Despliega el menú
Aragón

aragón

Sada propone a Lambán para ser investido presidente sin fecha y sin apoyos suficientes

El titular de las Cortes pospone el pleno para facilitar la captación de los votos y que prospere.

El presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada, proclamó ayer a Javier Lambán candidato a la investidura sin fijar la fecha del debate y sin que el socialista cuente aún con apoyos suficientes para que la propuesta prospere. Del mismo modo que apuró el plazo en la ronda de portavoces, Sada ha decidido "no meter más presión de la debida" porque las negociaciones aún están abiertas. Aunque considera que "cuanto antes sea el debate, mejor", se comprometió a esperar unos días, con la relativa tranquilidad que le da que ninguna formación plantee como posibilidad un adelanto electoral, una opción que se aplicaría de forma automática si el 20 de agosto Aragón siguiera sin presidente.

Todos los focos de la izquierda y la derecha están fijados sobre Podemos, que ayer advirtió al PSOE de que "de momento" Lambán no cuenta con sus cinco votos para la investidura. Maru Díaz, su portavoz, instó a que continúen las negociaciones "sin vetos y sin miedos", y a que se respeten los 53.500 votos que sumaron el 26-M y sus cinco diputados, cinco síes que necesita el PSOE para gobernar la Comunidad. Los avances hasta ahora han sido mínimos en unas negociaciones que asegura que no son "ni sinceras ni honestas" y en las que los socialistas siguen sin poner "ninguna propuesta concreta" en la mesa.

Díaz reconoció que resultará "complejo y complicado" llegar a un acuerdo en el que "todas las fuerzas políticas estén cómodas y representadas", sin querer adelantar si se conformarían con la asignación de puestos de segundo nivel en el organigrama de la Administración.

Su bloqueo, en este momento, sería total, pues si los cinco podemistas se abstuvieran se daría un empate técnico a 31 votos en segunda vuelta que haría decaer la propuesta de investidura. A pesar de tener la llave del futuro Gobierno, Díaz aseguró que no sienten presión ni por dejar abierta la posibilidad de que el PAR vire a la derecha ni por conducir a la Comunidad a una posible repetición electoral. Lo que tienen claro, al menos por ahora, es que no se conformarán con un acuerdo de investidura, como IU y CHA.

Y ese es, precisamente, el principal punto de fricción con el PSOE, como reconoció su portavoz, Vicente Guillén: "Nosotros hablamos de la investidura, que es un aspecto distinto al de la gobernabilidad, de la que ya hablaremos cuando toque". Ese "cuando toque" es el que no convence a Podemos, consciente de que el veto del PAR le puede dejar fuera del Gobierno y de que si acepta el sí a Lambán sin pactar contraprestaciones a cambio le estaría "regalando la investidura". Guillén tampoco aclaró si los podemistas podrían negociar su entrada en el gobierno después. "Sobre futuribles no puedo hablar", se escudó, e insistió en que habrá tiempo suficiente para impedir que "la investidura resulte fallida".

Respecto a las propuestas programáticas, el PSOE recordó a los podemistas que hay un documento, el que rubricaron PSOE y PAR, que tiene que ser la base del nuevo gobierno y al que invitaron a presentar "sus apetencias y objetivos" a los partidos dispuestos a votar por Lambán. Mientras Podemos exigía que tenga en cuenta el peso de sus 53.500 votos, Guillén se deshacía en elogios hacia el PAR por su decisión "valiente", que permite que la izquierda "pueda desarrollar políticas de progreso que favorezcan a los más débiles". "Creo que ese es uno de los argumentos esenciales para que Podemos exista como grupo en el Parlamento", ironizó.

El PSOE fue el único partido que propuso un candidato a la investidura, Javier Lambán, y lo hizo por haber sido el partido más votado y para hacer "políticas progresistas, sociales y económicas". Atienden, con ello, a aspectos que los socialistas consideran que demanda la ciudadanía: "Gobiernos sólidos, estables y que velen por sus intereses".

Con un ‘no’ rotundo y sin posibilidad de abstención se posicionarán los 28 diputados de PP y Cs en el pleno de investidura de Lambán. Los dos partidos asumieron que pasarán la X Legislatura en la oposición, y cargaron con dureza contra el PAR, al que acusaron de dejar el futuro del Gobierno de Aragón en manos de Podemos, que con sus cinco es clave para que Lambán sea presidente.

El popular Luis María Beamonte acusó al PAR de "haber elegido a Podemos como socio" y les advirtió que, mientras siga siendo presidente del PP-Aragón, "bajo ningún concepto se planteará alianzas con los aragonesistas para conformar un posible escenario de cara a las autonómicas". Reprochó a los de Aliaga su "mala praxis política" porque se podría haber configurado "una alternativa moderada, centrada, reformista, liberta y seria" distinta a la finalmente planteada.

Aunque aseguró que "respeta profundamente la legitimidad que tiene el PAR para buscar los socios que considere oportuno", resaltó que deben acompañarse de ciertas formas y esta vez "no ha estado correcto". Reconoció, resignado, que el PP estará en la oposición porque el "PAR ha residenciado la posibilidad de formar gobierno en manos de Podemos".

Daniel Pérez Calvo (Cs) lamentó que su proyecto "de centro, liberal y moderado", que se podría haber sustanciado en 48 horas por las similitudes en los programas electorales, no salga adelante. Vaticinó, a pesar de ello, que será una "legislatura curiosa" porque muchas iniciativas partirán de la oposición y saldrán adelante porque "el PAR no tendrá problemas en apoyarlas". Acusó a Aliaga de "dejar claro" que no quería nada con Cs y PP y de "quemar las naves desde el primer momento". Aunque no descarta nada, reconoció que la repetición de las elecciones "no es el escenario deseado para nada". Sí reclamó al PSOE que "agilice" la negociación porque "es importante que Aragón tenga un gobierno cuanto antes".

Etiquetas
Comentarios