Aragón

aragón

Operación contra la almeja asiática en el río Ebro

Los técnicos de la Confederación Hidrográfica y de Paleoymás realizan un muestreo para conocer a esta especie exótica e invasora e intentar eliminarla pese a la dificultad.

Unos técnicos limitan con unos palos y cinta aislante la zona que necesitan. La escena podría parecer policiaca y los trabajadores estarían buscando preservar la prueba de algún acto criminal. La realidad, sin embargo es otra. Los técnicos son de Paleoymás, una empresa especializada en el patrimonio natural, y están dentro del río Ebro, a la altura de Utebo, equipados con trajes acuáticos y botas y lo que pretenden es delimitar un área de trabajo en la que poder extraer una muestra de almeja asiática (Corbícula fluminea). 

Esta especie es exótica e invasora, por lo que la idea del delito no quedaba tan lejos. "Su presencia impacta tanto a nivel económico como medioambiental. Se reproducen muy rápido y compiten por el alimento con otras especies autóctonas que pueden llegar a desaparecer", señaló Elena Pérez Gallego, técnico de la Confederación Hidrográfica del Ebro

Una vez delimitada la zona y aclarada el agua, los técnicos consiguieron extraer la muestra, que presentaron como si de un trofeo se tratara. Los dos trabajadores procedieron entonces a filtrar la arena que contenía el recipiente de las almejas. El proceso recordaba a los antiguos buscadores de oro, que eliminaban todo lo que no fuera el preciado metal. 

Una vez aislados los moluscos, se procedió a meterlos en un saco, que se enviará a un laboratorio. Desde este determinarán el número de ejemplares, distinguirán entre los vivos y los muertos y guardarán el registro para compararlo posteriormente cuando se vuelva a realizar el muestreo y ver si la población ha aumentado o ha disminuido. "No creo que haya menos la próxima vez", señaló Pérez entre risas.

Etiquetas
Comentarios