Despliega el menú
Aragón

pactos postelectorales

El PSOE aumenta la presión para que su gobierno "centrado y progresista" salga adelante

Recoge firmas para evitar la repetición electoral y que el pacto del PAR y la izquierda permita que 'Aragón no pare'. Podemos espera que los socialistas les citen para retomar la negociación.

En primera fila, Mayte Pérez, Javier Lambán y Vicente Guillén se dirigen a la primera reunión del grupo socialista en las Cortes.
En primera fila, Mayte Pérez, Javier Lambán y Vicente Guillén.
Mónica Fuentes

Con la negociación con Podemos Aragón bloqueada, los socialistas decidieron el jueves elevar la presión para alcanzar un acuerdo difundiendo el manifiesto ‘Que no pare Aragón’, a través del que quieren recoger firmas ante "el riesgo de un gobierno condicionado por Vox" o de una repetición de las elecciones. Tras un par de días de declaraciones cruzadas, y aunque reconocen que el talante de las reuniones ha mejorado, los escasos avances para fraguar un gobierno de "centralidad, aragonesismo y progreso", apoyado por PSOE, PAR, Podemos, CHA e IU, lleva a los implicados a buscar apoyos externos del ámbito social y cultural que les ayuden a reforzar sus posiciones. 

Los socialistas se centran en recordar sus principales hitos de la anterior legislatura para intentar hacerse con el control de la DGA otros cuatro años más. Inician, por ello, su manifiesto, asegurando que Aragón ha llegado en 2019 "a una posición de liderazgo indiscutible a nivel económico y social dentro del panorama nacional". Sostiene esta aseveración haciendo referencia a los datos de creación de empleo y de crecimiento del Producto Interior Bruto que se han registrado en los últimos cuatro años, pero sin llegar a concretar los datos. 

De cara al futuro, recuerdan que los retos que la Comunidad tiene por delante siguen siendo "enormes". Incluye, entre ellos, proyectos estratégicos que esperan que generen un escenario de certidumbre para "aterrizar" en Aragón. Insisten en la importancia de incrementar la cohesión social con empleos de calidad y con mejores servicios públicos, y para avanzar en estrategias para plantar cara al cambio climático, la despoblación y para afianzar la revolución de la economía digital. 

En el manifiesto apelan, también, al miedo. Los socialistas recuerdan que la décima legislatura (2019-2023) debe servir para convertir Aragón en "tierra de progresos y tolerancia", referente en "igualdad de género". Consideran que situar a la Comunidad en la vanguardia de los derechos civiles ayudaría a plantar cara a los reaccionarios "que quieren volver al pasado con sus discursos de odio, miedo y exclusión".

El inicio de la recogida de firmas ha llegado tras dos jornadas en las que socialistas y podemistas se acusaron recíprocamente de bloquear las negociaciones. Un mes y medio después de las elecciones, el único acuerdo totalmente confirmado es el que rubricaron el PSOE y el PAR. El resto está en el aire, aunque se asegura que los pactos con CHA e IU para que sus diputados respalden la investidura de Javier Lambán como presidente de Aragón están bien encarrilados. 

Desde las filas de Podemos siguen a la espera de que en las próximas horas los socialistas les citen a una nueva reunión para intentar acercar posturas. Aunque son conscientes de las dificultades, insistieron el jueves en su voluntad de buscar puntos de acuerdo que les permita avanzar tras los fallidos encuentros de las dos últimas semanas. "En lo que se tiene que poner a trabajar el PSOE es en levantar el veto del PAR a que formemos parte del Gobierno, porque no vamos a dar nuestro apoyo con los ojos cerrados", añadieron. 

Fuentes de ambos partidos aseguraron que no llegaron el jueves a reunirse, aunque tienen previsto hacerlo entre este viernes y el lunes porque el reloj sigue corriendo y los dos meses para la investidura expiran el 20 de agosto.

El problema central sigue siendo la reclamación de Podemos de formar parte del Gobierno y desde el PAR se dejó el jueves bien claro que solo estarían dispuestos a que fuera "en segundos niveles y en según qué condiciones". En este sentido, fuentes oficiales apostaron por cerrar primero la investidura de Javier Lambán y la formación de un gobierno PSOE-PAR al que luego pudiera sumarse Podemos en direcciones generales. "Es el modelo que se aplicó en 1999 con IU", recordaron.

Etiquetas
Comentarios