Aragón

universidad de zaragoza

José Antonio Mayoral: "Si reducir las tasas supone bajar el número de plazas, creo que no es sensato"

El rector de la Universidad de Zaragoza afronta el fin de su mandato sin desvelar todavía si se volverá a presentar.

José Antonio Mayoral, rector de la Universidad de Zaragoza, en una reciente comparecencia ante los medios de comunicación.
José Antonio Mayoral, rector de la Universidad de Zaragoza, en una imagen de archivo.
Francisco Jiménez

El rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, comienza el curso académico con la satisfacción de que la institución ha vuelto al 'ranking' de Shanghái y con la voluntad de sentarse pronto con el nuevo Gobierno de Aragón para renovar el contrato programa de financiación.

Le preocupa que no haya presupuestos ni en España ni en Aragón y apunta que el Gobierno central debe aportar también, porque la Universidad española, sostiene, está "mal financiada". A falta de siete meses para que termine su mandato, repasa sus logros en una entrevista y reconoce que todavía no ha decidido si volverá a presentarse: "Tomaré la decisión en el momento oportuno".

-¿Considera que el nuevo Gobierno de Aragón apoyará suficientemente la Universidad? ¿Tiene buena sintonía con la nueva consejera del ramo, Maru Díaz?

-Las expectativas son buenas, porque la apuesta por la Universidad seguirá. Maru Díaz conoce bien la Universidad. Yo he hablado con ellas muchas veces y la relación es buena.

-¿Se va a reunir con ella pronto?

-Tenemos pendiente fijar una reunión lo más pronto posible y cuando complete su equipo reuniremos a la comisión mixta para hablar de propuestas y programas de futuro.

-¿Cuáles son las primeras medidas que va a reivindicar a este Ejecutivo?

-El convenio de financiación culmina el año que viene, por lo que hay que empezar ya a trabajar en el nuevo. Lo que siempre he reclamado es que la financiación básica, lo que se llama abrir la puerta de la Universidad, esté cubierta entre los ingresos de tasas y la financiación del Gobierno.

-¿Le preocupa que la falta de Gobierno en España y de presupuestos impida aumentar la financiación a la Universidad?

-Me preocupa fundamentalmente que no haya presupuesto en España ni, sobre todo, en Aragón. Las prórrogas presupuestarias no son nada buenas porque, entre otras cosas, gestionar es mucho más complejo. Ha provocado además un retraso en el lanzamiento de proyectos de investigación que estaban ya aprobados y evaluados.

-En la pasada legislatura se aprobó la Ley de la Ciencia y ahora falta desarrollarla. ¿Cuáles son las primeras medidas que deberían ponerse en marcha?

-Tenemos que hablar de la captación de talento y de consolidar la financiación de grupos de investigación; también de la estructura que queremos dar a los nuevos centros de investigación o la construcción de nuevos edificios. Si queremos traer talento tenemos que darle espacio digno y bien equipado.

-Esta ley implica un aumento de la financiación cada año. ¿Lo ve posible?

-Creo que sí. Aumentar la financiación es importante, pero tenemos que ver en qué y para qué. Hay que hacer una programación plurianual por objetivos y nosotros tenemos que rendir cuentas porque nuestro dinero viene de los impuestos y los ciudadanos tienen derecho a saber en qué se gasta.

-El profesorado de la Universidad está envejecido, pero los nuevos contratos son de baja de calidad. ¿Se puede rejuvenecer la plantilla con esas condiciones?

-No es así, porque estos años hemos subido la calidad muchísimo. Lo primero que hemos hecho es convocar este año 70 plazas de ayudante de doctor. Esto es histórico porque supone que 70 jóvenes van a entrar en la Universidad con carrera de futuro. Veníamos de años de tasa de reposición cero y de incremento de presupuesto, cero. Hemos perdido muchos años con los gobiernos del PP. Además, la Universidad en España necesita traer talento joven, pero es un país extremadamente protector para captar gente de fuera y eso hay que abordarlo.

-La consejera Díaz plantea avanzar en la reducción de las tasas y la universalización de las Universidad. ¿Está de acuerdo?

