Despliega el menú
Aragón

zaragoza

El túnel que conectará el Mercado Central con el parquin de César Augusto estará en un mes

La ejecución del subterráneo, de 24 metros, es una de las partes más compleja de la obra. La reforma sigue en plazo, ya se han instalado algunos ascensores y se van a comenzar a montar los puestos.

Obras de construcción del túnel de 24 metros que conectará el Mercado y el aparcamiento.
Obras de construcción del túnel de 24 metros que conectará el Mercado y el aparcamiento.
Guillermo Mestre

Aunque ya se ha podido ver parte de los resultados de mayor relumbrón -el acristalamiento exterior o incluso las pruebas de iluminación nocturna-, las obras del Mercado Central continúan estos días echando el resto en una de las partes más ingratas y menos visibles, como son los subterráneos. No se trata de los sótanos, que ya se renovaron hará unos cinco meses, sino del túnel que conectará la centenaria lonja con el parquin ubicado bajo la avenida de César Augusto.

Los delicados trabajos para abrir una gran zanja soterrada de 24 metros longitud comenzaron en mayo y concluirán antes de que acabe este mes. Las labores son complejas pues la contratista debe sortear numerosas canalizaciones (tuberías agua, gas, electricidad, telecomunicaciones...) que no han dejado de estar operativas durante el verano. Sí ha sido necesario cortar la prolongación de la calle de Torre Nueva, pero se ha conseguido que -pese a la presencia de perforadoras y grandes grúas- no se haya tenido que interrumpir en ningún momento el servicio del tranvía.

La construcción del túnel, que está presupuestado en 150.000 euros, viene a ser la guinda final de una ambiciosa reforma que sigue en fecha y concluirá en su totalidad a la vuelta del verano. Este pasadizo bajo tierra permitirá acceder al Mercado Central sin ninguna barrera arquitectónica, dado que al final del túnel habrá un ascensor para acceder a la zona de los puestos de los detallistas.

En total, el proyecto de reforma del Mercado prevé cuatro ascensores -estos días se ha completado su instalación- y un montacargas. La accesibilidad será completa, después de años en los que los clientes encaraban una docena de vetustos escalones cargados con sus carros y bolsas.

En septiembre está previsto que los detallistas -que llevan más de un año ‘desterrados’ en la carpa provisional- puedan entrar en el nuevo Mercado Central para acondicionar sus puestos de cara a una apertura que no llegará a tiempo para las fiestas del Pilar -como se auguró en su día- pero sí se producirá en noviembre, antes del inicio de la campaña de Navidad.

¿Qué trabajos restan para que los clientes puedan comprobar las bondades de la lonja diseñada en 1903 por Félix Navarro? Ya se han completado los cerramientos de vidrio en los accesos y se han colocado las nuevas puertas automáticas. Tras quince meses de mucho trasiego, apenas quedan por acometer la conexión con el aparcamiento y la posterior urbanización de la zona.

Hace unos días, el arquitecto responsable de la obra, José Antonio Aranaz, explicaba que se dejará toda la zona a cota cero y que habrá, por tanto, prioridad peatonal. «El peatón dominará el espacio aunque, eso sí, a unas horas determinadas podrán acceder vehículos de carga y descarga, y también los vecinos a las comunidades», explicó en la última visita de obras, ya con el nuevo responsable de Urbanismo, Víctor Serrano. El concejal de Ciudadanos informó de que, a mes de junio, ya se había certificado aproximadamente el 87% del presupuesto de la rehabilitación del Mercado, que asciende a unos 12,8 millones.

El único ‘pero’ en este gran proyecto -que lanzó ZEC pero contó con el consenso de todos los grupos municipales- es que aún quedan nueve puestos sin propietario a expensas de que se convoque un nuevo concurso, por lo que el mercado podría reabrir pero con alguna persiana bajada.

Etiquetas
Comentarios