Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

La DGA regula la farmacia en residencias y prevé ahorrar de 5,3 a 11 millones

La norma será de aplicación en las residencias públicas y privadas, de modo que los centros de cien o más camas deberán disponer de servicio de farmacia propio y las que tengan menos, tendrán que contar con un depósito de medicamentos vinculado a una oficina de farmacia.

El aumento del 35% en el consumo de antibióticos entre 2000 y 2015 (según el Centro para la Política, Economía y Dinámica de las Enfermedades).
En los últimos años se ha producido un aumento de los usuarios de centros sociales con necesidades de atención farmacéutica.

El Boletín Oficial de Aragón ha publicado el decreto que regula la atención farmacéutica en los centros sociales de Aragón y de prestación a los usuarios, con la que prevé un ahorro anual entre 5,3 y 11 millones de euros.

La norma será de aplicación en las residencias públicas y privadas, de modo que los centros de cien o más camas deberán disponer de servicio de farmacia propio, a cuyo frente se situará un farmacéutico especialista, o bien un depósito de medicamentos vinculado a un servicio de farmacia de un hospital público, ha informado este martes el departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón.

En el caso de las residencias de menos de cien camas, tendrán que contar con un depósito de medicamentos vinculado a una oficina de farmacia, que será seleccionada a través de un concurso convocado por la Dirección General de Asistencia Sanitaria.

Entre las más próximas, se seleccionarán aquellas que demuestren una mayor experiencia en atención farmacéutica y puedan garantizar la realización de distintas actuaciones farmacoterapéuticas para prestar una óptima atención a los residentes.

La consejería recuerda que en los últimos años se ha producido un aumento de los usuarios de centros sociales con necesidades de atención farmacéutica, lo que han incrementado el gasto en este ámbito debido al envejecimiento y la aparición de nuevas patologías y su cronificación.

Esta situación hace necesaria una prestación farmacéutica de calidad, evitando efectos adversos o interacciones en pacientes que están generalmente polimedicados y cuyo estrecho seguimiento farmacoterapéutico es fundamental.

El suministro directo de los fármacos disminuye además notablemente los costes de adquisición y por residente, y también se fomenta la incorporación de medidas de mejora e innovación en el sector farmacéutico, como la información sobre uso de fármacos, aplicativos de gestión, sistemas de almacenamiento o sistemas individuales de dosificación.

La nueva norma afectará a un total de 147 centros en Aragón (35 en Huesca, 21 en Teruel y 91 en Zaragoza), que aglutinan 13.650 plazas. De éstos, 46 tienen más de cien plazas (36 en Zaragoza, 4 en Teruel y 6 en Huesca).

Dado el elevado número de residencias que se ubican en Zaragoza, se creará para su cobertura un Servicio de Farmacia de Centros de Asistencia Social en Zaragoza, mientras que en Teruel y Huesca el suministro podrá realizarse desde los hospitales provinciales.

El gasto anual actual está cuantificado en 17,4 millones y el ahorro estimado de la implantación de esta medida oscilaría entre 5,3 y 11 millones al año, dependiendo del porcentaje de suministro directo de los fármacos por parte de la farmacia hospitalaria.

Para la adaptación de los centros, el decreto establece un plazo de tres meses, desde la publicación de la norma en el BOA, para solicitar el depósito o el servicio propio de farmacia, en el caso de las residencias de más de 100 plazas.

Asimismo, en un plazo de 6 meses se convocará el concurso para escoger la farmacia de referencia, en el caso de los centros de menos de 100 plazas.

Etiquetas
Comentarios