Despliega el menú
Aragón

agroalimentación

El porcino español ya es ‘plata’ en China

El sector registró un récord histórico de producción el año pasado, con 4,5 millones de toneladas. Las exportaciones de jamón aumentaron casi un 14% y España es ya el tercer suministrador mundial de cerdo. 

Granja de cerdos de Portesa en Singra/13-02-19/foto:Javier Escriche [[[FOTOGRAFOS]]]
Granja de cerdos de Portesa en Singra/13-02-19/foto:Javier Escriche [[[FOTOGRAFOS]]]
Javier Escriche

China es ya el principal cliente del porcino español y en tan solo una década de comercio con este país, España ha conseguido hacerse con la medalla de plata de los suministradores exteriores al gigante asiático, solo por detrás de Estados Unidos. Las cifras reflejan que en 2018 volvió a batirse un récord histórico en el principal sector de la industria cárnica española, al superar los 4,5 millones de toneladas de producción de porcino. Esto es cerca de un 5% más respecto al ejercicio anterior, pero si se amplía la horquilla del tiempo, la cifra resulta aún más impactante, puesto que en el año 2000 esta era de 2,9 millones de toneladas.

Según el informe sectorial de la economía española 2019 elaborado por la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce), el sector cárnico ocupa el primer lugar de la industria alimentaria del país. En 2018, la cifra de negocio ha sido de 26.207 millones de euros, lo que significa un crecimiento del 9,2% respecto al año anterior y representa el 2,2% del PIB total nacional a precios de mercado.

En España hay cerca de 3.000 empresas -mataderos, salas de despiece, industrias de elaborados...-, principalmente ubicadas en el ámbito rural, que el año pasado dieron empleo a 96.237 trabajadores, una cifra que supone casi la tercera parte de la ocupación total de la industria alimentaria española.

La provincia de Huesca alberga el mayor matadero del país, promovido por el grupo italiano Pini, que se ha instalado en Binéfar, con una inversión global de entre 120 y 150 millones de euros y que en una primera fase creará más de 600 puestos de trabajo. Además, están en desarrollo una quincena de proyectos de ampliación de capacidad industrial en todo el país que empujarán al alza la producción y los precios de compra de ganado.

Siempre según datos aportados por el informe de Cesce, las exportaciones han aumentado el último ejercicio en 1,71%, llegando a 1,5 millones de toneladas. Francia se mantiene un año más como principal destino de las exportaciones (un 14,59% del total), aunque el incremento principal se debe al impulso del comercio con los países asiáticos. China y Japón suman un 21,76% del valor, cifras que previsiblemente aumentarán gracias a los acuerdos comerciales firmados recientemente. Destaca también el aumento de demanda de carne española por parte de Corea del Sur.

El acuerdo comercial establecido con China permite la entrada de carne fresca, embutidos curados como salchichón y chorizo, lomo y jamón curado con hueso. Todos ellos son productos con mayor valor añadido que los permitidos hasta ahora, como la carne congelada, el jamón deshuesado y loncheado. Esto ha permitido que en una década de comercio con el gigante asiático, el sector porcino español se haya convertido en el segundo suministrador exterior de China.

Japón también ha establecido un nuevo acuerdo de libre comercio con la Unión Europea que eliminará progresivamente los aranceles. Esto beneficiará, sobre todo, al sector del porcino. En el continente asiático también destaca la aparición de Corea del Sur, que ha aumentado su demanda de carne de cerdo de origen español en un 54% y llega ya a las 84.000 toneladas, pasando a ocupar la sexta posición en el ranquin de destino de las exportaciones en 2018 -un año antes ocupaba la novena posición- detrás de Francia, China, Italia, Japón y Portugal.

El estudio publicado esta misma semana por Cesce y que ha sido elaborado por analistas de la Unidad de Riesgos de la compañía revela que España se ha consolidado ya como cuarto productor mundial de carne porcina, con el 3,83% de la producción mundial y por detrás de China (48,1%), Estados Unidos (10,5%) y Alemania (4,9%).

Crece la demanda de jamón

El informe pone de manifiesto también que el consumo de elaborados cárnicos se elevó tanto en valor como en volumen en el ejercicio 2018. El número total de fabricantes de este subsector a enero de 2019 era de 4.305, frente a los 3.363 solo dos años antes.

Si se analizan las exportaciones de elaborados cárnicos, la Unión Europea sigue siendo el principal destino. Entre Francia, Alemania, Reino Unido, Portugal e Italia suman el 62% de las exportaciones. Este porcentaje ha bajado el último año -en 2017 era del 63%-, pero, sin embargo, contrasta con las subidas producidas en el continente americano y Asia, donde destaca Estados Unidos, China y Japón, con incrementos del 30%, 41% y 21,7%, respectivamente.

Durante el último año, el jamón/paleta blanco se consolidó como uno de los productos cárnicos con mayor demanda dentro y fuera de España. Según la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice), la producción nacional jamonera se sitúa en 316.940 toneladas. Un volumen que supuso un aumento del 6% respecto a 2017.

