Aragón

teruel

La Cerollera salva su escuela rural

El centro educativo perteneciente al CRA Tastavins cuenta con cuatro alumnos gracias a la llegada de una familia procedente de Siria con dos niñas.

Alumnos, padres y maestros vivieron ayer su primer día lectivo.
Alumnos, padres y maestros vivieron ayer su primer día lectivo.
J. Luna

La localidad de La Cerollera continuará teniendo abierta la escuela. La llegada de nuevos habitantes a la localidad ha permitido mantener el número mínimo de alumnos para que las calles del centro de esta localidad de la cuenca del Mezquín en el Bajo Aragón sigan siendo testigos de los juegos, las mochilas y el ir y venir de los maestros. 

A Adam y Derek, hijos de Mohamed, el alguacil del pueblo, se han añadido Nur y Marian, dos niñas de origen sirio que llegaron a España hace pocos años procedentes del país mediterráneo que vive una interminable y cruenta guerra civil y que han permitido mantener abierto el centro educativo.

De este modo la llegada de varias familias ha permitido que la escuela de La Cerollera, integrada en el CRA Tastavins, no haya llegado a la casi irreversible situación que hubiese supuesto su cierre. Durante varios meses desde el consistorio, a través de varias asociaciones, han llevado a cabo una búsqueda para lograr traer familias al pueblo y permitir así que la escuela siga viva.

Con gran inquietud vivió el alguacil del pueblo, Mohamed, el futuro del colegio de su pueblo. De no haber abierto, Adam y Derek hubiesen tenido que ir a la escuela de Monroyo con el consiguiente problema de transporte en una localidad integrada en un Centro Rural Agrupado matarrañense pero que pertenece al Bajo Aragón. "Estoy muy contento, he estado todas las vacaciones pensando en si podría abrirse o no el colegio. Aquí están muy bien y no tenemos que estar todo el día pensando en coches y transportes", explicó Mohamed.

Etiquetas
Comentarios