Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

Investigación

Un estudio detecta la presencia de antibióticos en ríos del valle del Ebro

Los residuos, que se concentran en zonas de explotaciones ganaderas, son mínimos y sin riesgo para la salud. El Aragón Subordán es el único de la veintena de cauces analizados, también del sur de Francia, sin muestras positivas.  

Juan Ramón Castillo, catedrático emérito de Química Analítica de la Universidad, es coordinador del proyecto Outbiotics.
Juan Ramón Castillo, catedrático emérito de Química Analítica de la Universidad, es coordinador del proyecto Outbiotics.
Oliver Duch

Hasta seis familias de antibióticos se han encontrado en ríos del valle del Ebro y el sur de Francia. Un estudio europeo ha detectado la presencia de estos residuos, aunque en cantidades muy pequeñas, en la mayoría de la veintena de cauces analizados. El río Aragón Subordán, afluente del Aragón, es el único en el que el resultado ha dado negativo. 

"Los primeros resultados en los 18 meses de trabajo dan positivo en todos los ríos analizados, salvo en uno, pero hay que añadir de manera inmediata que en concentraciones muy, muy pequeñas, que no tienen incidencia directa para la salud de la población ni como contaminante en la vegetación o la cadena alimentaria", ha explicado este lunes Juan Ramón Castillo, catedrático emérito de Química Analítica de la Universidad de Zaragoza y coordinador de este estudio, denominado OutBiotics. El proyecto ha sido confinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) a través del programa Interreg V.

Aunque Castillo ha destacado que "en absoluto hay actualmente motivo de preocupación", ha reconocido que los resultados revelan que "la mayor carga de presencia de antibióticos corresponde a las zonas de mayor carga de densidad ganadera". "No parece que haya un impacto visible que se pueda achacar a medicina humana, pero sí a los sitios con mayor concentración ganadera", ha insistido Castillo, que ha recordado que el valle del Ebro y el sur de Francia concentran el 35% de la población porcina de Francia y España. "Y España es el país que más antibióticos compra y uso en sanidad animal. Ahora, hace falta una prescripción veterinaria, pero se prescribe mucho antibiótico", ha señalado. 

Medidas de mejora

¿Y en qué se trabaja para evitar que estas ahora mínimas concentraciones de restos de antibiótico puedan acarrear problemas en un futuro? El proyecto estudia también cómo perfeccionar los sistemas de eliminación de antibióticos en las plantas depuradoras y el desarrollo de nuevos nanobactericidas. "Estamos ensayando una mezcla de dosis mucho menores de antibióticos con nanomaterial base de plata. Esto permite un doble mecanismo, por un parte actúa el antibiótico y por otro, el nanomaterial que libera ion plata a la célula. Esto es un suicidio conjugado con el medicamento", ha añadido. 

En este macroestudio participan varios grupos de investigación de la Universidad de Zaragoza, junto a otros de la Universidad de Navarra y Lérida, el Iprem-CNRS de Pau y las empresas laboratorios Enosan SL, Nilsa y PSI. 

Etiquetas
Comentarios