Despliega el menú
Aragón

aniversario

Cien años de movimiento cooperativo en Estadilla

Casi trescientos agricultores de tres comarcas oscenses forman parte de la cooperativa San Lorenzo, que nació en 1919 por la «solidaridad» de los productores.

Patricia Abad y Lourdes Beguer, administrativas de la cooperativa San Lorenzo de Estadilla, junto al gerente, Alfonso Fumaz, y Antonio Cama, su presidente.
Patricia Abad y Lourdes Beguer, administrativas de la cooperativa San Lorenzo de Estadilla, junto al gerente, Alfonso Fumaz, y Antonio Cama, su presidente.
J.L.Pano

La generación de comienzos del siglo XX de Estadilla fue "visionaria". Así explicaba el gerente de la Cooperativa San Lorenzo, Alfonso Fumaz, el nacimiento de tres entidades que en este 2019 cumplen 100 años y que revolucionaron la localidad del Somontano y sentaron las bases del Estadilla actual. En el plano lúdico, se creó la Sociedad Recreativa L’ Aurora, y en el económico, la Comunidad de Regantes de Estadilla (del Canal de Aragón y Cataluña) y la Cooperativa del Campo San Lorenzo. Esta última conmemoraba su primer centenario de vida recientemente con la celebración de una sesión plenaria de la Federación Aragonesa de Cooperativas Agrarias y con la visita del consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, y la alcaldesa Pilar Lleyda.

La cooperativa se constituyó el día 1 de enero de 1919, por iniciativa de Sindicato Agrícola. Los fundadores fueron 64 agricultores que aportaron 5 pesetas cada uno. Su actual presidente, Antonio Camal, destaca que esta cooperativa surgió de un sentimiento de "solidaridad". "La gente vio que tenían que unirse si querían vivir de la agricultura. La muerte de una mula o un burro podía conllevar la venta por parte de una familia de todo su patrimonio al no poder atender los campos. Se acordó que si en una casa se moría el animal, toda la cooperativa le abonaría otro. Era una forma de que todo el mundo estuviera asegurado y de tirar adelante. Pero además supuso ventajas en la comercialización conjunta, de la venta de abonos … ", explica Camal.

El segundo punto de inflexión llegaría en los 60 y 70 con la creación de los regadíos del Canal del Cinca. Es en esos años cuando la cooperativa experimenta un gran auge. Hasta entonces, estaba formada por agricultores de Estadilla y Estada, a los que se sumaron productores de El Grado, Artasona, Olvena, Naval, Costean, Hoz de Barbastro y Enate.

La última ampliación de socios llegaría hace diez años con la incorporación de los agricultores de Fonz, Azanuy –donde cuentan con un almacén– Calasanz y Alins. La cooperativa de Estadilla fue pionera en el territorio y también la primera en disponer de un secadero de maíz.

Diversificación

En la actualidad, cuenta con un total de 272 socios que reciben servicios como la acondicionamiento y comercialización de cereales, la venta de abonos, el alquiler de aperos, el asesoramiento de tratamientos, labores agrarias, la venta de gasóleo o la gestión de olivas para aceite.

Emplea de forma directa a seis trabajadores y comercializa alrededor de 6 millones de kilos de cebada pienso, 200.000 kilos de cebada maltera, 3 millones de kilos de trigo pienso, 250.000 kilos de trigo panificable, 3.5 millones de kilos de maíz pienso, 200.000 kilos de guisante pienso y 1,8 millones de kilos de abonos. En 2018, la facturación fue de unos 4.200.000 euros.

Básicamente la cosecha de cereal se destina a la elaboración de piensos de animales, pero también se quiere potenciar las líneas de la agroalimentación, en especial para la elaboración de pan y de cerveza. En este sentido, hay avanzadas conversaciones con Estrella Damm para adquirir su producción. Y tienen un convenio con la Cooperativa oleícola San Antonio de Barbastro para molturar el aceite de oliva de sus socios.

Etiquetas
Comentarios