Aragón

política

Los cambios en la estructura orgánica de la DGA retrasarán la designación de altos cargos

El Gobierno nombrará a varios directores generales, entre ellos a José Manuel Salvador (CHA) en Ordenación del Territorio.

Primer Consejo de Gobierno celebrado tras la toma de posesión de los 10 nuevos consejeros.
Primer Consejo de Gobierno celebrado tras la toma de posesión de los 10 nuevos consejeros.
José Miguel Marco

Los cambios en la estructura orgánica del Gobierno aragonés, que incorpora una consejería (Industria) y ocho directores generales más, retrasarán la designación de altos cargos. El Consejo de Gobierno aprobará mañana varios nombramientos, pero el goteo de designaciones continuará en septiembre, el mes en el que el cuatripartito prevé completar su estructura para poder empezar a trabajar. El mutismo sigue rodeando la elección de altos cargos, si bien desde el PSOE se apunta a una cierta continuidad en Ciudadanía, Agricultura y Sanidad, donde Mariví Broto, Joaquín Olona y Pilar Ventura siguen al mando. Apenas han pasado 20 días de la toma de posesión y desde el Gobierno quieren destacar la celeridad que se intenta imprimir a los procesos.

CHA, la única formación del cuatripartito que tiene el organigrama prácticamente cerrado, propondrá mañana en el Consejo de Gobierno el nombramiento de José Manuel Salvador como director general de Ordenación Territorial y dejará para más adelante el relevo al frente de Vivienda, aunque mantiene la intención de encargar la gestión del área a Verónica Villagrasa.

El PAR y Podemos siguen sin querer desvelar quiénes serán los elegidos. Los de Arturo Aliaga se repartirán en Industria cuatro direcciones generales: Industria, Comercio, Energía y Turismo, y una secretaría técnica.

Uno de los problemas que se deriva de la ampliación de la estructura es la creación de nuevos cargos que requieren de dotación presupuestaria. En la aprobación a inicios de mes de la estructura básica de la Administración, se encargó a Hacienda que, hasta que se desarrollen las estructuras orgánicas de cada uno de los departamentos y se aprueban las relaciones de puestos de trabajo de los mismos, realice la integración de las anteriores y las nuevas organizaciones administrativas.

Con todo, una vez se aprueben los nombramientos de los directores generales de nueva creación se habilitará, de forma automática, la modificación de créditos para garantizar el pago de sus nóminas y, posteriormente, se aprobará la relación de puestos de trabajo de cada departamento. Es clave clarificar cada proceso para evitar errores como el que llevó en 2012 al Ejecutivo PP-PAR a tener que retirar el proyecto de ley de presupuestos para adaptarlo al nuevo organigrama administrativo. 

Y la complejidad esta legislatura, con un cuatripartito al frente de la DGA (PSOE, PAR, Podemos-Equo y CHA) y altos cargos de distinto color político en una misma consejería, es aún mayor.

El Instituto Aragonés de la Mujer (IAM), que gestionará Podemos-Equo, pasa de la consejería de Ciudadanía, que mantiene la dirección general de Igualdad y Familia, a la de Presidencia. De ahí que surjan dudas en la formación violeta sobre si hay que nombrar al responsable ya o esperar a que se transfiera al departamento de Mayte Pérez.

Podemos-Equo lleva semanas trabajando de forma intensa en la búsqueda de perfiles técnicos para asumir los cargos orgánicos del Gobierno de Aragón que han quedado en sus manos. Incluso han llegado a solicitar currículos y candidaturas motivadas de afines a su partido y demás ciudadanos.

La mayoría de los espacios que va a gestionar están incluidos en la consejería de Ciencia, donde se incluye una secretaria general, dos direcciones generales: Innovación (Enrique Navarro) y de Universidades, además de los responsables de Instituto Tecnológico de Aragón (ICA), del Centro de Investigación y de Tecnología Agroalimentaria (CITA), de Aragonesa de Servicios Telemáticos (AST) y de la Agencia de Calidad y Prospectiva de Aragón.

También gestionarán desde Podemos-Equo áreas en la consejería de Agricultura del socialista Joaquín Olona, con dos direcciones generales: Medio Natural y Gestión Forestal y Cambio Climático y Educación Ambiental, y la Oficina del Cambio Climático como principales áreas. Hay que añadir, además, los servicios de Planificación Forestal, Biodiversidad, Espacios Naturales, Incendios Forestales y Coordinación, Planificación_Ambiental, Cambio Climático, Educación Ambiental y Suelos contaminados (Unidad Lindano). Estas materias medioambientales son, precisamente, las más difíciles de cubrir, según informaron desde la formación morada. También se nombrarán representantes de los podemistas en organismos como el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) y el Instituto Aragonés del Agua (IAA), según indica la formación morada en su página web.

En la Consejería de Educación gestionarán la Unidad de Comedores, y dirigirán la_Film Comission, cuyo representante se escogerá más adelante. Quedará pendiente, además, el director de la Oficina del Cambio Climático porque apenas se ha desarrollado.

El comité de dirección de Podemos-Aragón es el encargado de aprobar los cargos, que prevé comunicar a los círculos en breve. También el aragonesista Arturo Aliaga quiere convocar la próxima semana una ejecutiva del PAR para explicar los directores generales que ha seleccionado. 

Etiquetas
Comentarios