Despliega el menú
Aragón

debate de investidura

Lambán, primer presidente al frente de un gobierno cuatripartito en Aragón

El reelegido presidente por mayoría absoluta con los votos de PSOE, Podemos, CHA, PAR e IU (que no se sumará al Ejecutivo) tiende la mano al acuerdo a la oposición, que ya cuestiona la estabilidad del primer ejecutivo cuatripartito en la historia de la Comunidad.

Javier Lambán hizo ayer historia al convertirse en el primer presidente al frente de un gobierno cuatripartito en Aragón. Tras dos semanas de intensas negociaciones, el líder socialista fue investido por mayoría absoluta, gracias a los votos del PSOE (24), Podemos-Equo (5), CHA (3), PAR (3) e IU (1), que le garantizaron 2 más de los 34 síes necesarios. Mientras, los 31 diputados que forman la oposición, PP, Ciudadanos y Vox, lo hicieron en contra tras poner en duda la estabilidad de un gobierno que tomará posesión a finales de semana.

El acuerdo de gobierno, sustentado en 132 medidas programáticas, lo firmarán hoy al mediodía los líderes de los cuatro partidos que sustentan la inédita coalición, Javier Lambán (PSOE), Nacho Escartín (Podemos-Equo), José Luis Soro (CHA) y Arturo Aliaga (PAR). De este modo, escenificarán su alianza en las Cortes de Aragón, a la que no se sumará IU, que exigirá desde fuera a Lambán el cumplimiento de las 52 medidas que firmaron el pasado lunes a cambio del voto a su investidura.

Lejos de buscar la confrontación, el líder socialista aprovechó el pleno de su investidura para tender la mano al acuerdo al PP, Ciudadanos y Vox, insistir en su mensaje de centralidad y confiar en que la oposición se instale en la calma tras los «furores veraniegos». En la misma idea incidió el portavoz socialista, Vicente Guillén, que calificó el acuerdo de «hito histórico» y auguró «logros importantes».

Consciente de las dificultades de gobernar con formaciones tan dispares, Lambán manifestó este miércoles que la “gravedad” de la situación obliga a pactos “transversales” y que sería de “miopes” solo hacerlo “por imperativos ideológicos”. “Aragón es tierra de pactos y el Gobierno PSOE-PAR que hubo entre 1999 y 2011 da mucha fuerza como precedente”, insistió como ejemplo del entendimiento “fructífero” entre partidos de distintos signo.

Lambán subrayó que el frentismo ha sido “letal” para el país y de ahí su continuo llamamiento en la segunda jornada del pleno de investidura, que se alargó seis horas y media, al consenso. Así, rechazó cualquier posibilidad de imponer cordones sanitarios o vetos a los partidos de la oposición, a los que ha invitado a superar las diferencias en beneficio de Aragón. “No son tiempos de rigideces ideológicas, sino de grandes acuerdos. Los desafíos no los pueda abordar un solo partido”, dijo.

Lambán: “No son tiempos de rigideces ideológicas, sino de grandes acuerdos"

No obstante, el segundo presidente que repite en Aragón tras Marcelino Iglesias dio por hecho los “intentos de sabotaje” por parte del PP a través de iniciativas parlamentarias para “fracturar” el acuerdo, pero aseguró que el cuatripartito responderá “con solidez”.

La defensa acérrima del futuro gobierno corrió a cuenta del presidente del PAR, Arturo Aliaga, quien calificó como “lógico” que los socialistas, como fuerza más votada, liderara un proyecto que, apostilló, tiene como pilares la “moderación, la centralidad, la transversalidad y la gobernabilidad”.Y remarcó que descartó la posibilidad de un gobierno de derechas con Vox por la “incompatibilidad manifiesta de los socios”.

Como líder de un partido de centro-derecha que gobernará con tres de izquierdas, reconoció que el acuerdo es “novedoso y atrevido”, aunque algunos lo tilden de “imprudente”. “Puede que haya llegado la hora en que Aragón necesite más atrevimiento que prudencia”, sostuvo.

También defendieron el acuerdo el portavoz de CHA, José Luis Soro, y la de Podemos-Equo, Maru Díaz. El primero recalcó que en política "es esencial saber interpretar la realidad" y entender "qué es importante y qué accesorio". "Las contraprestaciones no se miden en sillones, sino en mejorar la calidad de vida de la gente. Se trata de que salga ganando la ciudadanía, no un partido determinado", subrayó.

Díaz, por su parte, opinó que el acuerdo es un ejercicio de "una altura de miras históricas y de un poquito de innovación política". "La primera vez que Picasso hizo un collage le dijeron que era un conjunto de retales. Por Aragón, merece la pena que lo intentemos", añadió.

Tiende la mano al acuerdo a la oposición, que ya cuestiona la estabilidad del primer cuatripartito en la historia de la Comunidad.

La oposición cerró filas a la hora de cuestionar la estabilidad de un acuerdo hecho “con tiralíneas” y que, a su juicio, nace “vacío y viciado”. Mientras el presidente del PP, Luis María Beamonte, no dejó el mínimo atisbo al entendimiento, el portavoz de Ciudadanos, Daniel Pérez Calvo, sí tendió “las dos manos” a aquellas iniciativas que encajen con los planteamiento del partido sin renunciar a ejercer una oposición “libre, contundente y constructiva”.

Beamonte dio por hecho que el Ejecutivo de Lambán “no ha tenido ni tendrá” la moderación que propugna y Pérez le advirtió de que no es consciente “del jardín en el que se ha metido”. Por su parte, Santiago Morón (Vox) indicó con humor al líder socialista que se lo juega todo “a rojo y par”.

El socialista ha sido investido este miércoles y ha conseguido el respaldo de 36 diputados, dos por encima de la mayoría absoluta que necesitaba.
Etiquetas
Comentarios