Aragón

política

Sada sigue sin fijar la fecha de la investidura y Podemos insiste en entrar en el Gobierno

De Santos pide al PSOE "seriedad y que no mienta" y dice que no darán un cheque en blanco

MESA DE NEGOCIACION ENTRE PSOE Y PODEMOS ARAGON / SEDE DEL PSOE ( ZARAGOZA ) / 10/07/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
De izda a dcha: Giral, Villagrasa y Guillén, del PSOE, y Corrales, De Santos y Arroyos, de Podemos.
Mónica Fuentes

"Sinceridad, honestidad y que no mientan". Es lo que pidió ayer Podemos Aragón al PSOE para avanzar en un acuerdo de gobernabilidad; porque la formación violeta, con sus cinco diputados, insiste mes y medio después del 26-M en que tienen "la obligación de entrar en el Gobierno". La negociación continuó ayer y seguirá hoy con mejor talante pero sin avances reseñables que alejen definitivamente el fantasma de la repetición electoral, o un viraje de 360 grados a la derecha. El presidente de las Cortes, el socialista Javier Sada, que proclamó a Javier Lambán candidato a la investidura hace una semana, sigue sin fijar la fecha del debate, a pesar de que el líder de Cs, Daniel Pérez Calvo, le recordó que "debe velar por el interés de los aragoneses y no por el de los partidos". Hasta el socio preferente del PSOE, el aragonesista Arturo Aliaga, reconoció ayer que "no le gusta" lo que está pasando porque todo se está retrasando "más de lo deseado".

La exdiputada podemista Marta de Santos aseguró ayer que su formación no está "bloqueando" la negociación sino "intentando trabajar para que haya gobernabilidad y estabilidad". El bloqueo, denunció, lo sufre Podemos, al que no le permiten formar parte del Consejo de Gobierno, aunque su "obligación" es demandarlo. Su solución, insisten, sería un cuatripartito (PSOE, PAR, CHA y Podemos), cuatro fuerzas para cuatro años, aunque el candidato a la investidura, Javier Lambán, solo cedería "espacios de gestión" porque el PAR incluyó en el acuerdo excluir a Podemos.

Pero los podemistas, enrocados, siguen pidiendo un mecanismo de control que garantice que el pacto se cumple, un acuerdo programático y conocer la estructura de gobierno. Para aumentar la presión recuerdan al PSOE que sus cinco diputados votarán ‘no’ a la investidura y que empezarán a negociar (ahora solo escuchan) cuando los socialistas les respondan a las cuestiones pendientes.

La formación morada se pregunta por qué vetan su presencia en el Consejo de Gobierno. Y siembra dudas: "¿Qué pretenden hacer en el Consejo de Gobierno que no puede ver Podemos?" Y critican que CHA, con tres diputados, pueda entrar y ellos no. De Santos llegó a sugerir la posibilidad de que Lambán aún maneja como alternativa negociar con Cs.

Respecto a los programas, siguen sin concretar nada. El documento con 70 medidas progresistas que les facilitó el PSOE está "más vacío" que los documentos que los dos partidos rubricaron la pasada legislatura y que incluyen 500 medidas. "Nos piden que nos fiemos de ellos, que no estemos en el Gobierno. Quieren un cheque en blanco para un gobierno negro", denunció De Santos.

En la propuesta a Podemos, el PSOE vira del gobierno "transversal" pactado con el PAR a uno "progresista". "Vamos a ver qué significa esto", anunció. Tras tanta reunión infructuosa solo Aliaga se atreve a confesar cierto hartazgo. "No me gusta lo que está pasando. Tengo tres diputados, he buscado un acuerdo y vamos a ver que da de sí". Y recuerda que "es el presidente el que decide su Gobierno".

Etiquetas
Comentarios