Aragón

Partidos y agentes sociales piden cambios en el Miner para que se centre en crear empleo

Coinciden con la Cámara de Cuentas en que el desarrollo de polígonos industriales es ineficiente. El alcalde de Andorra reclama que el reparto prime a los pueblos mineros frente a los limítrofes.

Frutos del Miner en Utrillas. Entre los proyectos más exitosos subvencionados por el Plan Miner, destaca la planta de loncheado de jamón de Espuña, en Utrillas, con un centenar de trabajadores. Esta industria recibió cuatro ayudas desde 1998 que suman tres millones de euros y que han impulsado una inversión total de 13 millones de euros.
Frutos del Miner en Utrillas. Entre los proyectos más exitosos subvencionados por el Plan Miner, destaca la planta de loncheado de jamón de Espuña, en Utrillas, con un centenar de trabajadores. Esta industria recibió cuatro ayudas desde 1998 que suman tres millones de euros y que han impulsado una inversión total de 13 millones de euros.
A. G. Bykofoto

Los agentes sociales y los partidos políticos coinciden con la Cámara de Cuentas en que la inversión de los sucesivos planes Miner no ha cumplido con su objetivo de generar alternativas laborales que compensen el cierre de las minas de carbón, aunque discrepan sobre la utilidad de las infraestructuras generadas con cargo a este fondo, que ha invertido 418 millones de euros desde 1998 hasta el presente en las cuencas mineras aragonesas.

También es compartido el reproche de que entre las principales destinatarias de las ayudas a la creación de empresas figuran localidades no mineras, como Fraga, Caspe o Alcañiz, en lugar de focalizarlas en los municipios mineros que han soportado directamente el cierre de las explotaciones de carbón. Otra extendida crítica denuncia que los fondos Miner, en lugar de sumarse a las inversiones ordinarias de los gobiernos central y autonómico, las han sustituido.

El informe de la Cámara de Cuentas de Aragón, además de concluir que la inversión del Miner no ha compensado el cierre de las minas ni ha impedido la despoblación de las zonas carboníferas -la comarca turolense que más residentes ha perdido desde 1996 es Cuencas Mineras, con una caída del 21%-, apunta a un gasto desproporcionado en la creación de polígonos industriales, que solo están ocupados al 42%.

El diagnóstico incluye como aspecto positivo que la inversión del Miner ha mejorado la calidad de vida y los equipamientos de los pueblos mineros. El grueso del desembolso efectuado, 320 millones, se ha destinado a crear infraestructuras como carreteras, pantanos y polígonos industriales y 83 millones a subvencionar proyectos empresariales.

El municipio más beneficiado por las ayudas desde 1998 es Andorra, con 50,6 millones, entre infraestructuras y ayudas a empresas. Su alcalde, el socialista Antonio Amador, consideró que no se pueden "demonizar" las infraestructuras que han venido del Miner porque han ayudado a generar empleo. Señaló que Andorra centró buena parte de las expectativas de crear empleo alternativo en industrias vinculadas "al ladrillo" y la crisis de 2008 se las llevó por delante. Amador indicó que el rapapolvo de la Cámara evidencia que "cada pueblo no puede tener su polígono y hacer la guerra por su cuenta".

Abogó por generar alternativas al carbón desde un planteamiento "intercomarcal", aunque aclaró que Andorra, ante la perspectiva del cierre de la central de Endesa en junio de 2020, "tiene que asentar empresas". A su juicio, el Miner debe "modificarse" para que localidades limítrofes, como Fraga, "no se desarrollen en detrimento de los pueblos mineros".

El presidente del PP turolense, Joaquín Juste, fue cauto al valorar la eficacia del Miner, porque sin su inyección económica "las cuencas mineras estarían mucho peor". A su juicio, este fondo estatal ha permitido desarrollar proyectos, como los balnearios de Ariño o Segura de Baños, que hubieran sido inviables sin él. "Se ha generado empleo, pero no el suficiente para sustituir a la minería", admitió. 

El alcalde de Utrillas y diputado al Congreso por Cs, Joaquín Moreno, afirmó que el reparto de los fondos Miner debe revisarse para centrarse en criterios técnicos frente a la "clave política" aplicada, a su juicio, hasta hoy. Moreno denunció que el plan "sustituye a los presupuestos ordinarios" del Gobierno y la DGA en lugar de complementarlos. Para este alcalde minero, "no es justo" que se utilice un recurso extra para financiar pantanos, carreteras o residencias de ancianos.

Parecida opinión manifestaron la secretaria general de CC. OO., Pilar Buj, y el coordinador provincial de IU, Daniel Palomo. Buj reclamó además, como plantea la Cámara de Cuentas, más control de las ayudas a empresas para garantizar que "el dinero público llega a buen puerto". Palomo lamentó que los fondos mineros, "al igual que el FITE", se usen para suplir la inversión ordinaria en lugar de complementarla para "hacer más atractivas las cuencas mineras para desarrollar proyectos empresariales".

El secretario general de UGT y trabajador de Endesa en Andorra, Alejo Galve, sostiene que en lugar de gastar el Miner en "construir carreteras o restaurar patrimonio" debería centrarse "en crear empleo alternativo al carbón para solucionar el problema que sufren las cuencas mineras", que han perdido su principal fuente de riqueza, la extracción de carbón. Consideró particularmente sangrante el caso de Andorra, sin ningún proyecto capaz de paliar el cierre de la térmica.

El secretario de la Cámara de Comercio, Santiago Ligros, cree por el contrario que la mejora de las infraestructuras es imprescindible para atraer empresas e incidió especialmente en la extensión de la banda ancha, que es "fundamental" para alumbrar alternativas al carbón. Ligros reconoció que la multiplicación de polígonos industriales ha sido ineficaz y cara y defendió concentrar el suelo industrial en las cabeceras comarcales.

El presidente de la CEOE-Teruel, José Antonio Pérez Cebrián, consideró que la provincia no puede hacerse el ‘harakiri’ por el resultado del Miner. A su juicio, es "fácil" cuestionar la eficacia e idoneidad de las inversiones a toro pasado. Aunque opinó que una "buena gestión" hubiera rentabilizado mejor el gasto efectuado, da por bueno el balance global.

Etiquetas
Comentarios