Despliega el menú
Aragón

torrero 

La tasa de mortalidad subió un 13,3% en julio por la ola del calor en Zaragoza

El Registro Civil detalla que ese mes se produjeron 79 fallecimientos más que en 2018 y 82 más que en 2017, el año que registró el récord del siglo, con 8.024 muertos. 

Loading...

Los quince días de temperaturas extremas que se vivieron en Zaragoza desde finales de junio, que llegó a superar los 43 grados por primera vez, y el mes de julio llevaron la tasa de mortalidad de la ciudad al incremento del 13,3% respecto al año pasado. El Registro Civil precisó que se produjeron 674 fallecimientos este año, frente a los 595 del 2018 y 592 en 2017, en el que la capital aragonesa alcanzó la cifra más alta de muertos del siglo XXI con 8.024.

Carlos Lobera, responsable de Serfutosa, empresa concesionaria del tanatorio municipal, explicó ayer que «este incremento de mortalidad tan sorprendente» les supuso «mayor trabajo en este mes de verano». «Ayer lo hablamos precisamente con dos forenses Salvador Baena y José Manuel Arredondo, que vinieron a un entierro, y coincidían en que la ola de calor constante durante quince días provocó este incremento», agregó el responsable de la empresa Serfutosa.

Aragón vivió la primera ola de calor del verano del 26 al 30 de junio, un episodio muy intenso que superaron los 43 grados en Zaragoza y alrededores en la capital, como Quinto, donde se llegó al récord en 43,9 grados. Al repasar los datos que guardan en el tanatorio municipal, ningún mes de julio del siglo XXI en la capital aragonesa ha alcanzado una cifra de muertos como en febrero, como ha pasado este año.

Igual que en febrero

«La diferencia habitual entre un mes de invierno como febrero y el de verano, en julio, oscila entre 30 muertos a más de 100. Pero era muy raro que sean iguales con 674», apuntó Carlos Lobera al examinar las cifras desde 2011 hasta 2019 del cementerio de Torrero. Y los datos registrados este año después del incremento inusual producido desde enero hasta julio, el Registro Civil de Zaragoza registra 4.749 muertos, que superan en 215 a los 4.534 del año pasado al mismo mes. Pero cuando se compara respecto al año con más fallecidos del siglo, en 2017, la subida de julio les ha acercado ahora porque los muertos acumulados entonces fueron 4.822 fallecidos (73 más que este año). Pero aquel año se vivió un enero muy duro con 1.015 decesos por las consecuencias del efecto de la ola de frío, como ahora la ola de calor.

Casi un 60% de incineraciones 

La evolución de las incineraciones en los tanatorios en Zaragoza ha supuesto un incremento hasta más de un 60% de los fallecidos en los últimos años. Carlos Lobera, responsable del tanatorio, opina que desde que se puso en marcha la empresa de Servisa en la Z-40 en 2014 han llegado a incinerar alrededor de unos 900 fallecidos (de los 1.600 que entierran cada año) que se suman a los más de 3.000 que se realizan en Torrero.

En 2018, de los 7.658 fallecidos hubo 3.114 cremaciones en el cementerio de Torrero y con los que se produjeron en la empresa Servisa, superarían los 4.000 y se alcanzaría esa cifra próxima al 60% de los fallecidos.

«Cada año crecen más las incineraciones en el cementerio de Torrero», confirmó Lobera aunque hay fallecidos como los musulmanes que entierran en el suelo. Parece que van a ampliar la zona porque los residentes en Lérida o el valle del Ebro, en Tudela, acuden a Zaragoza para celebrar los funerales al tener su parte reservada.

Etiquetas
Comentarios