Aragón

TARAZONA Y EL MONCAYO

Las reses regresan a Grisel en la tercera trashumancia

Cuarenta caballistas han vigilado el ganado durante el recorrido por los campos hasta el casco urbano.

Caballistas y toros se dirigen hacia Grisel a través de campos.
Caballistas y toros se dirigen hacia Grisel a través de campos.
Nora Bermejo

La localidad de Grisel, en la comarca de Tarazona y el Moncayo, ha celebrado con éxito su tercera trashumancia este domingo. La jornada ha comenzado con la concentración de los caballistas, un almuerzo popular, y la salida al campo al encuentro del ganado. Después, personas y animales han entrado al pueblo, hasta la plaza junto al ayuntamiento.

“Ha sido impresionante, con cerca de cuarenta caballos y nueve toros. No son toros de lidia y tampoco son mansos, pero no dejan de ser toros, y los animales son impredecibles”, ha explicado el alcalde griselero, Javier Martínez Durán, quien ha vivido una mañana de nervios.

Finalmente, todo ha salido sin ningún tipo de incidente. “Te pones nervioso por la responsabilidad, porque no quieres que le ocurra nada a nadie, pero contento de que venga mucha porque el pueblo hoy está como nunca, y la gente se lo ha pasado bien. Hemos almorzado, hemos andado, y ha salido todo bien”, ha resumido el primer edil de Grisel.

Las fiestas patronales en honor de Nuestra Señora de la Asunción y San Roque terminaron oficialmente el sábado después de cuatro jornadas, pero este acto entraba dentro de la programación festiva. “Queríamos hacerlo en domingo, pero otro día más de fiestas nos parecía excesivo. Las fechas nos condicionan”, ha dicho Martínez Durán.

El balance de fiestas es “muy positivo”. “Este año hemos estado cenando 270 personas, es decir, sesenta más que el año pasado, ha habido muchísima más gente a todos los niveles. Han venido personas que siendo de Grisel no venían, y ahora vienen, y eso para nosotros es un privilegio”, ha concluido el alcalde de Grisel.

Etiquetas
Comentarios