Aragón

ajedrez

María Eizaguerri, la aragonesa campeona de ajedrez que hace historia

La ajedrecista oscense, de 14 años, es la primera mujer que gana un campeonato de España mixto, por delante de todos los chicos.

María Eizaguerri, campeona de España sub 16 en categoría absoluta (mixta), el pasado fin de semana en Granada.
María Eizaguerri, campeona de España sub 16 en categoría absoluta (mixta), el pasado fin de semana en Granada.
Antonio Eizaguerri

Hasta que su móvil no empezó a vibrar con numerosos mensajes de felicitación y llamadas el pasado domingo por la tarde, María Eizaguerri, ajedrecista oscense de 14 años, no fue consciente de que había hecho historia. Volvía con su padre en coche de Granada a Huesca, después de disputar el campeonato de España de ajedrez de la categoría sub16. Ganó en categoría femenina tanto en la modalidad de rápidas como en la de lentas. Pero, además, fue la mejor de todos y todas en el torneo de rápidas. Es la primera vez que una mujer gana un campeonato de España absoluto (mixto).

"Estoy muy contenta de haber ganado el campeonato absoluto por delante de todos los chicos y chicas, y de haber hecho historia en el ajedrez en España. Ahora ya en casa, me doy cuenta del valor de esa victoria. Voy a descansar un poco y enseguida vuelvo a los entrenamientos. Del 1 al 11 de agosto voy a disputar el campeonato de Europa de lentas en Bratislava. Y del 10 al 14 de septiembre tengo el Mundial de rápidas en Granada", explica María.

María ha ganado diez campeonatos de España de rápidas y lentas, pero dice que la victoria en categoría absoluta el pasado domingo en Salobreña "fue una sopresa". "No me esperaba llegar a tanto este año", reconoce. María se impuso con 8 puntos en 9 partidas: siete victorias y dos tablas (una de ellas contra el zaragozano Pedro Ginés, campeón del mundo sub 14 el año pasado, rival y amigo desde hace años).

"A mí me gustan las dos modalidades, lentas y rápidas. Las partidas de rápidas son más emocionantes, juegas con poco tiempo y hay más tensión", apunta la campeona. Ella llegó a la última ronda del campeonato de España con todas las opciones. "Tenía 7 puntos. Estaba en la mesa 1 y me enfrentaba a Gabriel Pérez, de Canarias. Si ganaba la partida, ganaba el campeonato. Yo no estaba muy nerviosa. Me salieron las cosas bien y gané", cuenta.

Pocos referentes femeninos en ajedrez

La Federación Española de ajedrez decidió en 2002 que los campeonatos se juegan en categoría mixta, chicos y chicas juntos. Después se publican dos clasificaciones diferenciadas: absoluta (en la que entran todos) y femenina (solo ellas). Esta es la primera vez que una mujer gana la categoría absoluta. "Espero que esta victoria sirva de ejemplo y estímulo para otras chicas", ha subrayado María, cuya referente es Judit Polgar, ajedrecista húngara, considerada la mejor de la historia, que ganó numerosos torneos en categoría absoluta y venció a números 1 como Anatoly Karpov o Gary Kasparov.

"Judit Polgar siempre ha sido mi ídolo. No solo por cómo juega al ajedrez, también por sus actividades para promocionar este deporte. Cuando era niña, a los 8 o 9 años, me invitó a participar en un festival de ajedrez que organizaba en Budapest. Fui con mis padres y la conocí en persona", recuerda.

¿Por qué en los torneos de ajedrez y especialmente en la élite hay menos mujeres que hombres? "Es cierto que las chicas se animan menos a jugar al ajedrez. Los chicos suelen ser más agresivos en su juego. En partidas lentas, la resistencia física es importante: hay que aguantar partidas de cuatro o cinco horas, con mucha tensión y desgaste. María puede perder dos kilos en un torneo. Hay poco apoyo al ajedrez femenino y muchas chicas se desaniman. Poco a poco se van dando pasos. La Federación Española obliga en los campeonatos por equipos a que al menos haya una chica. Esta medida abre las puertas a más chicas", señala Antonio Eizaguerri, el padre de María.

"Vivir del ajedrez es casi imposible"

María juega al ajedrez desde los 6 años y empezó un poco por casualidad. "Un vecino de nuestro pueblo, Cuarte, le enseñó a jugar. Como le gustó, le apuntamos primero a la extraescolar en su colegio (Pirineos) y después a un club de ajedrez de Huesca (Club Jaque). Y no ha parado de crecer", cuenta Antonio, matemático que trabaja de informático. Su madre es profesora de biología en la universidad. Ninguno de los dos jugaba al ajedrez.

A los 8 años María quedó campeona de España y cuarta de Europa en Praga. Siguió sumando victorias, campeonatos y viajes. Fue la jugadora española más precoz en conseguir el título de maestra de la Federación Internacional (a los 11 años). El año pasado fue octava del mundo en el campeonato sub14 de Grecia que ganó Pedro Ginés, y tuvo opciones hasta la última partida para ganar. Sus padres le acompañan siempre que pueden a los torneos. No hay apenas ayudas económicas para el ajedrez de primer nivel y su familia tuvo que recurrir a una campaña de crowdfunding para poder pagar a un entrenador y la preparación para el Mundial de Grecia.

María entrena desde hace dos meses con un entrenador que le ha puesto la Federación Española, Josep Oms. Él vive en Lérida y se comunican por Skype. María dedica unas dos horas diarias a los entrenamientos de ajedrez: clases con su preparador, juega partidas y resuelve problemas por internet, estudia aperturas.

En septiembre empezará 1º de Bachillerato Tecnológico en el IES Pirámide de Huesca. Va un curso adelantada respecto a lo que le corresponde por su edad, debido a sus altas capacidades. Saltó de 3º a 5º de Primaria. "Después del instituto quiero estudiar el grado de Matemáticas o alguna ingeniería. Quiero compatibilizar los estudios con el ajedrez. No renuncio a nada. Vivir del ajedrez es casi imposible salvo que seas de la élite de la élite. Yo quiero tener una carrera universitaria y seguir jugando", afirma.

Etiquetas
Comentarios