Despliega el menú
Aragón

sucesos

Familiares de los operarios fallecidos en Arcos de las Salinas piden explicaciones al director de la obra

Creen que un estudio geológico habría evitado el fatal accidente, que está siendo investigado por un juzgado de Teruel.

El Juzgado de Instrucción número tres de Teruel ha abierto diligencias para investigar las causas que provocaron, el pasado viernes, el hundimiento de un tramo de 20 metros de la CV-363 en el municipio turolense de Arcos de las Salinas y la muerte de los dos trabajadores que realizaban tareas de refuerzo del muro de dicha carretera colgados en la cesta de un camión-grúa. Los dos operarios, de 51 y 59 años, fallecieron al precipitarse por un barranco de 40 metros de profundidad.

Además de averiguar el origen del trágico accidente, el juzgado busca depurar responsabilidades si las hubiera. Tras la autopsia a los cuerpos de los trabajadores, las familias tienen ya permiso para enterrar a sus seres queridos. Uno de los fallecidos, Antonio Sánchez, vivía en Albacete y el otro, Antonio García, en Cartagena.

El hermano de uno de los fallecidos, Andrés Sánchez, anunció que pedirá "explicaciones" sobre el trágico accidente a la dirección de la obra pues, a su juicio, "debió ser revisado previamente el estado del talud haciendo un socavón". "Tenían que haberse dado cuenta de la situación antes, y no meter a dos trabajadores a reforzar el muro cuando el terreno ya se estaba yendo", subrayó. Agregó que "al perforar el terreno para luego inyectar hormigón –la tarea que realizaban los dos obreros–, se estaba contribuyendo a mover el muro". Para Sánchez, el fatal accidente se podría haber evitado "con un estudio geológico previo".

En la misma línea, la secretaria de CC. OO. en Teruel, Pilar Buj, afirmó que una prospección previa del terreno "habría podido alertar de que la ladera se estaba cayendo y de que no se podía poner sobre la carretera un camión de ese tonelaje". Buj advirtió de que es "absolutamente preciso" que las empresas y la Administración "se tomen en serio la prevención de accidentes laborales" y recordó que el siniestro del pasado viernes eleva a seis los fallecidos en el ejercicio de su trabajo en solo una semana.

Por su parte, el secretario de Política Sindical e Industrial de UGT en Aragón, José de las Morenas, apuntó que algunas fuentes hablan de una posible sima en la zona que habría provocado que la ladera cediera llevándose por delante el camión-grúa y los dos operarios que estaban suspendidos en la cesta. Por ello, el líder sindical adelantó que UGT quiere saber "si se hicieron estudios geológicos previos, pues de lo contrario, no se puede poner encima maquinaria pesada". De las Morenas recordó que la carretera había sido asfaltada recientemente, lo que debió implicar una revisión de la misma, y advirtió de que la CV-363 "es una vía transitada por la que podría haber pasado un autobús con excursionistas y haber ocurrido una tragedia".

El alcalde de Arcos de las Salinas, José Luis Alvir, opinó que el suceso apunta a una fatalidad y no a un fallo humano. Manifestó que fue "un milagro" que no hubiera más víctimas, pues junto a los fallecidos se encontraban en esos momentos "4 o 5 personas más". Alvir calificó de "infernal" la CV-363, con curvas cerradísimas y una gran pendiente en zig zag. "La gente no se cree cómo es esa zona hasta que la ve", dijo.

Las víctimas pertenecían a la empresa Paramassi, de Burjasot (Valencia), que hacía trabajos en una carretera de la Diputación Provincial de Valencia que serpentea por el límite entre la Comunidad Valenciana y Aragón.

Etiquetas
Comentarios