Despliega el menú
Aragón

medio ambiente

Las denuncias por hacer fuego sin permiso en Aragón se multiplican en verano y ya van más de 60 este año

Desde el pasado 1 de abril hasta la fecha, el Seprona ha denunciado 22 negligencias en Huesca, 13 en Teruel y 5 en Zaragoza, a las que se suman las 27 realizadas por los agentes forestales. Las autoridades insisten en la prohibición de hacer fuego en época de riesgo y dan algunos consejos para concienciar a la población.

Los Agentes para la Protección de la Naturaleza en Aragón denunciaron a unos excursionistas el pasado fin de semana en el ibón de Escarpinosa, dentro del Parque Natural Posets - Maladeta.
Los Agentes para la Protección de la Naturaleza en Aragón denunciaron a unos excursionistas el pasado fin de semana en el ibón de Escarpinosa, dentro del Parque Natural Posets - Maladeta.
Asociación de Agentes para la Protección de la Naturaleza en Aragón (A. A. P. N. A.)

Las denuncias por hacer fuego sin autorización en el medio natural se "multiplican" en Aragón con la llegada del buen tiempo, lo que coincide además con la época de mayor riesgo de incendios. "Por desgracia, es algo bastante habitual porque hay más gente en la naturaleza y está todo relacionado con la afluencia de público (los fuegos, las acampadas, el tema de la pesca...) que genera problemas medioambientales sobre todo ahora en verano", advierten desde la Asociación profesional de agentes para la protección de la naturaleza en Aragón (Aapna), cuyos miembros sorprendieron el pasado fin de semana a varios excursionistas de acampada (fuera de horario) haciendo una barbacoa en el Ibón de Escarpinosa, dentro del Parque Natural Posets - Maladeta.

Según datos del Gobierno de Aragón, los agentes para la protección de la naturaleza abrieron nueve expedientes sancionadores en 2018 por barbacoas negligentes en Teruel; en 2019 no se ha abierto todavía ninguno. Por el contrario, en la provincia de Huesca hubo 30 en 2018 y 7 en lo que va de 2019, "todas ellas por sanciones leves", explican. En Zaragoza, el número de denuncias a día de hoy asciende a un total de 20. En 2018 fueron 43. "En general, la época en la que se constatan más denuncias es en los meses de verano y las sanciones, con arreglo a la Ley de Montes de Aragón, oscilan entre los 100 y los 1.000 euros (en el caso de infracciones leves), siendo la cuantía estándar de 200 euros, aunque podría verse aumentada o disminuida en función de las circunstancias", detallan fuentes del departamento de Desarrollo Rural. 

Según indican los agentes, las zonas más problemáticas -donde este tipo de situaciones se han vuelto ya "habituales"- son precisamente los parques naturales del Pirineo, como Ordesa y la zona de Guara, pero también el Matarraña y el Moncayo, donde se produce por estas fechas un repunte de población por el atractivo turístico de la zona.

Los motivos más recurrentes que terminan en denuncia suelen ser barbacoas, acampadas que incumplen la regulación que establece cada espacio protegido, la motorización por pistas señalizadas como prohibidas o el aparcamiento en espacios naturales fuera de los lugares habilitados para ello. "A veces nos taponan y nos cierran pistas por las que luego nosotros pasamos con los camiones para hacer nuestra labor por temas de incendios o dejan los coches en la cuneta y se origina algún escape por los catalizadores", añaden los agentes, quienes recuerdan que las barbacoas en el medio natural sin ningún tipo de protección están prohibidas durante todo el año. La excepción la establece la normativa, que regula cómo hacer fuego: dentro de una caseta cerrada con cuatro paredes y un dispositivo matachispas que evite que salten al exterior y prendan. "Hay áreas recreativas habilitadas por según qué zonas con las medidas necesarias de protección y si de manera inexcusable se tienen que hacer brasas, hay que hacerlo en un área recreativa de estas", recuerdan los agentes. 

Denuncias en época de incendios

Por su parte, el Seprona de la Guardia Civil ha denunciado desde el pasado 1 de abril hasta la fecha 22 situaciones de este tipo en la provincia de Huesca, 13 en Teruel y 5 en Zaragoza por hacer fuego sin autorización en época de riesgo. "Denuncias de este tipo tenemos todo el año, pero ahora en verano tienen mayor repercusión por el riesgo de incendios. La mayoría de infracciones son barbacoas y quema de rastrojos vegetales, aunque también se denunció a una persona por arrojar una colilla al suelo", informan fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, quienes lamentan la "falta de conciencia" que impera muchas veces ante este tipo de situaciones. "A veces no somos conscientes de lo que podemos provocar haciendo un fuego. Si todo sale bien, habremos hecho una barbacoa, pero en cualquier momento una ráfaga de aire o un fuego mal apagado pueden provocar que se nos queme el Pirineo o todo un arbolado. Y es una pena", reiteran.  Por Comarcas, las regiones donde se han puesto estas denuncias han sido la Hoya de Huesca, Somontano, Cinca Medio y La Litera. "En la zona de la Jacetania, Alto Gállego, Sobrarbe y Ribagorza no hemos detectado infracciones de este tipo. Parece que la gente poco a poco se va concienciando de que una barbacoa en mitad del monte puede prender fuego y la cantidad de masa forestal que se destruye es inmensa. Además, el personal que se implica en cierto modo está expuesto", aseguran los agentes al indicar que, pese a los esfuerzos, las denuncias por hacer fuego se mantienen constantes. Además, este año las condiciones meteorológicas han disparado la cifra de incendios forestales en Aragón. Solamente en la provincia de Huesca, frente a las 10 hectáreas y media que se quemaron la temporada pasada van ya 350 en lo que va de año. "Si miras el resto de España, estamos ardiendo por todos los lados y es consecuencia, aparte de que en otros sitios haya gente provocándolos, de las condiciones meteorológicas. Está siendo un año muy cálido y muy seco, y los montes arden como gasolina en cuanto se prende algo", afirman.

