Despliega el menú
Aragón

gente de la tierra

El sabor del Maestrazgo tiene nombre de trufa y rebollón

Cristina y José Enrique Gil, dos hermanos de Cantavieja (Teruel), decidieron quedarse en su pueblo natal y dar a conocer sus especialidades micológicas.

Cristina y José Enrique, tras una jornada de recolección de uno de sus productos principales.
Cristina y José Enrique, tras una jornada de recolección de uno de sus productos principales.
Setrufma.

En la comarca del Maestrazgo, las setas y las trufas que crecen de manera silvestre tienen un sabor tan único que no necesitan añadidos. Así lo entienden Cristina y José Enrique Gil, dos jóvenes de Cantavieja que pertenecen a la cuarta generación de una familia que se dedica a la recolección de setas y trufas, pero la primera que decidió ir un paso más allá y poner en marcha un negocio. "Tanto mi hermano como yo queríamos quedarnos en la zona y cuando terminamos de estudiar vimos que había mercado y una oportunidad de trabajo, que podíamos darle un valor añadido a lo que ya hacían mis padres y mis abuelos", comenta Cristina.

Bajo esta premisa surgió en 2016 Setrufma, una empresa dedicada a la recolección y venta de setas y trufas en fresco y a la elaboración de productos derivados: "Son 100% artesanos, no utilizamos ni aromas ni conservantes, solo la seta, alguna hierba aromática, sal y aceite de oliva del Bajo Aragón". Así surgen elaboraciones como el paté de rebollón trufado, la harina de boletus edulis o la brisura de trufa. "La mayoría son recetas que hemos visto hacer en casa toda la vida", explican estos hermanos, quienes destacan también que se trata de una producción limitada, ya que solo trabajan con setas silvestres de la zona, y cuando estas se terminan se acaba el ‘stock’: "No compramos de otra zona para realizar los productos derivados porque el resultado no es el mismo. Todo lo que entra en el obrador lo hemos tenido que coger con nuestras propias manos", detalla Cristina. Para la venta en fresco si recurren a otros proveedores, "pero siempre se la compramos a gente de aquí para que parte del valor se quede en la zona", añade.

Trufas, perretxicos, rebollones, setas de cardo y llanegas son las principales referencias de Setrufma, que se pueden adquirir ‘online’, en tiendas ‘gourmet’ y en las ferias y mercadillos artesanales en la que estos hermanos participan, entre ellas, la que se celebra en la plaza de los Sitios durante las Fiestas del Pilar o en la plaza de Aragón en Navidad. "En una de ellas, un turista americano compró uno de nuestros productos. Llegar hasta Estados Unidos hace mucha ilusión", comenta José Enrique.

A la espera de recibir la certificación de empresa artesana, los hermanos Gil tienen muy claro su futuro: "Esperamos seguir creciendo como hasta ahora, poco a poco. Si se dan grandes saltos, hay grandes tropezones", concluyen.

- Ir al suplemento Heraldo del Campo.

Etiquetas
Comentarios