Aragón

piscinas

Toples sí, patinetes no y otras normas de las piscinas públicas

El toples está permitido de manera general, aunque en algunas localidades depende de la decisión del socorrista. La edad de acceso y el uso de manguitos varía según los municipios.

Una bañista conservaba este viernes con dos de los socorristas de las piscinas de Ciudad Jardín de Zaragoza.
Piscina de Ciudad Jardín de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Las piscinas públicas tienen en general en Aragón unas normas de uso comunes (no se permite bañarse con ropa, acceder con calzado de calle a la zona de césped, comer fuera de los lugares indicados, realizar actividades que molesten a los demás usuarios, etc.) y algunas pequeñas diferencias según el municipio (sobre la edad de acceso, el uso de manguitos o flotadores, la ducha obligatoria o recomendada o la exigencia del gorro de baño).

"No hay ninguna normativa general para todas las piscinas. El Gobierno de Aragón regula las condiciones higiénico-sanitarias y la obligación de disponer de socorristas en poblaciónes de más de 1.000 habitantes. Pero luego las normas de uso y seguridad las aprueba cada ayuntamiento. Las normas de las piscinas municipales de Zaragoza son bastante estrictas", afirma Javier Sanz, presidente de la Federación Aragonesa de Salvamento y Socorrismo y responsable de los socorristas de 20 de las 22 piscinas municipales de Zaragoza.

Respecto al toples hace años que está permitido y generalizado en las piscinas aragonesas. "En las instalaciones más grandes, como el Actur o el Salduba es habitual ver a mujeres haciendo toples. En las piscinas de los barrios rurales se ve menos porque la gente se conoce más y tal vez tengan más reparo. Es un tema que está muy normalizado y no ha habido ninguna queja estos últimos años por este motivo", apunta Javier Sanz.

En piscinas de localidades más pequeñas la normativa tampoco regula expresamente el toples, y queda a expensas de la decisión de los socorristas. "Hace unos días estaba de visita en un pueblo del Pirineo. Pregunté al socorrista si podía hacer toples y me dijo que no. Pregunté si lo decía la normativa. Y su respuesta fue que el año pasado había habido quejas de algunas familias. Me sentó mal, pero me puse el bikini. Luego vi que dejaban que los niños se tiraran en bomba salpicando. Yo eso lo veo más molesto para los demás que el hecho de que una mujer haga toples", se lamenta una vecina zaragozana.

Prohibidos los patinetes

La normativa de las piscinas municipales de Zaragoza es de las más detalladas y cada cierto tiempo se somete a revisión. Una de las novedades de este año ha sido incluir la prohibición de acceder con patinete eléctrico a los recintos de las piscinas. "No se permite el acceso y uso de bicicletas, patines, monopatines, triciclos y, en general, cualquier elemento que moleste u obstaculice a los demás usuarios. Tampoco patinetes eléctricos", señalan las normas de uso de las piscinas de Zaragoza.

Un aspecto que suele ser motivo de polémica o al menos de confusión es el uso de elementos de flotación. Las piscinas municipales de Zaragoza prohíben los flotadores (porque no protegen y crean una falsa sensación de seguridad, según los socorristas) y solo permiten los manguitos en las piscinas de chapoteo en las que los niños hacen pie. Las tablas de natación y churros pueden usarse en vasos de profundidad media (1,40), bajo vigilancia de adultos. Las gafas de nadar están permitidas, pero las de buceo no.

Hace cuatro años una madre inició una campaña de recogida de firmas para pedir que se permitiera el uso de manguitos en todas las piscinas pero pese a los apoyos recibidos el Ayuntamiento no ha modificado este punto. "Es absurdo que se prohíba el uso de manguitos y se permiten los churros. Muchos agradecemos la utilidad de los manguitos, que van adosados a los brazos de los niños y en caso de descuido o caída a la piscina pueden llegar a evitar que el niño se ahogue", afirmaba esta madre.

¿A qué edad pueden entrar los niños solos?

La edad de acceso es otro de los puntos que diferencia a unas piscinas y otras. La Federación Aragonesa de Socorrismo y Salvamento recomienda que los menores de 14 años accedan a las piscinas bajo la supervisión de un adulto. Esta es la norma de las piscinas municipales de Zaragoza y Huesca. En otras localidades, en cambio, la edad mínima para acceder solos a las piscinas se fija en 12 años (como Utebo o La Almunia) o incluso menos (7, en Teruel).

Pese a las quejas de algunos adolescentes todos los veranos, los menores de 14 no pueden acceder a las piscinas de Zaragoza sin un adulto que se haga cargo de ellos. La norma dice que incluso dentro del recinto no pueden estar solos sin la vigilancia de sus padres o de otros adultos.

Etiquetas
Comentarios