Aragón

servicios sociales

Dependientes y personas con discapacidad ya pueden solicitar ayudas para adaptar su vivienda y mejorar su autonomía personal

El IASS convoca las prestaciones para transporte, eliminación de barreras y compra de material tecnológico.   
​Hay un mes para presentar las solicitudes, que cuentan con una línea de subvenciones de 250.000 euros. 

Una residencia de ancianos.
Las ayudas van dirigidas a personas con discapacidad o dependientes.
Aránzazu Navarro

La pretendida accesibilidad universal es todavía un reto por el que luchan con ahínco las entidades del tercer sector y las distintas administraciones. Las personas dependientes o que presentan algún tipo de discapacidad se enfrentan aún a muchos problemas para desenvolverse en el día a día, que dificultan su participación plena en todos los ámbitos de la sociedad.

Para remover esos obstáculos y facilitar la autonomía personal, el Instituto Aragonés de Servicios Sociales acaba de lanzar una nueva convocatoria de ayudas. Adaptar un baño, instalar una grúa con arnés, trasladarse a rehabilitación o adquirir una tableta, entre otros supuestos, podrán financiarse gracias a esta línea de subvenciones.

Las prestaciones incluyen ayudas de transporte, de movilidad, eliminación de barreras arquitectónicas y adaptación funcional de la vivienda habitual, así como para la compra de material técnico y tecnológico de apoyo. También se engloban otras subvenciones destinadas a facilitar el desenvolvimiento personal y mejorar el bienestar físico, personal y social.

Podrán solicitarlas las personas que tengan reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33% y quienes tengan resolución que les reconozca la valoración de dependencia en grado II y III. Habrán de estar empadronados, con al menos un año de antelación, y residir en Aragón.

Eso sí, quedan excluidas de la convocatoria las personas que ocupen plaza en un centro de atención residencial con carácter permanente. Además, las ayudas serán incompatibles con otras de la misma naturaleza y finalidad, provengan de entidades públicas o privadas.

Los interesados tienen un mes, a partir de este miércoles, para presentar las solicitudes ante las direcciones provinciales del IASS, en las que deberán aportar la documentación que acredite sus ingresos y los de los familiares en primer grado de consanguinidad. Además, tendrán que incorporar las facturas que demuestren los gastos efectuados y que son susceptibles de ayuda económica.

Será una comisión quien baremará en función de la situación personal, económica, familiar y social de los solicitantes, dado que la cuantía total de la convocatoria es limitada. De hecho, no se ha incrementado respecto a ejercicios anteriores y se mantiene en 250.000 euros

Eso sí, llegado el momento, la DGA podrá conceder subvenciones por una cuantía adicional sin necesidad de lanzar una nueva convocatoria. Para resolver las peticiones que puedan llegarle, la administración dispone de un plazo máximo de cuatro meses.

Ordenador, grúas y pañales

¿Qué ayudas pueden solicitarse? Para adaptar la vivienda habitual en la que se esté empadronado, podrán pedirse hasta 1.800 euros para construir un baño adaptado y 1.500 si se reforma la cocina o se instala una plataforma o silla salva-escaleras. Para habilitar rampas, ensanchar, cambiar o colocar puertas automáticas, la cuantía será de 600 euros.

En cuanto a movilidad, hasta 2.200 euros podrán justificarse por adaptación de vehículo. Podrá solicitarse, además, el pago de 65 euros mensuales en concepto de transporte para rehabilitación: para tratamiento en el IASS y centros concertados, ya sea para atención temprana, centros de día o centro ocupacional.

Con el objetivo de mejorar el día a día de los dependientes y personas con algún tipo de discapacidad, se han previsto ayudas, en determinados supuestos, de hasta 500 euros anuales por la compra de pañales, 350 para gafas y lentillas no desechables, y hasta 1.000 euros para audífonos.

También se financiará con hasta 400 euros la adquisición de sillas adaptadas, en el caso de menores de edad con lesiones cerebrales, y el mantenimiento de implantes cocleares (hasta 150 euros para baterías y pilas).

Asimismo, son susceptibles de ayuda la compra de elementos de apoyo técnicos y tecnológicos. Así, por ejemplo, las personas con deficiencias motrices o sensoriales o con problemas graves de comunicación podrán recibir hasta 300 euros para hacerse con un ordenador (mayores de 16 años) o 100 euros en el caso de tabletas (para niños de entre 6 y 16 años). La adquisición de procesadores de palabras o comunicadores se subvencionará con hasta 1.800 euros.

Además, se financiará la instalación de grúas con arnés (hasta 700 euros); somieres articulados (hasta 350) y colchones de aire antiescaras (hasta 100) para personas que tengan reconocidas dificultades de movilidad. Todos los requisitos y cuantías pueden consultarse en este enlace.

Las prestaciones están dirigidas a facilitar la autonomía personal de las personas dependientes, tal y como prevé la ley estatal de la Dependencia (que faculta a las Comunidades Autónomas a conceder ayudas) y la recién estrenada norma de Derechos y Garantías de las personas con discapacidad en Aragón, que durante años fue una reivindicación de los colectivos que trabajan con la discapacidad en la Comunidad. 

Esta normativa, aprobada por unanimidad en mayo en las Cortes de Aragón, prevé la financiación de los gastos derivados de la adquisición de ayudas técnicas, asistencia en centros, ayudas a la movilidad y a la comunicación, así como aquellas otras que favorezcan la inclusión social de las personas con discapacidad. Con el objetivo -cita expresamente la ley- de “garantizar a las personas con discapacidad la máxima integración y el establecimiento de vínculos familiares y sociales normalizados”.

Etiquetas
Comentarios