Aragón

patrimonio

La cripta reconstruida con sudor y lágrimas

Hoy se cumplen 200 años de la reconstrucción del espacio más emblemático de Santa Engracia. La parroquia prepara un amplio programa conmemorativo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Heraldo

Tal día como hoy, hace 200 años, el obispo de Huesca bendecía el templo de Santa Engracia tras la reconstrucción de la cripta, y a continuación se celebraba una misa solemne con música y sermón. Al día siguiente, 8 de julio de 1819, una solemne procesión partía de la catedral de la Seo para devolver a la iglesia (entonces aún perteneciente a la diócesis de Huesca), los relicarios de Santa Engracia, San Lamberto y San Lupercio, el clavo con el que martirizaron a la santa y los pomos con las Santas Masas. Culminaba así un proceso iniciado años antes, a los pocos días de que el ejército francés abandonara la ciudad, y en el que los zaragozanos sacaron fuerzas (y recursos) de flaqueza, para rescatar las reliquias y la cripta que eran testigos del primer cristianismo en la ciudad.

En junio de 1813 las tropas francesas abandonaron la ciudad, y el 14 de noviembre, cuando buena parte del solar urbano estaba lleno de escombros, el alcalde, Vicente del Campo, pidió ayuda a los zaragozanos. «¿Qué cosa más agradable a vuestros ojos que el restablecimiento de los preciosos monumentos de la Cruz del Coso y Subterráneo de los Santos Mártires en que siempre habéis hallado vuestro consuelo? No duda pues el Ayuntamiento que contribuiréis a porfía con vuestros brazos, carros, espuertas y herramientas y con vuestros intereses a tan dignos objetos, y en esta confianza dará principio a descubrir aquel precioso relicario el domingo 21 de los corrientes, y se abrirá una suscripción...». Al final, la ciudad estaba tan depauperada, tan barrida por el huracán de la guerra, que se renunció a volver a levantar la Cruz del Coso para centrar todos los esfuerzos en la cripta de Santa Engracia.

El propio Fernando VII aplaudió la iniciativa, y una comisión integrada por Vicente del Campo, Domingo Estrada, José de Yarza y Manuel Irañeta dirigió los trabajos. El 21 de noviembre de 1813 más de 200 personas formaron una cadena humana para desescombrar las ruinas, arrojando los cascotes al Huerva. Días después, el 14 de diciembre, apareció el sepulcro de Santa Engracia y San Lupercio.

Los trabajos fueron sacando a la luz, poco a poco, los elementos que vemos hoy en la cripta de Santa Engracia, desde la columna en la que fue flagelada al grupo escultórico de Morlanes. Las reliquias se trataron con tanto cuidado que incluso la tierra que estuvo en contacto con ellas fue enterradas a su vez, con el mayor de los respetos, en capillas o cisternas por si pudieran contener partículas o polvo procedente de las reliquias.

Actos para un aniversario

El arquitecto José de Yarza hizo todo lo que estuvo en su mano para que la cripta recuperada se semejara lo más posible a la original. Y el 24 de mayo de 1819, tras la colaboración (económica y de trabajo) de cientos de zaragozanos, se bendijo la iglesia subterránea y se celebró la primera misa en ella. Meses más tarde se bendijo el templo superior, efeméride que se recordará hoy, en la misa de 12, al tiempo que se anunciará un amplio programa conmemorativo.

«El primer motivo de celebración es que la iglesia de Santa Engracia siga existiendo hoy –asegura su párroco actual, Santiago Aparicio–. Porque muchos edificios importantes de la ciudad fueron destruidos en la Guerra de la Independencia y no se reconstruyeron. Y el segundo motivo de celebración es que la comunidad cristiana que tiene sus orígenes en el siglo IV sigue existiendo hoy en día. Santa Engracia, además, es el símbolo de cómo la ciudad, que había sufrido heridas profundas, salió adelante tras los Sitios».

La conmemoración se inicia hoy, y en el programa cultural que se está preparando hay actos de todo tipo. «Va a haber celebraciones litúrgicas –relata Aparicio–, como la del 3 de noviembre, que es el el Día de los Protomártires y Santa Engracia. O la del 24 de mayo de 2020, aniversario de la primera misa, que pondrá fin a las conmemoraciones. Pero preparamos también una exposición fotográfica, un ciclo de conferencias sobre Santa Engracia y los Sitios, y un congreso de investigación que profundizará en el origen históricos de Santa Engracia». 

Etiquetas
Comentarios