Despliega el menú
Aragón

Encuentro cara a cara

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 07/07/2019 A LAS 02:00
El socialista Javier Lambán saluda al secretario general de Podemos Aragón, Nacho Escartín, tras la aprobación del presupuesto.
El socialista Javier Lambán saluda al secretario general de Podemos Aragón, Nacho Escartín
Oliver Duch

Las muchas particularidades de la política aragonesa, reflejadas en los ocho grupos con representación en las Cortes, invitan a una permanente reflexión sobre los pactos que han servido a lo largo de estos años para dar estabilidad a los diferentes ejecutivos. Defender un planteamiento de tabla rasa cada vez que arranca una nueva legislatura no deja de ser una equivocación si se pretende interpretar la realidad. Las herencias políticas, las características propias y hasta los relatos personales actúan vivamente en este proceso negociador.

La asimetría y el equilibrio son dos variables que la política aragonesa asume como propias. A cada momento político le ha correspondido una mayor o menor dosis de una de estas dos circunstancias, demostrando que no existe una receta única para alcanzar una mayoría parlamentaria. La convivencia con la fragmentación del voto ha hecho que Aragón se sienta protagonista de su propia diferencia y que el criterio de oportunidad, pese a rozar la contradicción, sirva para construir mayorías.

Al margen de los colores políticos, la necesidad reclama un nuevo Gobierno para Aragón. Descartada la opción con Ciudadanos, Javier Lambán se empeña afanosamente por hacer encajar las piezas de un rompecabezas de difícil afinidad, pero que en su justa medida puede terminar por cumplir los objetivos del presidente socialista. Su primer objetivo pasa por desatascar las negociaciones con Podemos, un empeño que quizá pueda lograrse en el cara a cara que Lambán ha propuesto a Nacho Escartín. La visibilidad y la delimitación del espacio que ocupe Podemos en un futuro Gobierno regional es tan determinante para el PAR como para el PSOE. De no ajustarse este papel, los futuros partidos que entren el Gobierno podrán garantizar la investidura, pero no lograrán la estabilidad.

Etiquetas