Aragón

aragón

Los juzgados y tribunales aragoneses ingresan más de 12.500 causas nuevas cada mes

En 2018 se iniciaron 150.330 asuntos y se dictaron 34.649 sentencias. Aunque los procesos relacionados con la crisis económica han bajado, siguen representando un volumen importante.

Palacio de los Luna o Condes de Morata en Zaragoza, sede del TSJA
Palacio de los Luna o Condes de Morata en Zaragoza, sede del TSJA
Guillermo Mestre

La justicia aragonesa experimentó el año pasado un ligero descenso de la carga de trabajo al llegar a los juzgados 150.330 asuntos, alrededor de 1.600 menos que en 2017. Son datos del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) que destaca que, a pesar del leve descenso de la actividad a nivel global, algunas jurisdicciones tienen una carga de trabajo considerable.

Es el caso de los juzgados de lo Civil, que en 2018 recibieron más asuntos que en el ejercicio inmediatamente anterior. El informe de actividad del TSJA relaciona esta circunstancia con el "importantísimo" número de demandas por las cláusulas abusivas de algunas hipotecas.

Otro de los órdenes con más asuntos pendientes de lo deseable es el Social.Estos juzgados siguen sufriendo los ecos de la crisis económica, que multiplicó su actividad entre 2008 y 2013. A partir de ese año se ha ido experimentando un descenso de las causas ejercicio a ejercicio, lo que les ha permitido situarse muy cerca de las tramitaciones que realizaban antes de la recesión, de acuerdo con el TSJA.

La situación en los órganos civiles contrasta con la que viven sus compañeros del orden penal, que han visto cómo cae considerablemente el número de asuntos nuevos que llegan a sus despachos gracias a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que se hizo en 2015 para evitar que llegaran a los juzgados de instrucción los atestados sin autor conocido.

Este cambio legal ha incidido directamente sobre el número de autos que dictan los magistrados: en los años previos al cambio se superaba ampliamente la cifra de 100.000 autos por año, mientras que desde 2016 se sitúan en torno a 70.000.

En última memoria judicial de Aragón, el presidente del TSJA, el magistrado Manuel Bellido, afirma que el año pasado la Administración de Justicia tuvo que hacer frente a varios "problemas organizativos y de funcionamiento". "La mayoría de ellos se arrastran desde hace décadas", apunta Bellido, que cita la necesidad de un nuevo modelo de organización judicial para usar de forma "más eficiente" los recursos, una planta judicial insuficiente para atender con rapidez los asuntos y escasez de medios personales y materiales, entre otros.

La implantación de Avantius

Pero no todo fueron problemas. Para Bellido, en 2018 se dio en Aragón "uno de los mayores impulsos que se recuerdan en la modernización de la Administración de Justicia" con la implantación del sistema Avantius de gestión procesal. El presidente del TSJA reconoce que "queda mucho por hacer para que pueda calificarse como un éxito" porque hay que mejorar algunas aplicaciones, aunque se muestra "optimista" sobre la mejora del programa. En este sentido, el juez decano de Zaragoza, Roberto Esteban, propone en un documento adjunto a la memoria del TSJA, que sacarle "el máximo rendimiento" a Avantius pasa por más formación y atención personalizada.

En su informe, Esteban también valora los hitos del pasado año en los juzgados de la capital aragonesa y son especialmente preocupantes las manifestaciones que realiza sobre el Juzgado de Primera Instancia número 12, que atiende en exclusividad las cláusulas suelo. El decano denuncia que la situación de este órgano es "insostenible" y que su titular tiene una cantidad de trabajo "ingente" que no puede sacar adelante ni con los refuerzos que le han sido asignados.

Roberto Esteban también observa cargas de trabajo excesivas en otros órganos judiciales y por ello afirma que resulta "evidente" la necesidad de crear tres juzgados más en la capital aragonesa: dos de Primera Instancia y uno de Violencia sobre la Mujer y recomendable la puesta en marcha de dos más, uno de lo Social y otro de lo Penal.

Sobre los juzgados que conocen de los casos de violencia de género, el decano explica que el año pasado experimentaron un repunte de los casos que reciben. Además, Esteban hace otra recomendación relacionada con estos órganos: señala que habría que mejorar las salas de espera de familiares y testigos de las partes en conflicto para que no coincidan y que se debería poner en marcha un servicio asistencia para los menores que acompañan a los implicados y que en muchos casos son considerados víctimas de la violencia que ejercen los maltratadores.

De acuerdo con el TSJA, el año pasado se dictaron en Aragón 34.649 sentencias, lo que arroja una media de 309 fallos por cada órgano judicial de la Comunidad.

Etiquetas
Comentarios