Aragón

Balance

Las averías y la escasez de agua obligan a realizar más de 100 suministros a 20 localidades de Huesca y Zaragoza

Los Bomberos de la DPZ suman 68 salidas desde junio y en Huesca hay problemas en cuatro núcleos

Un camión nodriza suministra agua a la localidad de Jarlata, en la provincia de Huesca
Un camión nodriza suministra agua a la localidad de Jarlata, en la provincia de Huesca
Bomberos de Jaca

Las averías, la escasez de agua y el incremento de la población en verano han obligado a realizar más de 100 suministros a una veintena de localidades de Huesca y Zaragoza. Solo los bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) superan ya las 68 atenciones, siendo julio, con 50, el mes más problemático. Municipios como Novallas, afectado por un problema en la red de abastecimiento, han necesitado hasta 20 servicios para garantizar el suministro. También ha sido necesario llevar agua a al menos dos empresas de Tarazona.

Alfredo Zaldívar, diputado delegado del Servicio Provincial deExtinción de Incendios, confirma que este año han sido necesarias "muchas atenciones". En Novallas –donde hay alrededor de 850 habitantes censados–, ha habido días, como el 20 de julio, en los que se han necesitado hasta 171.000 litros, cantidad que equivale a nueve viajes. La mayor parte de los servicios se prestaron en la segunda quincena del pasado mes, según los registros de la Diputación. Mainar, otro de los municipios afectados por la escasez de agua, aparece hasta en 16 ocasiones en el listado de la DPZ.

El Consistorio de la localidad, que tiene en torno a 150 habitantes, llegó a hacer un llamamiento a sus vecinos para que realizasen un uso responsable del agua. En este caso se sumaron los tres factores: la población aumentó, el pozo que abastece de agua de boca al municipio se secó y se registraron varias averías en la red, lo que obligó a suministrar más de 800.000 litros en apenas unas semanas. No obstante, su alcaldesa, María Lina Hernando, asegura que el descenso de los veraneantes, unido a las lluvias de los últimos días, ha hecho que esta semana ya no haya hecho falta pedir más agua a la Diputación.

Calatayud, y en especial el barrio de Huérmeda, aparecen en cuatro ocasiones en el listado con un suministro de más de 60.000 litros. Esta misma semana, el Consistorio bilbilitano ha instado a la población a hacer un consumo responsable. El embalse de la Tranquera, recordó su alcalde, José Manuel Aranda, alcanzó esta primavera el 98% de su capacidad y actualmente presenta un 56,4%, lo que hace que las buenas perspectivas del inicio de temporada se hayan visto "afectadas".

El propio regidor confirmó que si no se producen lluvias continuadas "serán necesarias medidas que controlen el gasto de agua" y recordó que desde 2018 "Calatayud cuenta con fórmulas de ahorro para reducir el agua que se usa en el riego de zonas verdes y la limpieza de calles".

Atenciones en Trasmoz y Cetina

Otros municipios a los que se ha tenido que suministrar agua han sido Trasmoz, con dos servicios y 16.000 litros, y Cetina, donde se han llevado más de 100.000. También se ha acudido a Concilio (Murillo de Gállego) con 20.000 litros y al bar del pantano de San Bartolomé (Ejea de los Caballeros), entre otros puntos. En líneas generales, y a falta de una semana para cerrar el mes de agosto, el balance de este 2019 se antoja peor que el de otros ejercicios, algo a lo que ha contribuido la falta de lluvias en la margen izquierda.

Hasta el día 19, el último del que se tienen datos, se habían realizado una decena de servicios, un dato que contrasta con los 50 de julio y los 8 de junio.

En la provincia de Huesca, los problemas se centran en cuatro núcleos de la Jacetania. El peor parado, explica Miguel Ángel Ruiz, jefe de equipo de los Bomberos de Jaca, es Osia, donde el caudal del manantial se queda pequeño con la entrada del verano. "Se han realizado unos 36 viajes. Cada uno, con un camión nodriza de 11.000 litros", señala.

Los servicios, que en este caso se prestan a través de un convenio con la comarca de La Jacetania, han sido especialmente necesarios en julio y agosto, con hasta tres viajes por semana. A Atarés se han hecho cuatro viajes hasta la fecha, con 11.000 litros por trayecto. En Las Tiesas Altas van ya cinco y en Jarlata, el número de litros suministrados alcanza ya los 58.000, según los registros de los Bomberos de Jaca. También se ha actuado, aunque por problemas técnicos, en Navasa y Bernués.

La provincia de Teruel ha sido la única que no ha tenido que ser abastecida, aunque en Cretas ha sido necesario reducir el suministro de agua potable por la sequía.

Etiquetas
Comentarios