Despliega el menú
Aragón

aragón

Las ayudas al alquiler de la DGA, que tienen en vilo a 5.000 familias, acumulan casi un año de retraso

La DGA espera que 3.507 zaragozanos cobren en agosto y 1.383 oscenses y turolenses, en septiembre

Las ayudas al alquiler vuelven a quedarse sin fondos para atender toda la demanda.
Vista aérea de Zaragoza capital.
Guillermo Mestre

Más de un año ha pasado desde que el Gobierno de Aragón convocó las ayudas financieras al alquiler de 2018, y los solicitantes ni han cobrado ni saben si figuran entre los beneficiarios. El problema está en la compleja tramitación administrativa de este programa que por primera vez se ha convocado para tres años. Así lo explica la directora general de Vivienda en funciones, Mayte Andreu, que lamenta que las ayudas vayan a llegar "tarde y mal", aunque pone en valor la importancia de que estén garantizadas por tres años. En cuanto a los plazos, espera que los 3.507 beneficiarios de Zaragoza puedan cobrar este mismo mes y los 772 de Huesca y los 611 de Teruel, en septiembre. Anunció, de hecho, que en una semana remitirá la documentación a Intervención para que dé el visto y ordene la publicación del listado en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) y, con ello, los pagos.

 La también dirigente de CHA quiso dejar claro que los abonos se están retrasando más de un año por culpa del procedimiento ya que "no hay problemas ni en la concesión ni con el listado". Más de 12.200 familias solicitaron esta ayuda y al final serán, en total, 4.890 las que se beneficiarán de ellas. Aunque se ha agotado la partida presupuestaria, con la aportación de dos millones de euros por parte del Gobierno de Aragón, se han quedado fuera "más de un 50%" de los potenciales beneficiarios que, a pesar de cumplir con los requisitos exigidos, se quedarán sin ella por «falta de presupuesto». 

En Huesca y en Teruel están aún en la fase de subsanación de errores. En total se han cursado 73 notificaciones en las que se pedía a los solicitantes documentación que ratifique que están al corriente de pagos tanto en sus obligaciones tributarias como con la Seguridad Social. Incluso les han avisado a través de mensajes SMS. En algunos casos habían dejado de pagar el alquiler para el que pedían la subvención.

En Zaragoza, la propuesta de concesión de ayudas que aprobó la comisión de valoración del pasado 2 de agosto deja la cifra de beneficiarios en 3.507, y fija el coste global por año en 5.139.308 euros en 2018 y 5.097.984 euros para 2018 y 2019. Desde Vivienda tienen previsto comunicar a los agraciados vía SMS el pago inminente de las ayudas de 2018 y hasta agosto de 2019, y más tarde se abonarán de forma bimestral. "Es gente que lo necesita y la pena es que lleguemos tan tarde. No ha sido por causas imputables a nadie, sino a un todo. Parece que todos los astros se han puesto en contra para que esto no salga adelante", lamentó Andreu. A pesar de ello, aseguró que en Vivienda seguirán trabajando hasta que los beneficiarios tengan ingresados los importes correspondientes en sus cuentas corrientes. 

Andreu no se arrepiente de haber convocado las ayudas de forma plurianual. Recordó que Aragón optó por lanzar dos convocatorias por separado, una general y otra para alquiler joven, con el objetivo de que funcionara como una línea de emancipación. En su opinión, era "necesario" ayudar no solo a los que están en mayor situación de desamparo, sino que también "había que dar una oportunidad a esa gente que trata de salir del hogar familiar y que no ha podido hacerlo todavía".

Dos millones para alquiler joven

La convocatoria de ayuda al alquiler en la modalidad joven repartió 1.994.745 euros entre 1.049 beneficiarios (748 de Zaragoza, 167 de Huesca y 134 de Teruel), en ayudas que ya se han abonado. La modalidad general era más compleja porque se contemplaron perfiles distintos con importes diferenciados, como es el caso de los mayores de 65 años que podían optar a una ayuda del 50% del alquiler.

Aunque no es su competencia, dado que es directora general de Vivienda en funciones, Andreu ha dejado preparada una convocatoria de la línea joven con una apuesta aún mayor. "Tendremos que ver qué pasa con este nuevo gobierno cuatripartito al negociar el presupuesto", reconoció Andreu, que abogó por que la Comunidad dé una "respuesta real, fuerte y arriesgada" a la población que pide soluciones que garanticen su acceso a la vivienda. Reclamó, además, que se tenga en cuenta al colectivo que, a pesar de contar con ingresos de 800 o 900 euros por unidad de convivencia, no se han podido beneficiar de esta convocatoria de ayudas de vivienda.  

Etiquetas
Comentarios