Despliega el menú
Aragón

ribera alta del ebro

Novillas convertirá el fortín carlista en un centro cultural y biblioteca municipal

El Ayuntamiento también pretende recuperar el castillo y dar a conocer el pueblo "más allá de las riadas". 

Imagen exterior del fortín carlista.
Imagen exterior del fortín carlista.
Ayuntamiento de Novillas

Una de las primeras acciones que va a llevar a cabo el nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Novillas con el objetivo de promover su patrimonio es la adecuación del fortín carlista en una biblioteca y centro cultural. "El fortín es un edificio restaurado desde hace tiempo en el que se han hecho exposiciones y bodas civiles, pero no se le ha dado el uso que debería porque es un local precioso en un entorno desaprovechado. Hemos pensado en recentrar toda actividad cultural del municipio en este edificio, con una biblioteca y salas de reuniones para las diferentes asociaciones del pueblo", afirmó el alcalde de Novillas, Abel Vera.

"En el pueblo ya tenemos una biblioteca, pero es pequeña, tiene pocos libros y está mal promocionada. Desde hace unas semanas tenemos a tres personas clasificando libros y recopilando números. Nuestro objetivo es incluir nuestro centro dentro de la red de bibliotecas de Aragón", explicó el alcalde. "Además de la biblioteca, hay varias asociaciones en el pueblo que podrán reuirse aquí, como la de mujeres, tercera edad o paloteao. Aún tenemos que comprar el mobiliario, pero esperamos que todo esté listo para 2020", añadió.

Desde el consistorio aseguran que quieren dar a conocer Novillas "más allá de las riadas" y para conseguirlo, todo empieza por fortalecer el eje cultural que forman los tres edificios más emblemáticos del pueblo: fortín, castillo templario e iglesia. "En la actualidad el castillo es propiedad privada y se utiliza como almacén, por lo que estamos trabajando para recuperarlo. Nos gustaría restaurarlo y darle un buen uso como por ejemplo, hotel rural", declaró Vera.

Lucha contra la despoblación

Al igual que en otros pequeños municipios de Aragón, una de las preocupaciones y prioridades es la lucha contra la despoblación. "A finales de los 70 había 800 vecinos y ahora somos 560, y aunque en los últimos años han llegado nuevos, el descenso sigue siendo significativo", señaló el alcalde. "Queremos mantener lo que ya tenemos, fomentar nuestro atractivo cultural, histórico y natural para que nueva gente venga a vivir y para que los que están se queden", concluyó.

Etiquetas
Comentarios