Aragón

poder judicial

La magistrada Hernández se convierte en la primera presidenta de una sala del TSJA

Durante su toma de posesión destaca valores como el "amor por el conocimiento y el trabajo bien hecho", la "primacía del bien común" y la "apertura de caminos nuevos para las mujeres de la carrera judicial".

La magistrada María José Hernández, durante su toma de posesión presidida por Manuel Bellido (a su derecha), y en presencia del magistrado Juan Carlos Zapata.
La magistrada María José Hernández, durante su toma de posesión presidida por Manuel Bellido (a su derecha), y en presencia del magistrado Juan Carlos Zapata.
Oliver Duch

La magistrada María José Hernández Vitoria preside desde ayer la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA). Como mujer, tiene el honor de ser la primera que alcanza ese puesto en la Comunidad desde que los tribunales superiores se crearon en España en 1989. 

Por esa razón, no es de extrañar que entre los valores que destacó en su discurso citó tres que le son «muy gratos»: «el amor por el conocimiento y el gusto por el trabajo bien hecho»; «la primacía del bien común en la gestión interna del órgano judicial» y la «apertura de caminos nuevos para las mujeres de la carrera judicial».

No en vano, fuera del discurso y en declaraciones a los medios de comunicación, incidió en que las mujeres «merecen tener la presencia que le corresponde», ya que en estos momentos suponen el 53 % del colectivo de la carrera judicial. «Hay magistradas cualificadísimas y esto no quiere decir nada en detrimento de los compañeros varones», señaló.

María José Hernández, soriana de nacimiento y criada en Zaragoza, donde creció, estudió y en 1976 se licenció en Derecho, no rehuyó las preguntas sobre la polémica que creó la comisión del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que entrevistó a los candidatos a la plaza que ahora ostenta. Durante la prueba, uno de los jueces cuestionó que la magistrada apelara a su condición de mujer durante su exposición.

Ayer, la magistrada, tal y como se aprecia en el vídeo de su intervención ante la comisión, subrayó que fue totalmente objetiva: «Yo esa posición de mujer no la invoqué. Yo me limité a exponer lo que me parecía que correspondía a mis méritos, fue otra persona la que sacó la polémica y yo intenté salir al paso sin ningún ánimo de polemizar ni crear tensión», dijo.

Al margen de esta cuestión, Hernández destacó la importancia que concede a la relación de los jueces y las normas. «Las normas son razones para la acción y entiendo que la acción no puede ser otra que la que busca el espíritu del legislador», afirmó.

En cuanto a las «pautas» que quiere que marquen su trabajo, citó la de llevar a la práctica en su labor diaria los valores «bien entendidos» y aplicándolos al derecho social y la protección del trabajo y el trabajador; la lealtad institucional y la buena relación con el resto de magistrados: «Yo quiero ser una buena compañera de mis compañeros, especialmente de los de la Sala de lo Social».

El acto estuvo presidido por Manuel Bellido, presidente del TSJA, y asisitieron, entre otros miembros de la poder judicial, el vocal del CGPJ, Juan Martínez Moya, magistrados del Tribunal Supremo, magistrados de los Tribunales Superiores de Justicia de Aragón, Madrid, País Vasco, Cataluña y la Rioja; magistrados de la Audiencia Provincial de Zaragoza y de los juzgados de Zaragoza, Huesca y Teruel.

En representación de las distintas instituciones públicas también se espera que estén presentes en el acto el Justicia de Aragón, Angel Dolado, el Consejero de Agricultura, Joaquín Olona, el Director General de la Guardia Civil, Félix Azón, y la Directora General de Justicia, María Ángeles Júlvez.

Etiquetas
Comentarios