Aragón

gente de la tierra

"Mi sueño empezó en un garaje, como todos los superproyectos"

Simona Morda llegó a Graus, procedente de Rumanía, con la ilusión de poner en marcha una empresa de elaboración de mermeladas, Mimes Gourmet.

Simona Morda es la responsable de la empresa Mimes Gourmet.
Simona Morda es la responsable de la empresa Mimes Gourmet.
M.G

En los años 20, Walt Disney llegó a Los Ángeles para producir cortos animados, y el garaje de uno de sus tíos se convirtió en el escenario donde concretó sus primeros proyectos. En 1976, Steve Jobs utilizó el garaje de sus padres, en Palo Alto, California, para arrancar la aventura de Apple. En 2013, Simona Morda, natural de Rumanía y vecina de Graus desde 2002, decidió emular el sueño de estos célebres creadores y empezó su proyecto Mimes Gourmet (www.mimesgourmet.es) en la bajera de su domicilio.

Era su sueño de pequeña, elaborar mermeladas caseras siguiendo las recetas que había aprendido en su país natal de la mano de Victoria, su madre. "Ella me enseñaba cómo tenía que hacerlo, las cantidades que tenía que emplear y los tiempos de cocción. En mi casa, elaborábamos, para consumo propio, mermeladas de sabores tradicionales, porque no teníamos acceso a frutas más exóticas, pero ahora hago productos diferentes, como la mermelada de cebolla y trufa negra o el membrillo con café", recuerda esta emprendedora mientras piensa divertida que su sueño "empezó en un garaje como todos los superproyectos".

Simona aprovechó que su marido es agricultor y contaba con campos propios en una población cercana a Graus, La Puebla de Fantova, para poner en marcha un obrador de mermeladas donde, como su propio nombre indica, Mimes Mermeladas, idea decenas de elaboraciones con mucho mimo y dedicación.

"Los principios no fueron fáciles, pero conté con el asesoramiento de los trabajadores del vivero de empresas que el IAF tiene en Graus y ellos me ayudaron con la parte más burocrática. Es complicado emprender cuando te ponen tantas dificultades para empezar, pero al final he logrado hacer mi sueño realidad", indica.

Totalmente artesanas

Con los papeles ya en marcha, arrancó el proyecto que le supuso un importante desembolso económico, tanto en la elaboración del proyecto como en la compra de maquinaria, pero para Simona todo esfuerzo ha merecido la pena.

Sus mermeladas, totalmente artesanas, están elaboradas con las frutas y hortalizas que la familia recoge en sus campos, y luego ella se encarga de llevarlas a muchos rincones de Aragón, ya que es habitual verla en muchas ferias agroalimentarias. Además, cuentan con una plataforma de comercio electrónico donde recibe encargos. Y en la cadena Supermercados Alto Aragón también es habitual ver sus botes.

"Es muy importante dar a conocer tus productos y contarle a la gente que son totalmente artesanos. Mucha gente se sorprende cuando, a veces, piden una mermelada y les digo que no me queda en ese momento. Yo solo empleo productos de temporada, y melocotones o fresas no hay todo el año", confiesa divertida.

El mismo año en el que arrancó el proyecto, Simona fue a la feria Salón Gourmet de Madrid, donde hizo sus primeros contactos. "Quería darme a conocer y me lancé a la piscina. Esta feria era muy importante y aunque hice muchos contactos, lo cierto es que los resultados no se han visto hasta tiempo después, porque la gente tarda mucho en decidirse, pero mis mermeladas han llegado hasta Dubai gracias a este primer encuentro".

Ella es consciente de que hay que trabajar duro día a día, innovando, apostando por la calidad y cuidando cada detalle. La recompensa es la satisfacción de sus clientes y los premios, como el recibido en la pasada Feria del I Congreso del Producto y la Gastronomía de los Pirineos ‘Hecho en los Pirineos’, donde fue elegida como Mejor Productor 2019. Pero si hay algo que le enorgullece por encima de todo es la sonrisa de su madre cuando viene a verla a Graus y prueba sus mermeladas.

- Ir al suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios