Despliega el menú
Aragón

ayuntamiento

Zaragoza refuerza la presencia policial en el Oliver ante el aumento de los robos

Los agentes patrullarán a pie con más frecuencia para provocar un efecto disuasorio. Las asociaciones alertan de que los hurtos aumentan y de que hay vecinos que no denuncian «por miedo».

Un coche patrulla, en la calle de Antonio Leyva del barrio Oliver.
Un coche patrulla, en la calle de Antonio Leyva del barrio Oliver.
José Miguel Marco

La Policía Local ha intensificado su trabajo y, además, su presencia se ha hecho más evidente en el barrio Oliver desde la semana pasada. El Ayuntamiento de Zaragoza ha ordenado que haya más agentes por las calles y que patrullen a pie, después de que las asociaciones de vecinos del barrio hayan alertado del incremento de la inseguridad en las últimas semanas, en las que se han registrado una veintena de hurtos y robos, principalmente a personas mayores.

Por poner algún ejemplo, relatan que la semana pasada un atracador siguió a una señora a la salida de un supermercado y se quedó con los 50 euros que llevaba en la cartera, tras arrebatarle su bolso con un tirón en la calle de Obispo Paterno. Solo unos días después, otra mujer mayor sufrió un robo en el interior de un cajero automático, donde se le llevaron 150 euros.

Afortunadamente, estas dos vecinas no sufrieron daños físicos, pero en otras ocasiones no ha sucedido lo mismo. En el recuerdo del barrio Oliver está Pilar, la mujer de 86 años que falleció en 2015 tras golpearse con el suelo en el atraco que sufrió por parte de dos menores de edad.

«Van a por víctimas que son gente que no se puede valer, no puede correr, no tiene la vista bien, no tiene capacidad de reacción... Además, luego tienen miedo a denunciar, porque los chavales viven a tres calles», señala Antonio García-Moreno, de la asociación Oliver Centenario.

Los problemas de seguridad no son ni mucho menos nuevos en esta zona. Según este representante vecinal, hay una «carencia de policías». A su juicio, es necesario que los agentes «pateen las calles» con mayor frecuencia para tener un efecto disuasorio en los potenciales delincuentes.

Ante el repunte de la delincuencia durante las últimas semanas, algunos vecinos se pusieron en contacto con el Ayuntamiento para solicitar una mayor presencia policial en las calles. Patricia Cavero, presidenta de la junta de distrito y encargada de la Policía Local, se reunió con ellos ayer y aseguró que «se han reforzado los efectivos, con vigilancia por la mañana y por la tarde y con agentes de la UAPO por las noches».

Una de las novedades es que se van a incrementar las rondas de vigilancia policial que se hacen a pie, en lugar de en el coche patrulla. «Se hace más visible y cercana al ciudadano, y además tiene un efecto preventivo y disuasorio», señaló la concejal del PP. Según dijo, se trata de un modelo «más de policía de barrio», que es el que pretenden implantar en toda la ciudad.

La presidenta de la junta de distrito señaló que las zonas más conflictivas del Oliver son el entorno de calles como Antonio Leyva o Gabriela Mistral, pero también alertó de que la delincuencia y los problemas de convivencia se han extendido a otras partes del barrio que hasta ahora eran más tranquilas, e incluso a zonas cercanas como Miralbueno o Valdefierro.

Etiquetas
Comentarios