La peste porcina africana, las necesidades del mercado chino y las grandes actuaciones inversoras en curso en España han hecho que aumentara la exportación. Aunque también su comercialización creció en el mercado nacional.

Las exportaciones totales de jamón -que incluyen tanto el jamón como la paleta de cerdo blanco e ibérico- ascendieron en 2018 a 52.300 toneladas, lo que supuso un incremento del 13,7% respecto al año anterior.

En valor, el incremento logrado superó el 10% (448,58 millones de euros). Francia y Alemania fueron los principales destinos de las exportaciones, seguidos de Portugal e Italia. Entre los cuatro representan el 64% del total exportado en 2018.

Proyectos para jamón blanco

Según el estudio de Cesce, los proyectos para jamón blanco concluidos en el año 2018 y previstos en la actualidad suman un desembolso de 159 millones de euros. Los principales han sido la construcción de una planta nueva y la ampliación de otra instalación de curación, ambas en Toledo, así como la edificación de una planta de curación en Teruel con capacidad de 600.000 piezas.

Grupo Pini y su inversión de 130 millones de euros en La Litera

Las inversiones previstas por Grupo Pini en la comarca oscense de La Litera ascenderán a 132 millones de euros y se prevé que generen 1.680 puestos de trabajo cuando las industrias se encuentren a pleno rendimiento.

La compañía italiana prevé esta inversión entre los centros de Binéfar -que inició su actividad en pruebas desde el pasado julio con varios cientos de trabajadores-, San Esteban y Albelda. Primero se centraron en las instalaciones de Binéfar, que prevé llegar a dar empleo a 1.600 personas y matar diariamente 16.000 cerdos, convirtiéndose así en el principal matadero de España.

Ahora, el grupo agroalimentario tiene ya todos los permisos medioambientales necesarios para poner en marcha el segundo matadero de porcino en la comarca, en San Esteban. Tendrá capacidad para sacrificar 1.600 cerdas cada día y creará un centenar de empleos.

Pero los planes de la compañía italiana no acaban ahí. A más largo plazo contemplan también un tercer proyecto en la misma zona. Se trata de un secadero de jamones en Albelda, que prevé crear otros 80 empleos, tiene una inversión prevista de 50 millones de euros y la producción de 3 millones de jamones y 500.000 paletas al año.

El centro de formación de Litera Meat, filial del grupo Pini en Binéfar, ha sido homologado por el Inaem para impartir diferentes cursos formativos relacionados con el sector cárnico. 

La ampliación del grupo leridano Vall Companys

El grupo leridano Vall Companys anunció una inversión de 78 millones de euros en la ampliación de sus instalaciones en la comarca turolense del Jiloca. El proyecto, según explicó el gerente, Fernando Donaire, consiste en crear 150 empleos más.

Esta no es la única ampliación prevista del grupo, ya que la compañía Cárnicas Cinco Villas, empresa que se integró en el grupo en 2012, también se ha expandido en los últimos años. El proyecto global superaba los 50 millones de euros de inversión, con los que duplicaría la capacidad de sacrificio. La empresa tenía prevista una primera inversión de 17 millones de euros que crearía 200 empleos más.

Esta ampliación se enmarca dentro de su proceso de especialización industrial que afecta a todas sus áreas productivas: fabricación de piensos, mataderos y salas de despiece, tanto avícola como porcino. Adicionalmente, se avanza de forma importante en la verticalización con el crecimiento de la línea de elaborados y especialmente de la de jamón curado tanto a nivel de inversión en instalaciones de curación como desarrollo de proyectos comerciales en cerdo blanco, Duroc e Ibérico. 

Una incubadora de alta tecnología para el porcino, en Ejea

Además de ser la primera productora de porcino en España, Aragón quiere ahora convertirse en un referente de la innovación del sector. Porcinnova es una incubadora de alta tecnología, ubicada en la localidad zaragozana de Ejea, que ya ha empezado a dar sus primeros pasos y que va dirigida a las firmas del sector, cuya misión es alojar e impulsar la creación de empresas y acelerar a ‘start up’ y proyectos que tienen como fin transferir nuevas tecnologías.

Esta pionera iniciativa está impulsada por la Fundación Parque Científico Tecnológico Aula Dei y el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA). Lanzaron la primera convocatoria el pasado junio y ya han seleccionado los ocho primeros proyectos, entre los que hay ejemplos de cría de insectos para alimentación animal, monitorización de animales, ‘blockchain’ para la cadena de suministros o agua de calidad para una mejora en la producción.

La selección la realizó el equipo de Porcinnova y el consejo asesor, del que forman parte empresas líderes del sector como Grupo Jorge, Vall Companys , Piensos Costa, Portesa, Arento, Magapor o Cincaporc, entre otros. 

Etiquetas
Comentarios