Despliega el menú
Aragón

aragón

El grupo Forestalia se desprende del 40% de sus proyectos de renovables en Aragón

Repsol y el fondo danés CIP se quedan con planes eólicos que suman 700 MW.

Fernando Samper y el ex director general de Energía Alfonso Gómez, en el centro, en Azuara, en la presentación de las obras de su segundo paquete de parques eólicos, el pasado abril.
Fernando Samper y el ex director general de Energía Alfonso Gómez, en el centro, en Azuara, en la presentación de las obras de su segundo paquete de parques eólicos, el pasado abril.
Francisco Jiménez

El mayor adjudicatario de las subastas de renovables del Ministerio de Industria, el grupo aragonés Forestalia, ha terminado por vender una parte sustancial de su cartera de proyectos eólicos en marcha en la Comunidad. El empresario Fernando Samper ha cerrado sendos acuerdos con Repsol y el fondo de inversión danés Copenhagen Infrastructure Partners (CIP) por los que desarrollarán parque eólicos que suman más de 700 megavatios. Esto supone casi un 40% de la cartera de proyectos eólicos, fotovoltaicos y de biomasa que logró en las tres convocatorias estatales en las que arrasó entre 2016 y 2017 renunciando a las primas. En total, logró 1.924 megavatios.

Las grandes firmas del sector ya vaticinaron entonces que este industrial zaragozano carecía del músculo empresarial y financiero necesario para abordar semejante reto. Y más todavía cuando el Ministerio de Industria estableció unos avales millonarios para garantizar que los adjudicatarios acabaran las obras en los exiguos plazos fijados en las subastas, entre finales de 2019 y marzo de 2020.

A esta realidad se sumó sus tensiones de tesorería, que le ha llevado a demorar pagos a las constructoras de los parques que tiene en construcción y a las consultoras de ingeniería encargadas de preparar los proyectos, según pudo confirmar este diario.

Forestalia pretendía cerrar esta pasada primavera la financiación milmillonaria para su megaproyecto de parques eólicos y fotovoltaicos, cuyos 1.842 megavatios repartidos por las tres provincias igualaría la potencia instalada por todas las compañías presentes en Aragón. Su intención era sumar al citado fondo de inversión danés, como ha hecho con las multinacionales francesas Mirova y Engie y el gigantes estadounidense General Electric, pero optó finalmente por venderle un importante paquete eólico, concretamente 374 megavatios, cuyas obras están iniciadas con una inversión superior a los 300 millones.

De forma paralela, Fernando Samper se puso a negociar con Repsol, aprovechando la decisión de la compañía petrolera de saltar del negocio del combustible fósil, que tiene los años contados, a las renovables. Y fue precisamente la multinacional española la que anunció este lunes el desarrollo de sendos proyectos eólicos en Aragón y Castilla y Léon y un parque fotovoltaico en Andalucía, que suman una capacidad de 800 MW.

Repsol confirmó a este diario que los aerogeneradores que implantará entre las provincias de Zaragoza y Teruel, que suman 335 megavatios, corresponden a proyectos adquiridos a Forestalia. Si se cumplen sus previsiones, las obras comenzarán a principios del próximo año y la inversión, según fuentes del sector, rondará los 300 millones.

Fuentes oficiales de la compañía indicaron que sus parques no están afectados por los plazos fijados en las subastas estatales, aunque todos los proyectos fueron "identificados" por Forestalia ante el Ministerio de Industria y se presentaron a la DGA para su tramitación. Esto permitió que obtuvieran la declaración de interés autonómico, de modo que los plazos administrativos se redujeran a la mitad.

De hecho, lo único que ha cambiado de manos es la titularidad de los proyectos, con el consiguiente desembolso económico que no ha trascendido, dado que la construcción de los molinos de viento seguirá repercutiendo en beneficio de Aragón. Así lo está haciendo ya el fondo de inversión danés y hará en cuestión de meses Repsol.

Estas operaciones no suponen que Forestalia se retire, puesto que tiene en marcha dos proyectos eólicos de envergadura. Hace un año inició la construcción de su primer paquete, nueve parques de aerogeneradores repartidos por las comarcas de Belchite, Daroca y Cariñena, que supone una inversión de 310 millones y la generación de entre 60 y 70 empleos durante su fase de explotación. La potencia instalada del denominado ‘proyecto Goya’ alcanzará los 300 megavatios.

Fuentes oficiales aseguraron este lunes que los trabajos avanzan "a buen ritmo" y ya están instalados 46 aerogeneradores, que suman una potencia de 175 MW. La pretensión es que empiecen a evacuar energía a la red antes de que acabe el verano.

El grupo aragonés también ha iniciado recientemente las obras del ‘proyecto Phoenix’, otros diez parques eólicos repartidos por cinco comarcas de Zaragoza y Teruel. La potencia instalada alcanzará los 342 megavatios gracias a una inversión de 350 millones, la mitad de la cual corre a cuenta de sus socios y el dinero restante lo financian JP Morgan y los bancos Santander y Sabadell.

Desde Forestalia indicaron que para acometer el resto de sus proyectos en Aragón está "ultimando el cierre financiero", la verdadera clave para hacer frente a semejantes inversiones.

Su otro proyecto en desarrollo es la planta de biomasa que construye en Cubillos del Sil, situada en León y cuya potencia será de 49,5 MW. Su pretensión era levantar otra algo mayor en Monzón, pero la oposición le llevó finalmente a desistir y vender a Ence los restantes 59 megavatios de biomasa que consiguió.

Mientras tanto, sigue adelante con sus planes de construcción de plantas fotovoltaicas en Aragón. Logró derechos para 316 megavatios en la última subasta estatal, en julio de 2017, y desde entonces también ha adquirido otras hasta sumar 342 MW.

Etiquetas
Comentarios