Despliega el menú
Aragón

Aragón

Denuncian seis agresiones a trabajadores de ambulancias en solo dos semanas

Los empleados urgen un protocolo para que la Policía Nacional y la Local les den cobertura tras ocho ataques en 2019.

La plantilla de las ambulancias ha mostrado su malestar por las últimas agresiones sufridas.
La plantilla de las ambulancias ha mostrado su malestar por las últimas agresiones sufridas.
Cristina Fontenla

Al igual que el personal de centros de salud y hospitales, los trabajadores de las ambulancias piden también protección para evitar cualquier agresión. Ocho empleados del transporte sanitario urgente y programado han denunciado ataques físicos y verbales en los últimos meses, seis de ellos producidos en tan solo quince días. Aseguran que se sienten "desprotegidos" y urgen un protocolo de actuación a nivel autonómico que les permita hacer su trabajo sin sentirse vulnerables.

Los altercados son cada vez más frecuentes, según denunció CSIF. El pasado fin de semana se registraron cuatro agresiones a profesionales de emergencias en Zaragoza y la semana anterior, otros dos trabajadores del transporte programado también denunciaron incidentes. Todos han presentado denuncia, según el portavoz de CSIF en el transporte sanitario, José Luis Martínez, que explicó que al no ser funcionarios no son considerados autoridad sanitaria y emprenden acciones legales por la vía civil.

Entre las agresiones, según destacaron estas mismas fuentes sindicales, destacaría por ejemplo la sufrida por un trabajador al aparcar la ambulancia unos minutos en un badén para recoger a un paciente en su domicilio. Pero recordaron la amenaza a otro profesional en una urgencia domiciliaria. "Llegaron a decirle con un cuchillo en la mano : ‘Si se muere te mato’", afirmaron.

Protocolo autonómico

Ante esta situación, los trabajadores urgen un "protocolo adecuado" y conjunto del 112, el 061 y las empresas concesionarias cuando se envían ambulancias para la atención sanitaria. Piden que los recursos de la Policía Nacional y Local puedan dar cobertura al personal en todo el territorio aragonés, aunque reconocieron que en estos momentos los problemas más graves se han registrado en Zaragoza y, especialmente, los fines de semana. "Las incidencias en la calle son un problema de protección ciudadana y responsabilidad de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. Ello, en el lugar, tendrían que solicitar recurso sanitario si fuera necesario", explicó el portavoz de CSIF en el transporte sanitario. En estos momentos, aseguró Martínez, "cuando se envía una ambulancia a un servicio por una agresión o por una borrachera no sabemos cuánto tiempo lleva esperando la víctima ni si habrá presencia policial". De hecho, los trabajadores piden un sistema para poder alertar de un problema durante un servicio sin que se ponga en peligro al personal.

Por su parte, desde el Departamento de Sanidad manifestaron su "condena rotunda" a todas las agresiones sufridas por cualquier sanitario y recordaron su compromiso para prevenirlas y combatirlas en la medida de lo posible. No obstante, recordaron que el riesgo cero no existe.

En lo que se refiere en concreto al transporte sanitario, las mismas fuentes explicaron que se ha trasladado al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de las empresas adjudicatarias, responsables de los trabajadores, el protocolo contra las agresiones del Servicio Aragonés del Salud para que lo adapten a las particularidades del servicio del transporte sanitario.

Aragón registró el año pasado 253 agresiones a personal sanitario, de las que el 31% fueron físicas y el 69%, verbales. En 2017 se registraron 175 agresiones , lo que significa 78 menos. De estos 253 incidentes violentos, 82 fueron denunciados por médicos, 82 por enfermeras, 57 por técnicos de cuidados auxiliares de enfermería y el resto, 32, por otro tipo de categoría.

Etiquetas
Comentarios