Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Montaña Segura 

Consejos para las ascensiones con nieve en verano

En verano podemos encontrar nieve en recorridos de media y alta montaña, lo que exige ir preparado con el material técnico adecuado y saber usarlo o hacerse acompañar de un guía.

Progresar sobre nieve estival también exige material técnico y formación.
Progresar sobre nieve estival también exige material técnico y formación.
Montaña Segura

Aunque estemos en verano, en los recorridos de media y alta montaña sigue habiendo nieve, un factor que genera en estas fechas un importante número de los rescates que se producen. No ver la nieve desde el punto de arranque de una excursión y creer que no vamos a encontrarla puede ser un error fatal de planificación.

La nieve impone un grado de complejidad a la progresión en la ruta y a la toma de decisiones sobre el terreno que debemos tener muy en cuenta. Si vamos a encontrarla, resultará imprescindible llevar piolet y crampones, y saber utilizarlos. Estos elementos nos permitirán realizar una progresión segura. Los crampones nos evitarán resbalones que pueden ser fatales y el piolet, bien utilizado, es una eficaz herramienta para autodetener una caída. Los bastones no cumplen esa función.

Por ello, también en la alta montaña estival la formación es un importantísimo factor de seguridad. Progresar por nieve con crampones y autodetener una caída requiere conocimientos y práctica. Los clubes de montaña, guías y empresas de turismo activo pueden ser nuestra escuela.

El calzado adecuado es siempre vital en cualquier salida al medio natural, más todavía a la alta montaña. Debemos elegir una bota adecuada, que permita la colocación de los crampones, utilidad poco habitual en el calzado deportivo o de trekking.

También prestaremos una especial atención al atravesar neveros sobre ríos y barrancos: el proceso de fusión en este periodo provoca que estos puentes de nieve se debiliten por debajo hasta colapsar. En ocasiones, la caída puede ser muy importante y, además, el caudal podría arrastrarnos.

Reconocer el terreno

Por otro lado, la combinación de nieve en cotas altas, calor y lluvias o tormentas suele provocar caudales importantes en ríos y barrancos. Hay que prever la evolución de los caudales: un barranco cruzado sin problemas por la mañana puede estar impracticable cuando retornemos.

Existe una creencia popular de que en verano y a partir de según qué hora la nieve suele estar blanda y, por lo tanto, el material no es necesario. Aunque puede ser habitual que a partir de cierta hora (y siempre dependiendo de las temperaturas mínimas de ese día) la nieve esté blanda, el material hay que llevarlo siempre. La realidad es que nadie puede asegurar cómo estará la nieve por lo que, ante la previsión de tener que andar por ella, debemos poner todos los medios para hacerlo de manera segura.

Finalmente, si sabemos que el itinerario escogido tiene nieve en algún tramo, antes de decidir la salida debemos valorar si tanto nosotros como quienes van a acompañarnos estamos preparados para realizarlo con seguridad. Si tienes alguna duda, ya sabes, la seguridad es lo primero, la montaña seguirá ahí para otra ocasión y ahora toca optar por una ruta sin nieve o bien equiparnos adecuadamente y contratar a un guía que gestione el peligro y nos enseñe a utilizar el material técnico. Más consejos sobre salidas a montaña, aquí.  

Etiquetas
Comentarios