-Tenemos que llegar a un acuerdo económico. Si reducir las tasas supone que tenemos que bajar el número de plazas, creo que no es sensato. Hay que hacer las cosas conforme se puedan acometer. Pero estoy de acuerdo en que nadie deje de acceder a la Universidad por temas económicos, esto es una premisa básica porque es el mejor trampolín social que existe. Pero aquí tiene que entrar también el Gobierno de España, porque la Universidad española en general está mal financiada. Cuando se pide una bajada de tasas desde Madrid, entendemos que el Gobierno central tiene que asumir también parte de este coste, no sólo las Comunidades Autónomas.

-¿Cómo van a hacer más atractivos los campus periféricos de Huesca y Teruel después de las últimas sentencias?

-Lo que no hay que hacer es clonar las titulaciones de Zaragoza. El sistema universitario aragonés en su conjunto, incluida la privada, tiene que plantearse qué quiere ser de mayor. Que la Universidad privada abra un campus en Huesca y Teruel no me importa, pero dudo que lo haga. Yo hablo mucho con el rector de la San Jorge, personalmente nos llevamos bien, pero quien dicta y autoriza es el Gobierno de Aragón, que debe procurar que el lugar de convivencia sea cómodo.

-¿Le quedan unos meses de rectorado. ¿Qué logros destacaría?

-Ha costado pero vamos a resolver la semana que viene la convocatoria de másteres de excelencia; hemos reducido la deuda; se han implantado con éxito las dobles titulaciones; se han consolidado las titulaciones en Teruel y Huesca...

 -¿Le queda un sabor amargo por no haber podido llevar a cabo la reestructuración de los departamentos como se propuso?

- No, porque hemos hecho un análisis de cuál es la situación. Si yo hubiera querido hacerla por encima de todo, lo habría ganado en Consejo de Gobierno en el primer mes de mi mandato. ¿Por qué no lo hice? Porque no quería imponer, porque las cosas de calado hay que hacerlas con el convencimiento de todos. Y porque cuando yo me vaya tengo que dejar una Universidad que a todos, no solo a mí, nos parezca mejor.

-¿Se va a volver a presentar?

-Es la pregunta del millón, pero faltan muchos meses. Ni lo descarto ni lo afirmo, tomaré la decisión en el momento oportuno. Yo llevo ocho años de vicerrector y cuatro de rector, tengo que hablar con mi grupo de investigación y con mi equipo rectoral.

-En todo caso si no continúa, ¿cree que dejará una Universidad mejor que la que se encontró?

-Objetivamente yo creo que sí. Tenemos más titulaciones atractivas; proyectos de investigación competitivos; hemos subido en el ranquin de Shanghái; ha crecido también la financiación industrial vía cátedra y hemos mejorado la plantilla. Hay un reto que acabamos de comenzar: reforzar a la plantilla PAS, que es muy importante para una Universidad moderna.

-La Universidad debe ser una institución modélica también en temas de igualdad. ¿Qué queda por hacer por hacer en este sentido?

-Estamos avanzando mucho. Si uno mira las nuevas incorporaciones de profesorado, el número de mujeres ha crecido mucho, pero hay un valle que tenemos que salvar, me refiero al valle postodoctoral donde más mujeres acaban dejando la carrera universitaria. Por otro lado, tenemos que acabar con el esquema de la mujer educa y cuida. Cualquier hombre o cualquier mujer puede hacer cualquier trabajo y tenemos que convencernos de que esto es así. Yo creo que la universidad es de los territorios más igualitarios que existen.

-¿Cómo se prevé el arranque el inicio del curso académico?

-Perfectamente porque la maquinaria no ha parado. Hay todavía treinta titulaciones con plazas libres. Esta pasada legislatura hemos reforzado másteres y dobles titulaciones y ahora tenemos que volver a pensar en la oferta de grados.

-¿Cómo van las obras de Filosofía y Letras? ¿Se están cumpliendo plazos?

-Todavía es pronto para decirlo pero se están cumpliendo plazos. Yo estaría satisfecho si estuviera listo para el curso 2022-2023.

Etiquetas
Comentarios