Aragón

Lácteo

Ya sabemos la leche que queremos

Una iniciativa social ha dado voz a los consumidores para diseñar cómo tiene que ser este alimento. Y han dicho también el precio que pagarían por ese producto.

Annaïck Locqueneux es la impulsora de esta iniciativa en España.
Annaïck Locqueneux es la impulsora de esta iniciativa en España.
 

El pasado 24 de abril se presentaba en España una iniciativa social que pone en el centro a los consumidores y de la que son protagonistas los productores. Llegada directamente desde Francia ‘¿Quién es el jefe?’ (‘C’est qui le Patron?!’) es una marca impulsada por un ganadero francés que desesperado por los precios que recibía por su leche decidió que fueran sus clientes los que ‘diseñaran’ cómo tendría que ser este alimento y, sobre todo, qué precio estaban dispuestos a pagar para que además el productor obtuvieran una remuneración justa. El éxito de esta iniciativa en el país vecino es tal que España ha querido probar suerte. Para poner en marcha este proyecto primero había que contar con la participación de los ciudadanos por lo que se publicó una cuestionario ‘online’ en el que ha participado más de 6.500 consumidores.

Y los resultados ya están ahí. Los consumidores quieren que la leche sea de origen español y producida en granjas cercanas a la fábrica en la que se envasa el producto. Así lo ha dejado claro más de la mitad de los encuestados.

Los consumidores opinan también de la dieta de los animales. Y quieren, como así lo dicen más del 50% de los consumidores, que la alimentación de la vaca esté enriquecida en omega-3, que contenga además al menos un 50% de forraje y, sobre todo, y en esto insisten el 83% de los consumidores, que no haya aceite de palma.

Además, el 70% de los consumidores han votado a favor de la alimentación de las vacas sin transgénicos. "Nuestra decisión de avanzar en esta dirección es inequívoca. A corto plazo, es difícil cumplir este deseo porque el sector lácteo en España no está preparado para hacerlo a gran escala hoy en día", explican los impulsores de esta encuesta. Pero, a pesar de ello, insisten, "queremos fomentar procesos participativos y, como consumidores e impulsados por los resultados, reflexionaremos sobre esta cuestión con los distintos actores del sector para que este deseo de tener un alimentación sin transgénicos sea una realidad para todos".

Bienestar animal

No solo preocupa la alimentación. Los consumidores también están muy concienciados con el bienestar animal. O al menos así se desprende de los resultados de esta encuesta en la que casi el 60% de los participantes han votado a favor de que la leche se obtenga de vacas criadas en espacio libre a cubierto (8 metros cuadrados por vaca aproximadamente), con arena o mezcla de materiales similares o colchoneta, ventilador, cepillo para rascarse y certificado europeo bienestar animal.

¿Y la presentación final? También la forma de llegar a los lineales ha sido objeto de la encuesta, en la que el 68% defiende que esta leche se envase en un pack de cartón y que cuente como cierre con un tapón vegetal (61%). Todas estas exigencias tienen un precio, porque, como explican sus impulsores, cada vez que el consumidor elige un criterio, se refleja un impacto económico en el productor, una remuneración.

Y teniendo en cuenta que la inmensa mayoría está dispuesta a añadir un céntimo por litro para apoyar la gestión sostenible de las pequeñas granjas, el precio establecido alcanza los 39 céntimos el litro. Eso sí, los impulsores de la iniciativa reconocen que aunque quieren creer que este será el precio que recibiría el productor también es cierto que los ganaderos tienen que ser conscientes de que para ganar esto tiene que invertir y cumplir todos estos criterios.

- Ir al suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios