Aragón

aragón, pueblo a pueblo

Huesca regula las velocidades de sus sectores y mira siempre adelante

La calidad de vida es un valor muy elevado en Huesca, por encima de otras consideraciones de consumo; con los servicios plenamente cubiertos, la ciudad quiere preservar su esencia.

Cae la tarde en la plaza de Navarra de Huesca. Es julio, hace una temperatura agradable y Pecker, el músico pop más conocido de la ciudad, anda haciendo gestiones con el portátil en la terraza mientras disfruta del entorno; una opción coyuntural de oficina difícil de batir. En el próximo concierto se encontrará con Luis Lles, que va a todos; el fundador y director del festival Periferias también lleva ahora (van tres años) la dirección artística de Pirineos Sur, entre otras mil cosas. No muy lejos, física o espiritualmente, andará Juanjo Javierre, miembro de los recordados Mestizos y actual compositor de bandas sonoras en un sinnúmero de series y películas españolas. La siguiente generación espabiló hace tiempo , con el cineasta Orencio Boix y los hermanos Aquilué (diseño, música, ubicuidad) como puntas de lanza.

Huesca ultima los preparativos de los Sanlorenzos, que llegan en menos de un mes. En el entorno de la catedral de San Pedro anda el Tatau Bistró, la última estrella Michelin de la provincia (la otra la ostenta la Taberna Lillas Pastia) como referente de la gastronomía local, que hace especial hincapié en la llamada Ruta Dulce (Ascaso, Ortiz, Soler, Tricas, Vilas, la extensión de Tolosana) y que tiene como premisa no bajar jamás el nivel de exigencia. En el alimento del alma, el Centro de Arte y Naturaleza (CDAN) de Huesca ha reabierto el Indoc seis años y medio después de su cierre; es un centro de investigación y documentación especializado en las relaciones entre el arte y la naturaleza.

El fútbol y el balonmano hacen palpitar el corazón deportivo local. Tras una temporada iniciática en Primera, con alegrías y penas a partes iguales, la SD Huesca se dispone a echar la pelea en la división de plata, en la que se reencontrará con otro que sueña con el regreso a las alturas, el Real Zaragoza. En balonmano, tras años en lo más alto, el club oscense persigue en la próxima campaña otro garbeo por los dominios tiránicos del F.C. Barcelona, para erigirse en ‘outsider’ de la competición junto a Bidasoa, Granollers o Logroño. Mientras tanto, la ciudad seguirá congratulándose con los éxitos del premio nacional de diseño Isidro Ferrer, que no nació en Huesca pero hace tiempo que lleva la albahaca en el ADN.

La calidad de vida es un valor muy elevado en Huesca, por encima de otras consideraciones  de consumo; con los servicios plenamente cubiertos , la ciudad quiere preservar su esencia
-

"Me encantaría que se pudiera consolidar nuestro tejido empresarial"

La periodista oscense Rosa Casbas fundó Doble Estudio en 2005. En Huesca tiene un lugar favorito relativamente reciente. "La parte de arriba de la Muralla lleva poco tiempo restaurada, es un paseo muy bonito al caer la tarde, y hay unas vistas magníficas. Para tomar algo me quedo con el Café del Arte, en la plaza de Navarra; cuando vuelvo de viaje me gusta ver la silueta de Huesca, con la catedral en lo alto". A la hora de elogiar a una figura local, se queda con Mónica Sarasa, la Princesa Guisante. "Su implicación en la lucha contra la gliomatosis cerebral es admirable. También cita a José Vicente Alfaro, de Podoactiva. Dentro de diez años querría que en Huesca hubiese "un tejido empresarial e industrial potente, porque hay mucho emprendedor con buenas ideas". En San Lorenzo le encanta "mostrar Huesca a amigos de fuera que vienen a conocer las fiestas. El 10 de agosto, por supuesto, en familia".

La calidad de vida es un valor muy elevado en Huesca, por encima de otras consideraciones  de consumo; con los servicios plenamente cubiertos , la ciudad quiere preservar su esencia
-

"Ramón Acín es un icono para quienes nos dedicamos aquí a la cultura"

Luis Lles es el referente cultural más conocido de Huesca en la actualidad. Nació en la calle Roldán, en casa. "Me trae muchos recuerdos, y ahora está ligada a espacios que me gustan como El Juan Sebastián Bar o el antiguo estudio de los Mestizos". Cuando vuelve de viaje celebra "que el Matadero siga en pie, y ver a mi mujer". Su personaje oscense de referencia es Ramón Acín, "porque es un icono para quienes nos dedicamos aquí a la cultura; hace un siglo estaba conectado a todo lo que ocurría en Europa, e influyó en el gusto por la vanguardia que se cultiva en Huesca". Le cuesta elegir un lugar para el vermú, pero se queda con el Galatea; en diez años le gustaría tener en Huesca "una sala de conciertos de tamaño medio", y en unos días se reencontrará con el olor a albahaca de San Lorenzo. "Para mí significa mucha música: asisto a prácticamente todo lo que hay". 

La calidad de vida es un valor muy elevado en Huesca, por encima de otras consideraciones  de consumo; con los servicios plenamente cubiertos , la ciudad quiere preservar su esencia
-

"Mi ocupación a tiempo completo es ser ciudadano de esta ciudad"

Darío forma parte de la Agrupación de Danzantes de Huesca, y trabaja en mantenimiento de maquinaria de oficina. "Mi ocupación a tiempo completo es ciudadano de Huesca, de esta ciudad; soy de los que se animan cuando ven la torre de la Catedral y el ‘skyline’ de la ciudad al regresar a ella. Uno de mis lugares favoritos es el Parque, porque vivía cerca de pequeño y he visto cómo ha cambiado; es verdad que ahora está menos concurrido. Admiro a la Agrupación de Danzantes como colectivo; ha perdurado, sigue vigente. De aquí a diez años me encantaría ver que en Huesca se hubiesen acabado la obra de los Enlaces y el adecentamiento de todo el Coso, ademas de que la tecnología de primer orden esté disponible para los ciudadanos. En San Lorenzo, los danzantes sentimos orgullo, por ser parte activa de la fiesta: es una alegría".

La calidad de vida es un valor muy elevado en Huesca, por encima de otras consideraciones  de consumo; con los servicios plenamente cubiertos , la ciudad quiere preservar su esencia
-

"Me gusta Huesca por la lentitud con la que todavía se vive aquí"

Laura Laporta es una de las tres patas del exitoso banco de El 21, el bar y sala de conciertos de Huesca que se ha hecho un hueco de oro en el panorama nacional. Su rincón favorito, empero, lo marca la infancia. "Me quedo con el barrio de mis padres, Los Olivos; tiene mucho césped, y me encanta sentarme a ver pasar a la gente. Ahora vivo en el centro y lo echo de menos. Me gusta Huesca por la lentitud con la que todavía se vive aquí". A la hora de buscar una personalidad que le cause respeto, se decanta por Eva Naval, de Carita Bonita. "Es un descubrimiento de persona. Para el vermú me encanta Mi Bar, enfrente de la tienda en la que trabajo, Amichi. Dentro de unos años me encantaría comprobar que la juventud oscense tuviese más opciones: hay una edad entre 22 y 33 que está un poco perdida y no sabe bien hacia dónde tirar".

La calidad de vida es un valor muy elevado en Huesca, por encima de otras consideraciones  de consumo; con los servicios plenamente cubiertos , la ciudad quiere preservar su esencia
-

"San Lorenzo es para mí temporada alta, blanco y verde, chupinazo..."

Eva Naval fundó la firma de ropa Carita Bonita hace 11 años. Cuando no trabaja –aunque lo de idear es ‘non stop’– le encanta "ir por la ribera del Isuela a pasear y a correr; también disfruto mucho del Casco Viejo y el Parque. La visión del cuartel me ilusiona al volver de viaje, porque me recuerda a una amiga de la infancia que vivía ahí mismo". A la hora de mostrar admiración por algún paisano,Eva elige a José Victor Alfaro, de Podoactiva, por su ayuda en los inicios de Carita Bonita. Para tomar un buen vermú, y aun reconociendo el encanto tradicional de la Bodegueta, opta por el Café Villacampa. "En diez años me encantaría ver en Huesca un lugar para que los preadolescentes e 12 a 15 años puedan divertirse; ahora mismo no tienen un lugar específico para su ocio. ¿San Lorenzo? Temporada alta, blanco y verde, chupinazo y amigos".

La calidad de vida es un valor muy elevado en Huesca, por encima de otras consideraciones  de consumo; con los servicios plenamente cubiertos , la ciudad quiere preservar su esencia
-

"Me gustaría que hubiera
un centro tecnológico en industria 4.0"

Felipe Torrecilla trabaja con el 3D, y también tridimensiona sus recuerdos. "Mi lugar favorito de la ciudad son las pistas de atletismo, ahí me encontraba a mí mismo de chaval; hice 800 primero, 400 después y decatlón los últimos años". Mi vista favorita de Huesca es de noche, llegando desde Barbastro, con La Hoya iluminada. Esa vista supone el reencuentro con la familia, que es toda de aquí. El vermú me lo tomo en la ‘milla de oro’, es decir, en cualquiera de los bares de la calle Padre Huesca. De aquí a diez años me gustaría que Huesca tuviese un centro tecnológico en industria 4.0, que fuera puntero a nivel nacional e internacional. O nos ponemos a ello, o acabaremos yendo a rebufo de otras ciudades". Califica San Lorenzo de "semana mágica, en la que te conectas de verdad con amigos y familia y disfrutas de la ciudad al máximo".

En datos

Comarca: Hoya de Huesca

Población: 52.463

Los imprescindibles

La catedral

Su magnificencia asombra al más pintado. La Santa Iglesia Catedral de la Transfiguración del Señor de Huesca, también conocida como catedral de Santa María, es gótica; se comenzó a finales del siglo XIII y se acabó a inicios del XVI.

El Parque de Miguel Servet

Aunque hay varias áreas verdes en la ciudad, el parque es el Miguel Servet, en el mismo centro. Cuenta con más de ochenta especies arbóreas diferente y exhibe varias esculturas: destacan las ‘Pajaritas’ de Ramón Acín.

La Campana

Suena a leyenda, pero es historia. Ramiro II el Monje enfrentó las intrigas de los nobles en su reinado (siglo XII) con una convocatoria: les prometió mostrarles una campana que sonaría en todo el Reino de Aragón, y la formó con sus cabezas.

Etiquetas
Comentarios