Aragón

Tercer Milenio

innovación

Se buscan mecenas para lanzar al mercado el robot educativo fabricado en Aragón

Los inventores del juguete didáctico ‘Los Ifs’, que enseña a programar a niños que incluso no saben aún leer, impulsan una campaña para recaudar 300.000 euros que permitan fabricar mil unidades. Aspiran a convertirlo en el regalo estrella de los Reyes Magos en 2020.

La familia de 'Los Ifs' aspira a ser el regalo estrella en los Reyes de 2020.
La familia de 'Los Ifs' aspira a ser el regalo estrella en los Reyes de 2020.
Makeroni

“A las niñas y niños hay que darles unas nociones y que ellos mismos sientan esa curiosidad, que quieran seguir investigando”. La disciplina de María Montessori ha inspirado a lo largo de los años a muchos docentes y está también detrás de uno de los juguetes educativos ‘made in Aragón’ que está llamado a revolucionar el mundo de la robótica: la familia de ‘Los Ifs’, que permite a los niños programar aplicando el pensamiento lógico antes, incluso, de saber leer.

La familia se compone de cuatro robots con sensores -Emma, Noah, Holly y Liam-  y todos ellos reprogramables a través de unas simples piezas, utilizando un nuevo método de interacción sin pantallas. Combinando unas fichas que los niños colocan en la cabeza de cada uno de los personajes, los robots dan luz, vibran, activan alertas, emiten sonidos, cantan y hasta pueden comunicarse entre ellos… Es programación tangible: basta con intercambiar las fichas en las ranuras para ir descubriendo y creando todo un mundo de sorpresas.

Los padres de esta particular familia, el inventor Luis Martín, la ingeniera Esther Borao, el programador Fergus Reig y el físico Borja Latorre, llevan ya más de dos años trabajando en torno al producto en su tiempo libre. “Desarrollamos la idea en la asociación Makeroni Labs y poco a poco ha ido creciendo. Con los distintos reconocimientos que hemos ido obteniendo a lo largo de todo el proceso, hace en torno a un año pudimos lanzar los primeros prototipos”, cuenta Martín.

Y la acogida está siendo muy positiva. Pudieron enseñarlos incluso en Sillicon Valley, a donde viajaron gracias a su participación en un programa de emprendedores del Banco Santander. Tras encadenar varios premios nacionales de innovación y emprendimiento, como el Iberus-CLH Emprende, el Ideas Camp, o el Elle Talent Proyecto y con el apoyo recibido en su día por parte del Ayuntamiento de la capital aragonesa, ahora preparan ya su lanzamiento al mercado.

¿El reto? Conseguir los aproximadamente 300.000 euros que requiere la fabricación de mil unidades, incluyendo todo el sistema: diseño, electrónica, moldes… Para lograr esa financiación, inaccesible a sus posibilidades, pasado el verano lanzarán una campaña en la plataforma de crowfunding creativo ‘Kickstarter’. En un mes activa, confían en despertar el interés de potenciales compradores y poder llegar a la ansiada cifra que dará alas a su sueño.

Con ese objetivo, han elaborado un vídeo explicativo y piden “toda la colaboración posible” para conseguir cuanto antes una larga lista de personas interesadas en el producto. Para ello, animan a seguir desde ya las andanzas de estos simpáticos robots en sus redes sociales: @playtheifs; https://m.facebook.com/playtheifs y https://instagram.com/playtheifs. Todo el proyecto puede consultarse, además, en la web de la familia Ifs. 

La idea primitiva de crear un juguete educativo orientado a la tecnología y a la robótica nació en Aragón y aquí quieren que vea, definitivamente, la luz, instalando también la producción. Según explica Martín, ya han contactado con varias empresas de la Comunidad y disponen del estudio completo de fabricación para no perder tiempo una vez dispongan del presupuesto.

Conseguida la financiación, bastará un año para entregar el producto, por lo que los robots podrían estar en las jugueterías y en las casas de medio mundo a finales de 2020. “Queremos que ese año nuestra familia robótica sea el regalo estrella de los Reyes Magos, aunque solo verlo en las estanterías de las tiendas ya será un sueño”, comenta este ingeniero-inventor.

Por el momento, ya hay varios profesores aragoneses que han mostrado interés en el proyecto por sus posibilidades para la enseñanza en las aulas. De este modo, sus creadores se están planteando la organización de talleres que sirvan de demostración para eventuales propuestas de utilización en centros educativos.

Y es que el juguete, según destacan sus inventores, potencia el pensamiento lógico mediante el juego y acerca la tecnología a los más pequeños, agudizando el ingenio y la creatividad e introduciendo a los más pequeños en conocimientos de robótica y programación.

Codificar jugando

Pero, ¿cómo se juega? Los Ifs traen unas fichas electrónicas temáticas de animales, colores, instrumentos musicales… La mitad de las fichas indican el condicionante (IF) y la otra mitad, la consecuencia (Then). 

Eligiendo correctamente la combinación de las dos fichas, e introduciéndolas en la cabeza de los juguetes, se establecerá una norma lógica y el robot actuará según lo indicado. De esta forma, los niños codificarán aquello que quieran que se cumpla, como sucede en la programación. Las posibilidades son muy variadas, y mientras juegan e inventan sus historias, hacen bucles, secuencias y algoritmos. “Es el juguete para los científicos del mañana”, aseguran sus impulsores.

Los padres de estas criaturas ya tienen exitosas experiencias previas en el mundo de la invención y la innovación. Desde el local de la Magdalena, en Zaragoza, donde está instalada la asociación Makeroni, idearon hace ya tres años una brújula inteligente para ciclistas. Bautizada como Haize, consiguió 80.000 euros gracias a las mil personas que se interesaron por el invento, que aún no había salido de fábrica.

También de ese laboratorio de ideas surgió el proyecto ‘Eye of Horus’, que ganó en su día el concurso internacional de la Agencia Espacial NASA. Se trataba de un dispositivo de asistencia visual que permitía al usuario controlar objetos con la mirada. 

Ahora, piden ayuda para dar vida a esta simpática familia de robots, que ayudará a los niños a "dejar de ser simples usuarios de la tecnología para convertirse en los creadores del futuro que está por venir" . 

Etiquetas
Comentarios