Despliega el menú
Aragón

la serpiente capturada en caspe

La pitón real: otro ejemplo de mascotas que se convierten en un problema

Las serpientes como la capturada el sábado en Caspe acaban de ser incorporadas al catálogo español de especies exóticas invasoras. Quienes posean una pueden seguir teniéndola siempre que la legalicen antes del 1 de enero de 2022.

La pitón real capturada el sábado en el jardín de una casa de Caspe medía en torno a 1,2 metros.
La pitón real capturada el sábado en el jardín de una casa de Caspe medía en torno a 1,2 metros.
Diputación de Zaragoza

La pitón real que apareció el pasado sábado en el jardín de una vivienda de Caspe es el penúltimo ejemplo de una especie que empieza utilizándose como mascota y acaba convirtiéndose en un problema de conservación por la amenaza que representa para la fauna autóctona.

De hecho, la pitón real o pitón bola (‘Python regius’) acaba de ser incluida por el Gobierno central en el catálogo español de especies exóticas invasoras junto con el cerdo vietnamita, la tortuga de Florida y el varano de la sabana, lo que significa que para cualquiera de esos animales queda prohibida la posesión, la venta y el transporte de ejemplares vivos.

No obstante, aquellas personas que ya tengan uno pueden quedárselo siempre y cuando regularicen su situación ante del 1 de enero de 2022.

“La ultima modificación del catálogo nacional de animales invasores se aprobó a finales de marzo para incorporar esas cuatro nuevas especies”, explica la directora técnica del centro de recuperación de la fauna silvestre que el Gobierno de Aragón tiene en La Alfranca de Pastriz, Ester Ginés. “En el caso de la pitón real, el problema se da sobre todo en las islas Canarias, porque allí el clima es mucho más propicio para este tipo de serpientes y porque, al ser unas islas, la fauna local está mucho más desprotegida ante este tipo de amenazas”.

No obstante, el Ministerio de Transición Ecológica ha decidido incluir esta serpiente en el catálogo nacional para todo el país, o que indica que el riesgo no se circunscribe solo al archipiélago canario.

El ejemplar capturado en Caspe ha sido trasladado esta mañana a La Alfranca, donde se ha comprobado que no porta ningún chip identificatorio. “Si no aparece el dueño para reclamarlo y regularizar su situación, intentaremos buscar un lugar en el que pueda estar y a la vez cumpla la normativa sobre especies exóticas invasoras”, destaca Ginés, quien subraya que “la prioridad absoluta ante este tipo de animales es evitar que sean liberados en el medio natural”.

“Si alguien tiene una pitón real, un cerdo vietnamita, una tortuga de Florida o un varano de la sabana tiene que saber que debe legalizarlo antes del 1 de enero de 2022”, insiste Ginés. “Y si prefiere deshacerse de él, es fundamental que no lo suelte, sino que lo entregue a las autoridades trayéndolo al centro de recuperación de la fauna silvestre de La Alfranca, llamando a los agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón o preguntando en puntos de venta de animales de compañía y núcleos zoológicos legalmente establecidos””.

Etiquetas
Comentarios