Aragón

política regional

Olona es (de nuevo) consejero

Fue titular de Desarrollo Rural y Sostenibiliad y vuelve a ocupar la misma consejería, que recupera el nombre de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.

Joaquín Olona es el nuevo consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.
Joaquín Olona es el nuevo consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.
Oliver Duch

Joaquín Olona forma parte (de nuevo) del Gobierno (esta vez cuatripartito) de Javier Lambán. Y ocupará (de nuevo) el despacho del edificio de la plaza San Pedro Nolasco de Zaragoza. Pero, aunque sus atribuciones seguirán siendo las mismas, no todo continuará igual. Su departamento ya no tiene como nombre el de Desarrollo Rural y Sostenibilidad. Como siempre había demandado el sector agrario de la Comunidad, la consejería que (vuelve a) ocupar este ingeniero agrónomo de 60 años, que hasta su llegada al Ejecutivo autónomo siempre había desarrollado su actividad en el sector privado, es ahora el titular de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente. «Sin olvidar la alimentación», –dice– «aunque todo no se puede poner en el nombre». La nueva denominación es , sin duda, un guiño al sector. «Un mensaje más claro», lo califica Olona, que explica, además, que durante la pasada legislatura ya se dejó claro que el desarrollo rural y la sostenibilidad son objetivos transversales de todo el Gobierno, y no solo preocupación de una consejería. Dado que se sentará en el mismo sillón, su gestión será, como no podía ser de otra manera, continuista en cuanto a las ‘grandes’ prioridades del departamento. Y la mayor de todas ellas es la reforma de la PAC, para la que el consejero aragonés ha defendido a capa y espada durante los últimos cuatro años una propuesta «ambiciosa y valiente» que basa la distribución de las ayudas directas de Bruselas en función de la renta de los agricultores y aboga por la eliminación de unos injustos derechos históricos.

Si en la legislatura pasada Olona defendió con «firmeza y total convicción» su propuesta, en esta nueva etapa «todavía con más razón», señala. Y es que, en opinión del consejero, para la PAC «es la hora de la verdad», porque es en los próximos años «y de forma más acelerada» en los que se va a producir una reforma en toda su amplitud. Olona quiere abrir además el melón de la representatividad agraria, ya que en estos momentos la interlocución con los agentes sociales del sector se realiza en base a unas elecciones que se celebraron en 2003. Quiere para ello contar con el consenso de las organizaciones agrarias tanto porque habrá que decidir cómo se mide esa representación –elecciones sí o no y cómo se pagan– como porque existe un patrimonio –generado por los propios agricultores– al que hay que dar un destino. Olona, que asegura estar «contento» con su continuidad en el departamento, reconoce que el nuevo Gobierno cuatripartito también supone un «reto». Lo será también la gestión de su consejería, en la que la dirección general de Medio Ambiente estará en manos de Podemos.

«De las 132 medidas programáticas del pacto de Gobierno, 25 son del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente», señala el consejero, que reitera que centrara todos sus esfuerzos en alcanzar acuerdos. Entre sus objetivos de trabajo destaca además la necesidad de arbitrar medidas que faciliten el acceso a la tierra, la concentración parcelaria y un impulso de los regadíos mediante el nuevo modelo de financiación establecido en la Comunidad.

Ganadería extensiva

El consejero es consciente también de que en este nuevo Gobierno su departamento tiene que intentar cerrar algunos de los frentes que se han abierto con su paso a los mandos de la política agraria aragonesa. Uno de ellos es el desencuentro que mantiene con los ganaderos de extensivo, hartos de ‘pagar’ con sus rebaños la presencia en la Comunidad de especies protegidas que atacan a sus animales. «Frente a la reintroducción del oso ya me he manifestado abiertamente en contra», destaca Olona, que reconoce también que entiende la postura de los ganaderos ante la presencia del lobo, porque supone un coste para el sector que no puede ser a expensas de los bolsillos de los productores. Pero insiste en que todas las medidas que se tomen «tendrán que ser ajustadas a la normativa y teniendo siempre en cuenta que se trata de dos especies protegidas».

Etiquetas
Comentarios