Según datos de la Guardia Civil de Huesca, en lo que va de año, no ha habido ningún incendio "intencionado" en la provincia. El 25% de los fuegos declarados responden a causas naturales y son fortuitos (por la caída de un rayo, etc.). Además, hay un "alto porcentaje" de incendios provocados de forma accidental por labores agrícolas. "Durante esta ola de calor hemos tenido más incidentes de este tipo con cosechadoras y tractores. Si el porcentaje de humedad fuera más alto, no habría tanto riesgo", declaran desde el Seprona. En la provincia de Zaragoza, las cinco denuncias por parte del Seprona fueron en Morata (1), por quema de rastrojos, en Leciñena (2), en relación al incendio del pasado mes de julio, y en Calcena (una administrativa y una penal por una barbacoa).

Consejos de seguridad para evitar incendios

Alerta naranja por incendios forestales en Aragón.
1

Consultar el nivel de preemergencia

La Guardia Civil insiste en la necesidad de estar informado antes de ir al campo del riesgo existente en cada momento. 

En primer plano, a la derecha, antiguo cuartel de la Guardia Civil de Bujaruelo cuya cubierta se va a rehabilitar con cargo al centenario de Ordesa.
2

No aparcar fuera de caminos o zonas habitadas

Para evitar un posible fuego accidental, los agentes aconsejan no aparcar el vehículo fuera de caminos o zonas habitadas, dado que el calor del motor podría provocar un incendio.

Prado de Cifuentes, en Calatayud.
3

No hacer fuego fuera de las zonas protegidas para ello

Cualquier chispa o despiste podría generar un incendio que, además de destruir masa forestal, podría poner en riesgo vidas humanas. "Con un pequeño fuego que en principio no va a ocasionar nada, al final pasa y se escapa. Hay muchas personas que ponen en riesgo su vida por auténticas negligencias como hacer una barbacoa para cocinar o alguna actividad de estas", apuntan los forestales. Tanto la Guardia Civil como los agentes para la protección de la naturaleza insisten en la prohibición existente en cuanto a hacer fuego en el medio natural y recuerdan que las barbacoas deben hacerse siempre en un recinto habilitado de cuatro paredes.

Residuos en el valle de Bujaruelo.
4

No abandonar residuos en el campo ni tirar colillas al suelo

Los agentes recuerdan que cualquier vaso, botella u objeto que hayamos utilizado puede ser fuente de ignición e instan a no abandonar la basura que produzcamos en el lugar. "Intentaremos depositarla en los lugares destinados para ello y, si es necesario, la llevaremos en una bolsa hasta un contenedor. La basura acumulada en el campo puede ser combustible para un posible incendio", recuerdan los agentes. Si la falta se considera leve se imponen multas de entre 100 y 1.000 euros dependiendo de los agravantes (por ejemplo, que sea un espacio protegido), pero en función de los daños que se puedan llegar a causar la Ley de Montes prevé sanciones de hasta un millón de euros. Además, cuando se considere que se ha podido cometer un delito, la denuncia pasa del ámbito administrativo al penal y se lleva a los juzgados. "El infractor puede acabar yendo a la cárcel", avisan los APN, que recuerdan que el Código Penal prevé penas de hasta 20 años de prisión si se provoca un incendio con peligro para la vida de las personas y de hasta 3 años de prisión si el incendio es provocado pero no existe riesgo para las personas.

Dispositivo de prevención y seguridad durante la temporada de recogida de fruta en la Comarca de Valdejalón
5

Acampar solo en lugares habilitados

La Asociación de agentes para la protección de la naturaleza recuerda que esta actividad guarda relación con otra serie de infracciones que detectan al salir a inspeccionar los montes y espacios protegidos. "En cierto modo, la acampada incita a la gente a hacer fuego y tenemos que concienciarnos de que se puede ir a un camping o de acampada, y no es necesario hacer fuego si no hay sitios habilitados para ello", apostilla el Seprona. Del mismo modo, los agentes recuerdan que la acampada libre está prohibida en todo Aragón, si bien existen cuatro modalidades de acampada: la itinerante (hasta tres unidades para un máximo de nueve personas y tres noches en el mismo sitio), las de alta montaña (a más de dos horas andando de una pista o vía de circulación de vehículos a motor), la acampada por razones científicas y la acampada colectiva. Las dos primeras requieren comunicación al órgano competente en materia de turismo. Y las dos últimas tienen que estar autorizadas por el servicio comarcal o provincial competente, que tiene un mes para contestar la solicitud. "Fuera del ámbito de aplicación estarían los espacios naturales protegidos y el tema de aguas, embalses y cauces. Como regla general se permite la acampada durante la noche en determinadas cotas, entendiendo que estás haciendo una travesía y que vas a necesitar pernoctar. Cumpliendo esa regulación horaria específica de cada espacio protegido no habría que comunicarlo ni sería motivo de sanción", concluyen los agentes forestales. 

Etiquetas
Comentarios