Aragón

Barbastro

Setenta años de promoción del montañismo desde Barbastro

Desde su creación en 1949, Montañeros de Aragón Barbastro, ha dado momentos de gloria y de llanto al alpinismo aragonés.

Tal día como hoy hace 70 años un grupo de entusiastas de la naturaleza pusieron las bases del que es uno de los clubes aragoneses de referencia en la práctica de los deportes de montaña: Montañeros de Aragón Barbastro (MAB).

El club surgió al amparo de su hermano mayor, Montañeros de Aragón, con sede en Zaragoza. En 1978 MAB tuvo personalidad jurídica propia. Decisiva fue la figura de Luis Paúl, instructor de montaña de jóvenes. Junto a un grupo de acólitos, decidió crear Montañeros de Aragón Barbastro en un campamento de montaña hispano francés con motivo de la inauguración del antiguo refugio de Estós el 25 de julio de 1949. A Luis Paúl le han sucedido cuatro presidentes: Miguel Lacoma, José Broto, Joaquín Torres y José Masgrau, desde 1992. “Montañeros de Aragón Barbastro nació como un club de montaña pero toca todas las disciplinas: montañismo, senderismo, alpinismo, barranquismo, esquí, esquí de montaña y alpino en Cerler y ahora marcha nórdica”, explica José Masgrau.

También cuenta con una destacada sección de escalada, promocionando esta práctica entre los escolares de la comarca, y de barranquismo.

La creación de la estación Cerler en 1971 propicio la afición por el esquí alpino. También se desarrolló el esquí de travesía con citas como la travesía Altos Pirineos que se realizaba junto con Peña Guara y desde 1996 la Cronoescalada de Cerler.

Momentos de gloria y también de llanto ha dado el alpinismo con la consecución de cuatro ocho miles en el Himalaya, los Andes, Alpes, … como los del Everest (José Diego Estevanez), Cho Oyu (Javier Subías), Nanga Parbat (Joaquín Castillón y José Ramón Agraz) y Sisa Pangma (Alfonso De Arqué). En el capítulo más triste, las muertes de Ángel Orús en 1981 practicando esquí de montaña en Montblanc, Vicente Pérez y Carlos Vives en el macizo del Poset en 1993 sepultados por una avalancha; y Pepe Chaverri en el Espolón Walker de las Grandes Jorasses en Chamonix en 2000. “Hay partes de tragedia pero muchas buenas y de triunfos”, cuenta Masgrau, entre las que cita al Congreso Nacional de Medicina de Montaña de 1995, la Marcha Senderista Nacional de Veteranos que reunió a 1.200 caminantes por el barranco del río Vero en octubre de 2006 o el Campamento Nacional de Montaña celebrado en agosto de 2014 en Bielsa.

MAB tiene 1.500 socios y 450 federados. Siguen fieles a su espíritu de acercar la naturaleza a los más pequeños y con las marchas de senderismo infantil y familiar. Asimismo es muy activa la sección de senderismo de adultos que recientemente ha realizado recorridos por el Posets, el Aneto o el valle de Bielsa.

Con gran auge ha surgido la marcha nórdica, siendo el primer club de montaña aragonés con una sección propia y que organizó a comienzos de junio unas jornadas regionales.

Este año se cumple otra especial efeméride, el 50 aniversario de la colocación del primer Belén Montañero en la cumbre del Cotiella. Desde entonces, cada Navidad, MAB realiza una excursión a un pico altoaragonés y a ermitas en entornos naturales para colocar el Belén.

Etiquetas
Comentarios