Aragón

Heraldo Saludable

SALUD PÚBLICA

Una de cada 25 muestras de agua de boca analizadas en Aragón no son aptas para el consumo humano

El porcentaje de análisis que arrojan resultados peligrosos para la salud es mucho más bajo todavía: el 0,4%, uno de cada 250. A lo largo de 2018 en torno a un 30% de la población aragonesa fue abastecida en algún momento con agua que incumplía los parámetros legalmente establecidos.

Plasencia del Monte es uno de los municipios aragoneses que no pueden beber agua del grifo por el exceso de nitratos.
Plasencia del Monte es uno de los municipios aragoneses que no pueden beber agua del grifo por el exceso de nitratos. El año pasado este tipo de compuestos provocaron incumplimientos en 30 localidades. 
Pablo Segura / Heraldo

Una de cada 25 muestras de agua de boca que se analizaron el año pasado en Aragón (el 4,3%) no fueron aptas para el consumo humano, lo que se tradujo en que a lo largo de 2018 en torno a un 30% de la población aragonesa fue abastecida en algún momento (no de forma continua) con agua que incumplía los parámetros establecidos por la legislación para el suministro doméstico.

Estas cifras, recogidas en el informe que cada año elabora el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, se sitúan en la línea de las observadas en la última década, que oscilan de un ejercicio a otro pero se mantienen en el intervalo de entre el 3% y el 5% de tomas no aptas para el consumo humano. Además, hay que tener en cuenta que el porcentaje de análisis que arrojaron resultados peligrosos para la salud es mucho más bajo todavía: el año pasado se situó en el 0,4% del total de las muestras analizadas (una de cada 250), mientras que en ejercicios anteriores se movió entre el 0,2% y el 0,6%.

“Los ciudadanos pueden estar tranquilos. Además de que los porcentajes de incumplimiento son muy reducidos, cada vez que los análisis detectan una muestra de agua de boca no apta para el consumo se pone en marcha un protocolo que lo primero que hace es repetir el análisis”, explica el jefe del servicio de Seguridad Alimentaria y Salud Ambiental de la DGA, Alberto Alcolea. “Si esa segunda muestra vuelve a arrojar resultados que incumplen los parámetros establecidos, se avisa al ayuntamiento afectado para que inmediatamente prohíba el consumo”.

Alcolea también detalla que en ocasiones la prohibición afecta a todos los usos del agua del grifo y otras veces no se permite que el agua de boca pueda utilizarse para beber o cocinar y sí para la limpieza o la higiene personal. “Depende de los parámetros en los que se haya detectado el incumplimiento”, señala este técnico.

Siempre según los datos recogidos en el último informe anual sobre la calidad del agua de boca en Aragón, el año pasado en la Comunidad se analizaron y calificaron casi 11.000 muestras de agua, de las cuales el 84,1% directamente fueron aptas para el consumo humano. Además, otro 11,6% de los análisis obtuvieron resultados que, aunque debían mejorar algún parámetro, también se consideraron aptos (técnicamente esa agua se califica como 'apta con conformidad').

Por el contrario, el 4,3% de las tomas de agua analizadas en 2018 (464) resultaron ser no aptas, y casi una décima parte de ellas (49, el 0,4% del total) arrojaron parámetros que ponían en peligro la salud de las personas.

“Cuando se está en cifras tan bajas, es muy difícil mejorar. Por eso desde hace años los porcentajes de análisis calificados como no aptos o no aptos con riesgo para la salud se mantienen más o menos constantes”, argumenta Alcolea, que insiste en que nadie se debe alarmar al ver que, aunque estadísticamente sean pocas, haya varias decenas de incumplimientos que pueden ser peligrosos para las personas.

Bacterias, turbidez, sulfatos, nitratos...

Las 49 muestras de agua detectadas el año pasado que suponían un peligro para la salud correspondieron a 40 localidades distintas, y en todos los casos el riesgo procedía de una contaminación de tipo microbiológico por la presencia de tres tipos distintos de bacterias: e.coli, enterococo y clostridium. “Ese tipo de incumplimientos se corrigen aplicando un tratamiento correcto a base de cloro o de otras sustancias como el ozono, por lo que se solucionan fácilmente”, recuerda Alcolea.

En cuanto a los análisis con resultados que, siendo no aptos, no conllevaban riesgo para la salud de las personas, el año pasado en Aragón se detectaron otras 583 tomas con incumplimientos por bacterias; 355 tomas con incumplimientos por turbidez; 348 tomas con incumplimientos por sulfatos; 69 tomas con incumplimientos por nitratos; 31 tomas con incumplimientos por trihalometanos...

Los sulfatos son sales que habitualmente se encuentran en las aguas subterráneas debido a la propia naturaleza del terreno que el año pasado generaron incumplimientos en un total de 61 localidades aragonesas. En cambio, la presencia de nitratos en los abastecimientos es un problema creciente que sobre todo se debe a los efluentes procedentes tanto del abono de las tierras de cultivo como de la gestión de los purines y estiércoles de origen ganadero.

Los nitratos son la mayor amenaza para los acuíferos de la cuenca del Ebro, y a lo largo de 2018 provocaron incumplimientos en el agua de boca de 30 poblaciones aragonesas. Por poner algunos ejemplos, solo en el entorno de la ciudad de Huesca, poblaciones como Plasencia del Monte, Quinzano, Lierta Chimillas, Alerre y Banastás llevan tiempo exigiendo un abastecimiento alternativo que solucione los problemas de nitratos que presenta su actual suministro.

Por su parte, los trihalometanos son subproductos que se forman cuando se emplea el cloro como sustancia potabilizadora.

“Al no ser seres vivos como las bacterias, los tratamientos que hay que aplicar al agua de boca para eliminar compuestos como los sulfatos o los nitratos son más complicados”, explica Alcolea, que recuerda que en algunos municipios el Instituto Aragonés del Agua ha tenido que instalar plantas de potabilización como solución provisional. 

 “Ahora mismo en Aragón no hay ninguna localidad que tenga totalmente prohibido el uso del agua del grifo, hasta hace no mucho hubo una pero ese problema ya se solucionó”, explica este técnico sin dar nombres.

Etiquetas
Comentarios