las autonomías, que en el caso de Aragón supone la retención de 400 millones en entregas a cuenta, se unirá la imposibilidad de mejorar la situación de los pensionistas, que se deberán conformar con una revaloración de sus pagas del 0,25%. "Los políticos no van a notar nada, pero sí los parados o los trabajadores en precario, que verán cómo se pierde otro año en tomar iniciativas", añadió.

Coincidió con su homólogo de CC. OO., Manuel Pina, en destacar las repercusiones sociales de prorrogar por segunda vez las cuentas de 2018, ya que se seguirán aplicando "políticas regresivas" del PP como la de la reforma laboral. "La situación es una muestra de la incapacidad e inmadurez política de todos y no pueden hacer recaer la responsabilidad en los ciudadanos", opinó.

Pina destacó también que sin nuevos presupuestos y acuerdo político no se podrán mejorar las pensiones más allá de lo que marca la ley ni incrementar los salarios a los funcionarios.

Etiquetas
Comentarios