Aragón

Agricultura

El sector agrario, pendiente de la formación de Gobierno para mejorar sus seguros

Piden un debate “serio” con las diferentes administraciones con el objetivo de que los seguros sean “asequibles y tengan una cobertura real”.

Solo en la localidad del Manubles se han visto afectadas cerca de 1.200 hectáreas de frutal. J.Macipe
Solo en la localidad del Manubles se han visto afectadas cerca de 1.200 hectáreas de frutal.
J.Macipe

Ya sea por tormentas o por falta de lluvias, el sector agrario sufre cada año pérdidas millonarias a causa de diversas inclemencias meteorológicas. Este año, por ejemplo, las pérdidas por la sequía en los campos de cereal aragoneses han supuesto 140 millones euros, según la estimación de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), y las tormentas han causado grandes pérdidas, en las últimas semanas, en la comarca de Calatayud y del Aranda.

“Contra la meteorología no se puede luchar, pero sí se puede concienciar sobre la importancia de 100% sembrado, 100% asegurado”, indica Fernando Luna, presidente de Asaja Huesca. “Aunque la realidad es que para llegar a ese punto debemos trabajar conjuntamente con la Administración para que los seguros agrarios sean asequibles y tengan una cobertura real”.

De la misma forma se manifiesta José Manuel Roche, presidente de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) en Aragón: “Nuestra Comunidad sufre desde hace varios años episodios de sequía frecuentes e inundaciones, por eso solo en el caso en el que estas inclemencias sean extremas tendrían que tener una indemnización, y en las situaciones habituales los agricultores y ganaderos tendrían que poder echar mano del seguro agrario”.

El problema, que destacan desde el sector, es que los productores se encuentran ante dos dificultades. La primera es la falta de rentabilidad. “Muchos han decidido prescindir del seguro agrario por su alto coste, debido a los problemas que tiene el sector con los precios que recibe, sobre todo en el sector de la fruta”, anota Roche, que indica que antes el agricultor pagaba el 40% del seguro y el 60% se repartía entre la Administración central y la autonómica, mientras que ahora este porcentaje se ha revertido, lo que ha encarecido el precio de estos. “Debemos llegar a un acuerdo tanto con el Gobierno central como con el autonómico para conseguir que estos seguros sean asequibles –anota Luna– y así que los agricultores cuenten con el seguro como un coste más de los costes de producción”.

El segundo problema es que, según señalan, “la cobertura no es adecuada”. “Algunos seguros agrarios de algunos cultivos están obsoletos, ya que debido a las continuas inclemencias meteorológicas las primas suben cada año, mientras que las coberturas cada vez son menores”, explica el presidente de UPA Aragón.

Necesidad de trabajar con la Administración

Con el objetivo de poder pedir indemnizaciones y ayudas en momentos puntuales y también con la finalidad de que agricultores y ganaderos se vean atraídos por estos seguros, “se debe producir un debate serio, que tenga en cuenta todas las particularidades, en cuanto a cultivo y zona de producción”, asegura el presidente de Asaja Huesca. “Para ello es imprescindible que se forme Gobierno”, apunta Roche, que ha mantenido, junto a otros miembros de su organización, reuniones con los diferentes partidos autonómicos y también con el presidente en funciones, Pedro Sánchez.

Está siendo un año complicado, de hecho, el sector aragonés de la fruta de hueso tiene un miedo terrible a las liquidaciones, que se realizan este mes de septiembre, en el que verán cómo realmente ha ido la campaña”, expone el presidente de UPA Aragón. “Se debe marcar una hoja de ruta, no solo en el tema de los seguros, sino también en la Política Agraria Común, de donde procede un 40% de nuestra renta. Los países de la Unión Europea llevan meses debatiendo mientras que en España las conversaciones se mantienen bloqueadas por la falta de Gobierno”.

Etiquetas
Comentarios