Aragón

FLORA Y FAUNA ALÓCTONAS

El Gobierno central endurecerá el control de las especies exóticas sometiendo a autorización previa las importaciones

Cientos de animales y plantas tendrán que someterse a un análisis de riesgos antes de poder ser introducidos en España. Cuando el Ministerio considere que entrañan un peligro para las especies autóctonas o para las personas, se prohibirá su importación y serán incluidas en el catálogo español de especies invasoras.

El mapache (en la foto, una cría recién nacida) es una de los animales exóticos ya incluidos en el catálogo español de especies invasoras.
El mapache (en la foto, una cría recién nacida) es una de los animales exóticos ya incluidos en el catálogo español de especies invasoras.
EFE

El Gobierno central va a endurecer el control sobre las especies exóticas sometiendo a autorización previa las importaciones de todas aquellas que resulten 'sospechosas'. El Ministerio para la Transición Ecológica prepara un real decreto por el que cientos y cientos de animales y plantas tendrán que someterse a un análisis de riesgos antes de poder ser introducidos en España. En aquellos casos en los que se concluya que un determinado taxón supone una amenaza para la flora, para la fauna o para las personas, se prohibirá su entrada en el país y además se iniciará automáticamente el procedimiento para incluirlo en el catálogo español de especies exóticas invasoras.

Este desarrollo legal supondrá acabar con la situación actual, que permite que cualquier animal o cualquier planta pueda ser introducido y comercializado en España siempre que cumplan los dos únicos requisitos que se exigen: que no esté incluido en el catálogo español de especies exóticas invasoras y que cumpla la normativa sobre el comercio de especies amenazadas.

El régimen de autorización previa que va a poner en marcha el Ministerio va a conllevar una tercera exigencia que pretende hacer una criba previa y que dará respuesta a las voces que consideran que, aunque es una buena herramienta, el catálogo español de especies exóticas invasoras resulta insuficiente para proteger la flora y la fauna autóctonas.

Hay que recordar que no todas las especies alóctonas son invasoras (solo aquellas que supone una amenaza para las autóctonas por su capacidad de invasión o por el riesgo de contaminación genética). De hecho, hay miles y miles de especies exóticas y sin embargo actualmente en el catálogo español 'solo' están incluidas algo más de 200 especies invasoras.

El real decreto que prepara el Gobierno central supondrá el desarrollo de una previsión contemplada en la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. Desde el año 2015, en su artículo 54 esta norma estatal establece que el Estado “prohibirá la importación o la introducción de especies o subespecies alóctonas cuando estas sean susceptibles de competir con las especies silvestres autóctonas, alterar su pureza genética o los equilibrios ecológicos”.

El mismo artículo dispone que, basándose en la información técnica y científica disponible, el Ministerio para la Transición Ecológica deberá elaborar un listado con los taxones que potencialmente puedan suponer una amenaza de ese tipo y tendrá que regular la posible importación de esas especies sometiéndola a una autorización administrativa previa.

Según lo establecido en 2015, ese listado tenía que haberse aprobado en el plazo de un año. Sin embargo, ha sido en este 2019 cuando el Gobierno central ha presentado un borrador tanto del listado de especies exóticas “potencialmente susceptibles de competir con las especies silvestres autóctonas” como del real decreto que regulará el procedimiento para la autorización previa de su importación.

El coatí es otro de los mamíferos que ya está incluido en el catálogo español de especies exóticas invasoras.
El coatí es otro de los mamíferos que ya está incluido en el catálogo español de especies exóticas invasoras.
EFE

En el listado aparecen más de 1.600 taxones y órdenes, por lo que el número total de especies 'sospechosas' es aún mayor. Para seleccionarlas como tales, el Ministerio ha aplicado al menos uno tres criterios: que hayan demostrado su carácter invasor “en algún lugar del mundo”; que sean vectores de organismos “nocivos para la biodiversidad autóctona”; o que sean peligrosos por sus posibles efectos adversos “sobre la salud humana y las acciones de investigación, gestión y conservación de la diversidad”.

Una vez que entre en vigor el nuevo real decreto, aquella persona o empresa que quiera importar alguno de los animales o las plantas incluidos en el listado de especies alóctonas que potencialmente puedan entrañar un riesgo deberá pedir autorización al Gobierno central presentando junto a su solicitud un análisis de riesgos que será evaluado por el Ministerio.

En caso de que la evaluación de ese análisis de riesgo concluya que la especie en cuestión no supone un peligro, el taxón se eliminará del listado y se autorizará su importación en tanto en cuando no surjan nuevas evidencias científicas que lo desaconsejen.

Por el contrario, si se considera que la especie es capaz de competir con las autóctonas, alterar su pureza genética o causar desequilibrios ecológicos, se prohibirá su importación y automáticamente se iniciará su inclusión en el catálogo español de especies exóticas invasoras.

Muchas especies quedarán prohibidas

Esto supondrá que muchas de las especies que ahora son totalmente legales pasarán a estar prohibidas, ya que la inclusión de un animal o de una planta en el catálogo de especies invasores implica que los ejemplares vivos ya no se pueden ni tener, ni vender, ni transportar. No obstante, si se mantiene la normativa como hasta ahora, quienes posean un ejemplar sí podrán mantenerlo siempre que lo regularicen presentándolo ante los departamentos de medio ambiente de las comunidades autónomas

Lo que no se podrá modificar con la autorización previa de las importaciones de especies exóticas será el comportamiento irresponsable de los dueños de los animales o las plantas. Gran parte de los problemas que causan las invasoras se debe a la inconsciencia de los propietarios que, o bien las liberan en el medio natural, o bien no comunican lo sucedido cuando sus mascotas se escapan de forma accidenta. 

Etiquetas
Comentarios