Aragón

política

La consejera de Ciencia: "Hay que repensar la financiación de la Universidad de Zaragoza"

Maru Díaz asume el reto con "responsabilidad" y "entusiasmo" pero también con "vértigo". 

Maru Díaz, durante la entrevista con HERALDO este martes, en la sede de Podemos.
Maru Díaz, durante la entrevista con HERALDO este martes, en la sede de Podemos.
Aránzazu Navarro

¿Cuáles son sus prioridades para la Consejería que asume?

Es un departamento con tres patas. En Ciencia, lo más importante es desarrollar el Pacto por la Ciencia, lo que implica una estabilización de la financiación; una programación anual, o mejor plurianual, de todas las convocatorias y asegurar que los fondos llegan en tiempo y forma, que es lo que necesitan los investigadores para poder trabajar. En Universidad hay que repensar la financiación. La institución tiene un déficit en el capítulo 1 (el de gasto de personal) que tendremos que afrontar en una modificación de la Ley de Ordenación del Sistema Universitario. Y también, en nuestra idea de que la Universidad debe ser un derecho universal, tendremos que avanzar en la reducción de los precios de las tasas.

¿Para cuándo una administración cien por cien electrónica?

La sociedad del conocimiento es el tercer eje de la consejería y al que hay que darle un empujón fundamental porque va a a determinar todo el proceso de digitalización de Aragón y de la administración electrónica. Para mí, el primer reto es llevar la banda ancha a todo el medio rural; asegurar que llegue a todos los pueblos. Ahí es donde hay que dar un salto de calidad porque hay otros países como Estonia, con la misma población y territorio que Aragón, que han conseguido una administración cien por cien electrónica.

¿Cree que habrá margen de maniobra para aumentar la financiación de la Universidad?

Tendremos que intentarlo. Primero habrá que ver si hay Gobierno en Madrid y se aprueban los presupuestos para que a las autonomías nos lleguen fondos. Pero hay que hacer el esfuerzo para conseguir el dinero necesario porque nadie se imagina un hospital en el que parte de la plantilla no sea sufragada por las arcas públicas. Y no se entiende que en una Universidad, el coste de personal no sea asumido y que esto esté repercutiendo en contratos de baja calidad, en la precarización de unos profesionales de primera fila que luego ‘vendemos’ orgullosamente como marca Aragón.

La Ley de la Ciencia está aprobada, pero falta desarrollarla. ¿Por dónde se plantea comenzar?

Lo que nos piden los investigadores es que se estabilicen las convocatorias de subvenciones. Ya no están pidiendo más dinero, que también, sino que haya una planificación y estabilización de las convocatorias. Que la gente sepa cuando empiece el año a qué concursos y becas va a poder concurrir, en qué plazos van a salir y con cuánto tiempo se le van a dar los fondos.

¿Va a mantener la estructura de financiación plurianual decidida por su antecesora para los grupos e institutos de investigación?

La plurianualidad para los grupos de investigación fue una petición de Podemos y seguimos pensando que es fundamental para que los investigadores no se pasen más tiempo rellenando papeles para volver a pedir las ayudas que haciendo su trabajo, que es investigar. Pero esto es solo el principio. Ahora es plurianual, pero tampoco sabemos cuándo salen y se resuelven las convocatorias. Por eso hay que establecer un calendario fijo, que permita a los investigadores no estar pendientes del BOA, sino de sus investigaciones.

Esa es una queja recurrente. Los científicos critican el descontrol en las fechas de las convocatorias y, a veces, su solapamiento.

Hay que intentar coordinar calendarios. Madrid también está en esta línea. El anterior ministro ya decía que el problema que tiene la ciencia en España es que no es previsible. Y sin cierto grado de previsibilidad es imposible investigar; hay que intentar coordinarse con los organismos estatales y también con los europeos.

"Cuando se afrontan retos es humano sentir vértigo"

Maru Díaz afronta su nombramiento como nueva consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón con ganas y fuerza. Asegura que las áreas de su departamento no le son ajenas: son entornos en los que se siente cómoda y recuerda que entró en política desde la Universidad, donde conoce a muchos de sus docentes e investigadores y comparte sus inquietudes.

No tiene reparos en reconocer que, pese al entusiasmo y al compromiso de hacer un buen trabajo, siente vértigo por la tarea asumida y porque nunca hasta ahora ha tenido responsabilidades de gestión. "Cuando uno afronta retos siente vértigo –dice–. Y eso no solo es humano, sino que demuestra que es consciente de la magnitud a la que se enfrenta". "Yo conozco el área y lo voy a hacer lo mejor posible –afirma–, y me voy a rodear de gente que sabe, muy técnica. Negar que siento cierto vértigo no nos haría un favor a nadie porque es verdad que es la primera vez que asumo una responsabilidad de gestión. Y es un reto". Con la misma naturalidad defiende lo hecho en la consejería por su antecesora, Pilar Alegría (PSOE). "La legislatura de Alegría ha sido una buena legislatura. Gran parte de lo que se ha logrado en Universidad, Innovación e Investigación va a continuar. Donde hay que dar un salto cualitativo es en la administración electrónica", explica. 

Etiquetas
Comentarios