Despliega el menú
Aragón

Los partidos constituyen un frente común para exigir a Hacienda los 400 millones para Aragón

Aprueban por unanimidad que se solucionen los problemas de la financiación autonómica. La voluntad de colaboración prima en un pleno con pocas alusiones a la próxima campaña electoral.

Pleno de las Cortes de Aragón
El presidente de Aragón, Javier Lambán, escucha la intervención del líder del PP en Aragón, Luis María Beamonte, en el pleno de las Cortes.
Oliver Duch

Nada tuvo que ver este jueves el pleno de las Cortes con la bronca sesión con la que cerró la legislatura el Congreso de los Diputados, en la que PSOE, PP, Cs y Unidas Podemos se esforzaron más en culpar al contrario de la repetición electoral que de asumir sus responsabilidades. El clima de concordia y la voluntad de diálogo permitieron que los partidos aprobaran por unanimidad que Aragón exija de forma "urgente" a Hacienda que haga efectivo el pago de los 400 millones de euros que adeuda a la Comunidad por las entregas a cuenta y la devolución del IVA correspondiente a un mes de 2017. El acuerdo incluye, además, solicitar una reunión urgente del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), o que se activen procedimientos para analizar la problemática coyuntural del sistema de financiación autonómica y se establezca un calendario del procedimiento de revisión. El primer pleno de impulso al Gobierno en cinco meses cumplió su cometido principal y se cerró con un acuerdo para afianzar la prestación de la educación, la sanidad y los servicios sociales.

No le hizo falta al presidente Javier Lambán sacar la "artillería" dialéctica que tenía preparada para replicar al líder del PP-Aragón, Luis María Beamonte, que solicitó su intervención en el pleno para hablar de las entregas a cuenta. El popular tendió la mano al Gobierno para evitar el bloqueo de la financiación, y el socialista la agarró. Su acuerdo inicial cristalizó al finalizar la jornada con la aprobación, por unanimidad, de una proposición no de ley presentada por Cs para urgir a Hacienda la devolución de los 400 millones adeudados.

Tal era el clima de colaboración que Beamonte aleccionó a Lambán sobre la fórmula para liquidar las entregas a cuenta: un crédito no retribuido a compensar cuando se liberen los fondos. Pero su propuesta no salió adelante, porque Cs y PSOE pactaron en la propuesta final dejar que sea el Gobierno en funciones el que defina la fórmula de pago.

Aunque la PNL salió adelante, Lambán reiteró horas antes que tiene la confirmación de la ministra Montero de que los 400 millones llegarán a Aragón antes de que finalice el año. Más dudas mostró sobre el pago de la liquidación del Impuesto de Hidrocarburos y la de un mes de IVA de 2017 (80 millones). Incluso rechazó la «tibieza» que Beamonte le reprochó a la hora de exigir a Pedro Sánchez la devolución. El secretario general del PSOE-Aragón se escudó en que no ha querido "pecar de falta de contundencia" y se ha dejado guiar por la "lealtad institucional". Recordó, además, que "la ministra de Hacienda manda más que los presidentes de las autonomías". Para la elaboración de los presupuestos autonómicos de 2020, el presidente indicó que Aragón intentará pactar criterios comunes con el resto.

El portavoz en las Cortes de Cs, Daniel Pérez Calvo, le pidió al presidente que active el "‘modo Lambán’", ese que en más de una ocasión le ha llevado a "dar un puñetazo en la mesa", y el socialista lo hizo. Y eso que él mismo reconoció que ese ‘modo Lambán’ le ha dado "alguna alegría y bastantes sinsabores", aunque a sus 62 años no va a cambiar ni a "resetear". De hecho, algunas pinceladas había lanzado el martes, tras su reunión en Molina de Aragón (Guadalajara) con su amigo y presidente castellano-manchego Emiliano García-Page, en la que lanzaron algún que otro mensaje a su líder, Pedro Sánchez.

El único rifirrafe sobre la hacienda aragonesa se vivió por la tarde entre PP y Cs, quizá en busca de atribuirse el éxito de una oposición constructiva muy necesaria cuando se trata de exigir más dinero para la Comunidad.

David Arranz, portavoz de Vox, explicó que su partido apoya la iniciativa para evitar que "Aragón quede en desventaja" aunque esta situación evidencia, en su opinión, "la descoordinación entre el sistema autonómico y el Gobierno central".

Para el diputado de IU, Álvaro Sanz, además de solucionar este problema puntual hay que centrarse en lo importante, que es "abordar la reforma del sistema de financiación autonómica" que defenderá Aragón en Madrid.

Los portavoces de los partidos que integran el cuatripartito, PSOE, PAR, CHA y Podemos-Equo, se mostraron conformes con el discurso y la actitud negociadora que adoptó el presidente Lambán. Solo el podemista Nacho Escartín activó su ‘modo elecciones’ y lanzó críticas feroces contra el PP, Cs y Vox, a los que tildó de "hipócritas" porque "mientras dan en Madrid o Andalucía rebajas fiscales a los más privilegiados, hablan aquí de financiación justa".

 

Etiquetas
Comentarios