Aragón

Universidad de zaragoza

El Colegio de Trabajadores Sociales de Aragón carga contra la Universidad de Zaragoza por "despreciar" la profesión

Lamentan que para ser profesor de la titulación universitaria no se exija específicamente ser graduado en la misma y que no se oferte ningún máster ni doctorado relacionado con estos estudios. La UZ explica que no se puede excluir a "ningún profesional si no se tienen argumentos legales para ello".

Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Zaragoza
Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Zaragoza
Heraldo.es

El Colegio Profesional de Trabajo Social de Aragón ha cargado contra la Universidad de Zaragoza por "despreciar la profesión" y por "interpretar que cualquier carrera da la formación necesaria para ser docente de Trabajo Social, incluso aquellas que no figuran como áreas asimiladas o próximas, según los criterios aprobados por el propio departamento", han lamentado. Algunas de estas son, por ejemplo, Antropología Social, Ciencias Políticas y de la Administración, Sociología o Psicología Social.

Los trabajadores sociales explican que, en concreto, por ejemplo, para ser idóneo para la plaza de profesor-ayudante doctor en el área de Trabajo Social y Servicios Sociales los requisitos aprobados por el Consejo del Departamento de esta rama educativa exigen tener un máster o doctorado en dichas áreas, pero no el graduado, lo que entienden como "una enorme contradicción" ya que la UZ no oferta ni máster ni doctorado en Trabajo Social y por tanto, permite que cualquier persona graduada en titulaciones diversas acceda a dicho puesto.

En este aspecto, la Universidad de Zaragoza ha destacado que no se exigen titulaciones específicas porque "no se puede excluir a ningún profesional si no se tienen argumentos legales para ello", sin embargo, sí que se puede calificar si una persona es idónea o no para el puesto en cuestión. Así, en el caso de la plaza de profesor-ayudante doctor o profesor asociado aquellas personas que cuenten con titulación en Trabajo Social tendrán un punto en el baremo, mientras que el resto de formaciones relacionadas sumarán 0,7 y las que no tengan relación con dicha área un 0,3. La puntuación máxima a obtener es de 100 puntos y en ella entran los méritos profesionales, las publicaciones, la docencia anterior...

Entonces, según razonan desde la institución educativa, una persona que no tenga relación con los estudios de, en este caso, Trabajo Social "tiene muchas menos posibilidades porque, aunque se puede presentar y optar a la plaza, también resultará no idóneo con más facilidad ya que es necesario llegar a un mínimo de puntos". Además la UZ añade que la comisión ("formada mayoritariamente por docentes que no son trabajadores sociales", cuentan desde el Colegio Profesional) "puede declarar no idóneos a aquellos candidatos cuyos méritos no sean adecuados al área de la plaza" y además, reiteran su confianza en la independencia y objetividad de la misma, pero asumen que "puede haber discrepancias entre los candidatos y los miembros de las mismas y en este sentido están claramente establecidos los mecanismos para su resolución, que corresponde a órganos supervisores y en última instancia a los tribunales de justicia"

Una profesión regulada

La profesión de trabajador social está regulada y el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ejerce como organismo tutelar de dicho oficio, sin embargo, según cuentan desde la Universidad de Zaragoza "la docencia es otro asunto". La institución explica que depende de que materia o a que puesto se aspire "puede no ser legal exigir la titulación específica". Y es que, como ya explicaron hace unos meses cuando se publicó una convocatoria para ser jefe de prensa de la institución en la que no se requería específicamente tener el título universitario de Periodismo, "la titulación solo se puede consignar en la categoría de requisitos exigibles cuando sea obligatorio por ley para el desempeño del puesto".

Los trabajadores sociales critican que sus "contrataciones han quedado relegadas a las plazas de profesor asociado" y que se les ha "excluido sistemáticamente de la carrera docente universitaria menospreciando la formación". En este sentido, explican que este año se han presentado "más del doble de candidatos para ser profesores asociados". 

Asimismo, han reconocido que esta situación implica la desmotivación de los futuros trabajadores sociales que se encuentran ahora sacándose la carrera y exigen que, de igual manera que "nadie admitiría que en la carrera de Medicina y en un área específica como es Cirugía no solo se requeriría que el docente fuera cirujano ni que nadie le pidiese el graduado", a los trabajadores sociales se les reconozcan sus conocimientos y se les facilite una oferta de máster y doctorado "para acceder a puestos de profesor universitario". En este sentido, la Universidad de Zaragoza explica que "los ejemplos del colegio no son buenos porque, por ejemplo, hay catedráticos en Derecho con la titulación del grado en Historia". Es por tanto por lo que aseguran que "el doctorado es signo de transversalidad y es ese mismo el que te abre la vía de una plaza de profesor ayudante doctor y solo de manera excepcional la titulación de grado podría condicionar la posibilidad de concursar en un área de conocimiento".

No obstante, desde la Universidad alegan que los procesos de selección son similares en las diferentes titulaciones y que "se puede presentar todo el mundo que quiera, pero siempre resultan idóneos para el puesto aquellos que muestran tener más conocimiento sobre el futuro trabajo a desarrollar". 

Etiquetas
Comentarios