Despliega el menú
Aragón

El IX Taller de Pintura al Fresco reproducirá las pinturas murales de la iglesia de Urriés

Se trata de un curso único en España de estas características, ya que los alumnos trabajan en la propia iglesia y posteriormente su trabajo se queda en el lugar donde originariamente estaban las pinturas.

Juan Manuel Bote, Belén Luque y Juan Carlos Moreno delante de los 3 fragmentos de las pinturas de Urriés expuestos en el Museo Diocesano de Jaca.
Juan Manuel Bote, Belén Luque y Juan Carlos Moreno delante de los 3 fragmentos de las pinturas de Urriés expuestos en el Museo Diocesano de Jaca.
Laura Zamboraín

Un año más, y ya van nueve ediciones, 24 alumnos participarán en el Taller de Pintura al Fresco que organiza el Museo Diocesano de Jaca y la Asociación Sancho Ramírez y que se desarrollará los días 6, 7 y 8 de septiembre. En esta ocasión, se reproducirán siete fragmentos de las pinturas murales de la iglesia de Urriés (Zaragoza), que en la actualidad se custodian en el Museo Diocesano de Jaca. Se trata de un curso único en España de estas características, ya que los alumnos trabajan en la propia iglesia y posteriormente su trabajo se queda en el lugar donde originariamente estaban las pinturas. La de Urriés es la tercera iglesia en la que se va a trabajar, ya que en 2014 se actuó en Bagüés y en 2017 en la iglesia de Navasa.

Este año corresponde lo que la organización denomina un taller de “equipo”, es decir, los 24 alumnos, con la ayuda de los profesores y restauradores Juan Manuel Bote y Pilar Cano (Artesa), llevarán a cabo en la propia iglesia de Urriés la reproducción de los 7 fragmentos que hasta 1962 decoraban la cabecera de la iglesia de San Esteban. Precisamente estas fueron las primeras pinturas murales que se arrancaron. Las de Ruestas fueron las siguientes, en 1963 y a partir de ahí de inició el proceso en otros templos.

Desde ese momento permanecen en el Museo Diocesano de Jaca, donde hay expuestos 3 de los 7 fragmentos, Adán y Eva en la expulsión del paraíso, La Anunciación y el Prendimiento de Cristo. Los otros cuatro, están guardados en los almacenes y representan Las tentaciones de Jesús en el desierto, La última Cena, otro fragmento de Adan y Eva y uno decorativo. “Están expuestos en el Museo los tres mejores, a excepción de la última cena por falta de espacio. Los otros tres están a la espera de restauración”, ha explicado Belén Luque, directora del Museo Diocesano. Son pinturas datables hacia 1310-1330, por lo que ya están dentro de la estética del gótico lineal.

Gracias a este taller, las pinturas volverán a lucir de nuevo en la iglesia de Urriés, aunque no en la ubicación exacta porque en ese caso deberían ser circulares, sino en la capilla lateral. Ahora hay fotografías de las pinturas, que se quitarán para colocar las reproducciones. En la zona este irán 5 fragmentos, mientras que en la zona oeste dos.

Los alumnos “vivirán la experiencia de trabajar en equipo, como lo hacían los grupos de trabajo medievales cuando se enfrentaban a tener que pintar una iglesia”, añade Luque. Y contarán con dificultades propias de estos trabajos, ya que tal y como destaca el profesor Juan Manuel Bote, hay que tener en cuenta varios factores, como la temperatura y humedad. Se pondrán en práctica cuatro procedimientos pictóricos, “y habrá que tener en cuenta los tiempos de secado para que las diferentes capas agarren”. No obstante, “hemos visto que con el tiempo las pinturas funcionan”, como el caso de Bagüés y Navasa. “Es un trabajo muy intenso –las reproducciones se realizan en un día y medio- pero la gente acaba muy contenta”, asegura. Al estar las pinturas a caballo entre el románico y el gótico, “se aprecia unas figuras más estilizadas, con fondo neutro y donde se empieza a jugar con luces y sombras”.

Este taller está destinado a gente aficionada a la pintura y tienen que haber participado previamente en alguno de los cursos que se han llevado a cabo a lo largo de estos 9 años. No es un taller de iniciación, sino que se podría decir que ya es de perfeccionamiento. Los interesados deberán contactar con Isidoro Raigón, de la Asociación Sancho Ramírez antes del 18 de agosto o ponerse en contacto con el teléfono del Museo Diocesano, donde se remitirá toda la información.

El taller comenzará el viernes 6 de septiembre en Jaca, con la presentación del libro sobre las pinturas de Ruesta que ha escrito Alicia Brosa, de la Universidad Autónoma de Barcelona. Dará a conocer a partir de las 20.00 en la Sala Refectorio del Museo Diocesano la primera monografía dedicada a las pinturas de Ruesta, localidad vinculada a Urriés. El acceso será libre hasta completar el aforo. El sábado día 7, a las 9.00 la actividad se trasladará a Urriés, con un programa que combina la parte práctica de pintar y preparar todo el material para el fresco, con varias charlas teóricas sobre distintos aspectos de las estas pinturas o de su técnica.

Etiquetas
Comentarios