Despliega el menú
Aragón

sociedad

Más de 100.000 aragoneses sufren una situación de exclusión social severa

Además, el 13,4% de los trabajadores tienen dificultades para llegar a fin de mes.

Las familias monoparentales se encuentran en mayor riesgo de exclusión social.
Las familias monoparentales se encuentran en mayor riesgo de exclusión social.
Francisco Jiménez

La economía aragonesa se recupera de la crisis, pero no todos los bolsillos lo notan. El 17,4% de la población de la Comunidad, unas 227.000 personas, están en situación de exclusión social. Dentro de este colectivo, un 8% (105.000) son víctimas severas de este drama y afrontan tantos problemas en su día a día que no pueden tener un proyecto de vida consolidado debido a la carencia de recursos. Una dramática realidad que se ceba en unos 50.000 ciudadanos que se encuentran prácticamente en un estado de desamparo total.

Otra realidad preocupante es que el empleo tampoco es garantía de integración. Hay un 13,4% de los trabajadores que siguen teniendo problemas económicos y no pueden hacer frente al pago de suministros del hogar, medicamentos u otros servicios educativos y culturales.

Son algunas de las conclusiones referidas a Aragón del octavo Informe sobre Exclusión Social y Pobreza de la Fundación Foessa (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada), vinculada a Cáritas Española, que presentaron ayer en Zaragoza el director de la oenegé en la región, Carlos Sauras, y el sociólogo coordinador de este trabajo, Guillermo Fernández. En el caso de la Comunidad aragonesa, el estudio, que se lleva a cabo cada cinco años, ha sido desarrollado con encuestas a 650 familias.

La exclusión social, según explicó Fernández, no se refiere solo a la pobreza monetaria, sino que abarca una acumulación de dificultades y la pérdida de acceso a recursos y a la participación en la sociedad. Se mide a través de 35 indicadores.

En Aragón, la vivienda ha pasado a ser el motor principal de la desigualdad frente a la falta de trabajo. El informe apunta que el 62,1% (141.000) de los aragoneses en exclusión social viven en hogares inseguros por violencia o notificaciones de desahucio o con condiciones inadecuadas.

Respecto al perfil de los aragoneses en exclusión, Fernández subrayó que tres de cada cuatro son españoles, lo que es importante cuando "está rebrotando la xenofobia" y solo el 15% de este colectivo procede de países que no están integrados en la Unión Europea. La peor parte se la llevan los hogares con menores, monoparentales y familias numerosas.

El sociólogo coordinador del informe mostró su preocupación por un dato que se incluye por primera vez: los 170.000 aragoneses con un colchón tan débil que ante una desaceleración económica serían los primeros en incorporarse a la exclusión. "Es la sociedad insegura que vive en el filo de la navaja", los definió. La buena noticia, relativa, refleja que el 53% de los aragoneses viven de forma desahogada, frente al 44% que lo hacían en 2013.

"Nadie se puede quedar atrás"

Guillermo Fernández defendió que la esperanza de cara al futuro pasa por "recuperar el mensaje ético" bajo el que surgieron los estados del bienestar hace 80 años: "Nadie se puede quedar atrás".

Además, destacó que ante una sociedad cada vez "más individualista y particularista" hay que "hacer comunidad" y "explorar" nuevas formas de inclusión social como espacios con responsabilidades compartidas entre la administración pública y la iniciativa ciudadana y las rentas garantizadas para la supervivencia.

Etiquetas
Comentarios