Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

salud

El éxodo de médicos aragoneses al extranjero no se frena

Los datos publicados por la Organización Médica Colegial evidencian un continuo aumento de médicos que solicitan un permiso para trabajar fuera de España: hasta 48 en los primeros siete meses del año.

Physician noting down symptoms of a patient
Imagen de archivo.
rawpixel.com

En Aragón se titulan más médicos de los que después pueden acceder a la formación como residentes. Este problema, criticado por las facultades de medicina, los colegios profesionales y los sindicatos, es una de las razones que impulsa a los facultativos a trabajar en el extranjero. Las condiciones laborales y económicas son otros de los inconvenientes para continuar ejerciendo la profesión en España. Según los últimos datos publicados por la Organización Médica Colegial (OMC), durante los siete primeros meses del año, se han solicitado un total de 48 certificados de idoneidad a los colegios profesionales de la Comunidad (40 en Zaragoza, 4 en Teruel y otros tantos en Huesca). Este documento es necesario para que los facultativos puedan ejercer en el extranjero.

Esta cifra es ligeramente superior a la registrada hace un año y contrasta con las dificultades que tiene el Salud para cubrir todas las plazas de profesionales. Durante el primer semestre de 2018, se habían pedido 41 certificados de idoneidad profesional en Aragón (40 en Zaragoza y uno en Teruel). Esto supone un aumento del 17%, aunque es necesario destacar que en el balance del actual año se ha tenido en cuenta también los datos recogidos en julio, es decir, un mes más. Todo ello vendría a confirmar una tendencia que también se percibe a nivel nacional. En los siete primeros meses de 2019, la OMC ha expedido un total de 2.540 certificados de idoneidad a médicos para salir al extranjero, una cifra que supone un aumento del 20% respecto al año anterior (2.115) en las mismas fechas.

Las condiciones laborales y el hecho de que haya una importante diferencia entre el volumen de facultativos egresados y plazas de residentes ofertadas son algunas de las cuestiones más señaladas por los colegios y sindicatos. No hay que olvidar que para poder ejercer la medicina en la salud pública es necesario haber superado la correspondiente residencia. “La facultad de Medicina es la única titulación que no faculta. Los recién titulados solo puede ejercer en la privada”, recordaba recientemente Javier Lanuza, decano de la faculta de Medicina de la Universidad de Zaragoza. Al mismo tiempo, subrayaba que el “tapón” se encuentra en el MIR: “Hay menos plazas que egresados”. Por ello, abogaba por aumentar el número de vacantes MIR y por no aumentar los números clausos de las titulaciones de medicina.

De momento, parece que tanto el Ministerio de Sanidad como las comunidades autónomas están trabajando en ambas líneas. El acuerdo alcanzado a finales de julio matiza que Aragón tendrá 315 vacantes para sanitarios residentes a partir de la próxima convocatoria. Lo que supone un aumento de 57 plazas en comparación con el año anterior. Hasta 39 de ellas irán destinadas a médicos. Según especificaron desde el departamento de Sanidad del Gobierno del Gobierno de Aragón, Medicina Familiar y Comunitaria tendrá 12 más, Traumatología contará con 3 más, al igual que Geriatría. También aumentarán las vacantes de Oftalmología, con dos más; y Anestesiología, una adicional.

Se espera que esta medida pueda favorecer la entrada de especialistas en la sanidad pública y, por lo tanto, que un menor número de médicos tengan que emigrar al extranjero en busca de opciones laborales. Según los datos de la OMC, más del 65% de los facultativos que solicitan el certificado de idoneidad lo hacen para poder trabajar en el extranjero. Por su parte, un 10% lo piden para formar parte de grupos de cooperación , otro 10% para realizar determinados trámites administrativos y un 5% para estudiar. La mayoría de ellos son mujeres (50,3%) de menos de 35 años (40%).

Mejoras laborales

La situación laboral de los médicos también es determinante para que elijan su futuro. “En otros países de Europa les ofrecen más salario y mejores condiciones, con una mayor flexibilidad a la hora de organizar turnos y guardias”, explica Evangelino Navarro, representante de Sanidad de CSIF Aragón. Una cuestión que supone un importante aliciente para los más jóvenes. De hecho, hasta las condiciones existentes entre unas comunidades y otras son diferentes: “Una guardia se cobra en Aragón a 19 euros la hora, mientras que en Murcia se perciben más de 26. Teniendo en cuenta que son 17 euros, la diferencia es de unos 150 euros en una sola jornada".

“Además, los egresados españoles han recibido una buena formación y, por lo tanto, son muy valorados en el mercado europeo”, puntualiza. Desde su punto de vista, para evitar que se mantenga esta fuga de médicos es necesario que se les mejoren las condiciones laborales, con opciones como acumulaciones de jornadas, y se les incremente el salario. “Si queremos una sanidad de calidad, hay que pagarla”, recuerda.

Etiquetas
Comentarios